Dialogar es profundizar y crear nuevos conceptos para desterrar la inseguridad y la violencia

Antes del 26-S ya existía un nuevo concepto en boga “El Parlamentarismo de Calles (PC)”  En las pasadas elecciones de parlamentarios (diputados) a la Asamblea Nacional (AN), los partidos políticos diferenciados de ambos bloques, estaban dispuestos a impulsar el PC.  Unos quieren empezar con la vigilancia y control de cómo se gasta el dinero de los venezolanos, como será el presupuesto para el año entrante, lograr que la agenda del parlamento no sea exclusivamente de política, ni para obtener más poder, sino que sea de soluciones sociales y económicas. Y otros como una  propuesta para que la iniciativa parlamentaria surja del propio pueblo en temas estructurales, como seguridad, educación y salud y el parlamentario  recoja lo que el pueblo decida, para darle los tecnicismos legales y jurídicos y convertir todo esto en ley de la República.

El PC como iniciativa es una propuesta para crear valores legales mediante el diálogo y El Pueblo Legislador como un concepto innovador,  arista del Socialismo del Siglo XXI; como un cristal a pulir, mejorando los valores lingüísticos. Debería ser estructurado mediante el método inductivo, para crear concreciones que permita mediante la profundidad conceptual, desarrollar las capacidades y habilidades para que pueda participar mediante el diálogo en la elaboración de leyes. Al considerar que el PC, no colma la innovación;  pero direcciona aun más la Democracia Participativa y Protagónica. Para esto se hace necesario desarrollar una metodología para que el pueblo indique los elementos comunes de las leyes más inmediatas a sus necesidades y la AN se encargue de las diferencias.

Se puede indicar que las actividades que hasta ahora, se estaban desarrollando en la AN, no satisface  los lineamientos en el logro del Socialismo del Siglo XXI. En base al principio de que el pueblo le interesa que se le resuelva sus necesidades y los políticos le interesa que se le otorgue el voto.  Sin duda, como primera inferencia, en una primera etapa, el Pueblo Legislador  seguramente encontrará la  forma de que el parlamentario sea su representante y a la vez un vocero legal, y cortar por lo sano el cordón umbilical que se crea, entre los que votaron por él y el partido que lo postuló.

La  representación popular que se le otorga al parlamentario, emana directamente de las urnas. Sin embargo, para ser consistente con el Sistema Socialista del Siglo XXI, debería ser un vocero en sentido general. Dado que se esta en un proceso de construcción del Socialismo del Siglo XXI, y como segunda inferencia se puede decir; que a medida que el pueblo eleve el nivel de realización colectiva, poca a poca ira asumiendo las funciones legislativas.

El hombre en su afán de emular a Dios, utiliza el método deductivo en busca de realizaciones, con la sabedad aclaratoria; que el Ser Supremo es el único que ejerce la dedocracia con excelencia. Aunque siempre existirá la pretensión en muchos de los tantos parlamentarios en el intento de desarrollar el PC, utilizaran la misma tónica al seleccionar personas del colectivo, seguramente pensando en su entorno y sus intereses. Esto le ha traído mucho problema en política en la toma de decisiones. Por lo tanto, seria una exigencia del pueblo, esgrimir el eslogan de equidad e igualdad y justicia.

En realidad el PC como un nominativo, suena bien. Pero desde el punto de vista funcional, como tercera inferencia, es hacer en la calle en materia de leyes lo que se hace en la AN. Sin embargo, el parlamentario habla, con la finalidad de convencer al otro, a sabienda que el otro puede tener la razón. Es muy común que esgrima ideas, haga propuestas, indaga, investiga y discuta. Y en busca del contrapoder comete muchos errores. Mientras que El Pueblo Legislador creará argumentos y conceptos impregnado de verdad en base a la praxis; como un  acto de Plena Democracia.

Los proyectos  sociales, y  así como los proyectos legales tienen una alta carga cualitativa. Al lograr  el PC, se corre con el beneficio que se conceptúe mejor las necesidades inmediatas del pueblo, al elaborarse leyes con una mayor carga de racionalidad y de sentir; por estar más conectado con la naturaleza impregnada de verdades, por designio divino.  

(*) Ing. Esp.

basilioalezama@gmail.com



Esta nota ha sido leída aproximadamente 2414 veces.



Basilio A Lezama (*)


Visite el perfil de Basilio Lezama para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: