A votar con nariz socialista

Los intelectuales de la recalcitrante derecha, con finura literaria y con sus fardos de décadas acumuladas en experiencias, facilitan habilidosamente el engaño entremezclado con mentiras y medias verdades, dándole contenido político a las fábulas literarias, tratando de acoplarlas a la actualidad imperante. Deductivamente tenemos al intocable y notable Prof. Manuel Caballero, quien el pasado 15 de agosto, en el Diario El Universal, publicó un artículo titulado A VOTAR CON LA NARIZ.

Antes de proseguir, quiero resaltar la definición académica de lo que es Sátira: La sátira es un subgénero lírico que expresa indignación hacia alguien o algo, con propósito moralizador, lúdico o meramente burlesco. La sátira política es un subgénero dentro del más amplio de la sátira, que se especializa en entretener a partir de la política, los políticos y los asuntos públicos. También se ha usado con intención subversiva donde el discurso político y la disensión están prohibidas por un régimen, como método de suscitar debates políticos allí donde este tipo de argumentos están expresamente prohibidos. La sátira política se distingue normalmente de la protesta política o la disensión política, pues no implica generalmente una intención oculta ni busca influir en el proceso político. Ocasionalmente puede hacerlo, pero lo normal es que simplemente busque entretener. Por su propia naturaleza, raramente ofrece un punto de vista constructivo por sí misma; se usa como parte de una protesta o disensión, y tiende simplemente a establecer el error en los temas, más que proporcionar soluciones. La sátira puede rastrearse a lo largo de la historia; allí donde ha existido un gobierno organizado, ha habido sátira. El ejemplo más antiguo que ha sobrevivido hasta hoy es Aristófanes.  

Vuelvo al tema del artículo, y es que Manuel Caballero, así como todos los demás intelectuales de su contemporaneidad, les encanta despotricar y vilipendiar a nuestro proceso revolucionario. Y como si tuvieran un guión de literato basado en la sátira, esbozan cuantas obras literarias se les viene en gana, sólo con el propósito mercantilista. Editan libros en contra de la revolución, en contra de nuestro máximo líder Hugo Chávez, y lo peor de todo, que se vende como pan caliente. Ah, pero la finalidad o el objetivo político, no surte efecto, que es descalificar a como dé lugar a nuestra revolución. Porque el pueblo no compra esa mercancía que denigra de nuestra condición política, nosotros no somos mercenarios ni mercantilistas, luchamos todos unidos por mejorar nuestra calidad de vida en colectivo. Por eso ni nos va ni nos viene, lo que estos señores escriben, por ejemplo traigo a colación el último párrafo del artículo de Manuel Caballero, que parcial y textualmente reza:

“…Las narices votarán contra el gobierno más hediondo de nuestra historia. La hedionda liebre. Como suele suceder, de donde menos se esperaba saltó la liebre. En un cuadro de ruina total de la economía, la industria textil comenzó a crecer desmesuradamente, y sus máquinas no se daban abasto, ni sus obreros trabajando veinticuatro horas diarias. Hubo que recurrir a la importación, pero tampoco en el extranjero se tenía capacidad suficiente para abastecer el mercado venezolano. ¿Qué había sucedido? Pues que la demanda de pañuelos había sobrepasado largamente la oferta. Con una sola excepción, conocida desde 1992, el venezolano no es particularmente llorón. ¿Para qué entonces tanto pañuelo? Es que un hedor a podrido había comenzado a cubrir a toda Venezuela, proveniente de unos containers cuyo nombre se hizo tan famoso, que ya ni los pañuelos sirven para taparlo, ni las diversas distracciones inventadas por el Gobierno. Por el contrario, en la calle ha comenzado a hablarse del partido de gobierno como del PUS, y a llamar Hugo Carne Podría a su Comandante en Jefe. En tal condición, los comicios de septiembre serán un caso único en la historia del mundo. Así como se decía en la Primera Guerra Mundial que, al desertar, los soldados rusos "votaban con los pies" contra la guerra, los electores venezolanos votarán "con la nariz" contra los candidatos del Gobierno más hediondo de nuestra historia.” Por último, como contra respuesta a su alocado artículo, con sátira moderada me permito responder: Al pueblo, Manuel Caballero, no le hiede a contenedores podridos. Más bien, percibimos una exquisita y divina emanación de pueblo libre, con poder popular originario y con un gigantesco aroma de mayor suma de felicidad posible y mayor suma de estabilidad política. Lo estamos logrando, falta poco para que el viejo sistema muera por completo y surja desde las raíces del pueblo, el nuevo sistema que perdurará de generación en generación. Que no es precisamente una podredumbre sátira política, como la que producen ustedes, los opositores dominantes de la rancia intelectualidad de la extinta cuarta republicana. Por eso nosotros el pueblo soberano, invitamos a los disociados de la base opositora a desasociarse de esos líderes opositores, y todos juntos vayamos A VOTAR CON NARIZ SOCIALISTA.  Hasta la próxima.


yjmc2011@hotmail.com yjmosqueda@gmail.com 



Esta nota ha sido leída aproximadamente 2830 veces.



Ysaac Mosqueda

Representante de la Fundación Por La Dignidad de Aragua. Luchador Socialista. Militante del PSUV. Miembro de la vieja vanguardia del MBR (Paracaidista 76-86).

 yjmosqueda@gmail.com      @ysamosqueda

Visite el perfil de Ysaac Jacobo Mosqueda para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:


Notas relacionadas


US mp N GA Y ab = '0' /ideologia/a106168.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO