Politiporrazos

Grupúsculos - Nombrúsculos. Advertencia a PSUV-ósculos

Siempre he rechazado el comportamiento contrarrevolucionario de quienes electos por voluntad popular o designados funcionarios en el Ejecutivo, Legislativo, Judicial, en el Poder Moral, o en los Concejos, Alcaldías y hasta en la comunicación social pública, se comportan cual émulos de la sinvergüenzura democrático representativa pasada, a la cual el colectivo le propinó merecidos puntapiés y lo seguirá haciendo, por el lugar donde la espalda pierde su nombre.

A los revolucionarios de pacotilla empleados gubernamentales, les armó tremendo lío el Presidente Hugo Chávez por oportunistas, tiene toda razón y razones del mundo político el líder bolivariano, pues va entre sinvergüenzoso y asqueroso el cambio de vida, comportamiento pequeño burgués, la ineficiencia, el burocratismo y la manía de dejarse ganar por adulantes que los alejan del pueblo, sean Ministros, Vice Ministros, Diputados de la Asamblea Nacional o porteros en cualquier organismo, sin querer establecer diferencias personales porque el socialismo no debe hacerlas y todos somos iguales ante la Ley.

Fue un llamado maestro el que les hizo el jefe de la revolución venezolana a sus partidarios, en lo que la prensa calificó de “regaño”, por encima de toda especulación que puedan hacer los adversarios embistiendo cualquier capote rojo rojito para darse ánimos durante varios días, con argumentaciones que van desde las muy presumiblemente “sesudas…” hasta los mayoritarios análisis “gafocráticos de oposición”. Entorpecen y ensombrecen la revolución grupúsculos que a la usanza de la corruptocracia adecopeyana, mal acostumbraron durante la democracia representativa al comportamiento del funcionario venezolano, militante partidista, hombre o mujer electos o designados a cargos públicos pero incapaces de trabajar por la patria.

Es inconcebible que en nombre de millones de venezolanas y venezolanos quienes continuamos apoyando al Presidente Hugo Rafael Chávez Frías, existan presuntos revolucionarios imitadores de la coprofagia conductual en la que incurrían aquellos “demócratas”, sin entender que tal comportamiento no es humanista, ni participativo, sino indigno de hacerse llamar revolucionario socialista. ¿Será que quienes hoy prestan su nombre a la actividad político partidista y se sirven de ella, nunca han leído a Ernesto Guevara de la Serna? Razón tuvo el Ché y tiene el Presidente Chávez para regañarlos, así que, cojan línea esos grupúsculos que ostentan sus nombrúsculos perjudicando a la Revolución y desprestigiando al PSUV, dejándose tentar por los “hala mecate” que besan donde pisan sus jefes y a quienes suelo llamar pe-ese-ve-ósculos, porque no aguantan los besos adulantes y traidores. Por algo les aconsejó el líder Chávez, “si no sirven váyanse a sembrar papas…”

luissanchezibarra@hotmail.com



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1542 veces.



Luís Sánchez Ibarra


Visite el perfil de Luis Sánchez Ibarra para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Luis Sánchez Ibarra

Luis Sánchez Ibarra

Más artículos de este autor



US mp N GA Y ab = '0' /ideologia/a116378.htmlCd0NV CAC = Y co = US