Revolución dormida en los laureles mientra caballos de troya hacen lo suyo

Es como si estuviéramos viviendo una revolución dormida en los laureles, y donde solo el líder máximo hace el trabajo que corresponde hacer a todos; es como si una modorra de flojera hubiese caído sobre este hermoso proyecto que lleva siglos de iniciativas y luchas donde centenares o millones de venezolanos han entregado su vida. Es como si aún no nos hubiéramos percatado de la gran hazaña que después de casi 190 años, este pueblo valeroso del norte de la América del Sur ha logrado, al haber desplazado del centro del poder político a la clase social, política y económica que desde mucho antes de aquel glorioso 19 de abril de 1810, ya se había entronizado y por lo tanto apropiado del territorio geográfico y humano de Venezuela. (Los españoles de origen, sus descendientes y el mantuanaje oligárquico de las provincias que conformaron la Capitanía General de Venezuela, luego declarada por los patriotas República de Venezuela, casi siempre fueron los mismos, o por lo menos los mismos apellidos, los mismos godos y liberales, llámense paecistas o monaguistas; Centristas o federales, social cristianos o social demócratas, siempre han sido los mismos, los mismos anti nacionales, quienes incluso llegaron a creerse herederos al estilo monárquico, especie de dueños y señores de un país, que a punta de espada, lanzas y disparos de fusiles y cañones con hombre y mujeres a caballo y a pie echaron al invasor y ocupante de aquellos días)

Es necesario redimensionar el hecho histórico de cuando un pueblo compuesto mayoritariamente por los de abajo, han logrado reivindicar la idea, el pensamiento preclaro de su padre libertador, al haber echado del epicentro de donde se genera el poder político a los casi capitanes generales, ahora especie de procónsules que desde Miraflores representaban las líneas y ordenes que desde el norte, más específicamente desde Washington emanaron por casi un siglo.

Por eso llama a preocupación, el escaso interés que en algunas oportunidades se detecta en sectores que estando al frente de responsabilidades en los diferentes niveles de gobierno, nada hacen por la revolución, por hacer algo que se acerque a la idea que se tiene de el Socialismo que con tanta pasión y amor proclama el líder máximo del proceso y muy por el contrario, casi llega uno a la conclusión de que están allí haciendo todo lo contrario. Son como especie de caballos de Troya, que desde adentro hacen contrarrevolución para que este proceso humanista que genera autodeterminación y libertad verdadera por primera vez a los venezolanos, se estanque o dé al traste, como lo buscan y desean quienes por siglos llegaron a creerse dueños y señores de este país. (Léase oligarquía parasitaria y sus amos de norte América).

Ciertamente el oportunismo, para no calificarle de fariseísmo ha permeado las esferas de la burocracia gubernamental, la pasividad especie de desgaño ha caído como una cáncer sobre iniciativa hermosísimas concebidas por este proceso de cambio; ejemplo de ello lo podemos ver en La fabrica de Cementos Táchira, donde desde adentro según se concluye pareciera que existen intereses que esa Planta colapse, para entonces demostrar con evidencia que las denominadas Empresas de Producción Social (EPS), gerenciadas por el Estado y sus trabajadores son ineficientes, es decir son un fracaso. Igualmente acontece en muchas de las direcciones regionales de los ministerios dependientes del ejecutivo nacional, donde la gerencia, si es que se pueda calificar ésta ausencia de acción como tal: ni huele ni jede, es como si su presencia no existiera en todos y cada uno de las entidades federales.

Y mientras esto sucede, la contrarrevolución hace su política harta de mentiras, crítica y difamación a diestra y siniestra, sin que por ninguna parte aparezca o salga vocero alguno de esos ministerios fantasmas, que según dicen hacen vida en los Estados de la República a dar la cara, les importa un bledo que la mediática haga trizas el bueno nombre del gobierno nacional, bajo la escusa de que "no están autorizados a declarar". Con funcionarios de ese talante, ciertamente, para que tener adversarios en la acera del frente, si muchos de éllos, desde adentro hacen el papel de quintas columnas.

.…………………………….

(*) Delegado PSUV. Táchira


macariosandoval@hotmail.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 2081 veces.



Macario Sandoval (*)

Equipo PSUV-Táchira.

 macariosandoval@hotmail.com

Visite el perfil de Macario Sandoval para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Macario Sandoval

Macario Sandoval

Más artículos de este autor