Inflación socialista versus inflación capitalista

El oposicionismo apátrida continua en su vertiente anti democrática, fracasada en sus intentos de golpe cambiario y alimentario, ahora importan terroristas con el fin de generar pánico entre nuestra población, la detención del lugarteniente de Posadas Carriles, Francisco Chávez Abarca, tratando de ingresar con documentos falsos por Maiquetía, es la evidencia de los planes desestabilizadores en curso, un terrorista de peso, importado para colocar bombas y ejecutar atentados contra connacionales, no descartando su presencia en el país para ejecutar un magnicidio, dejan en evidencia el estado de desesperación en que ha entrado la burguesía apátrida con miras a los resultados a obtener el venidero 26 de septiembre, para nada alentadores a sus pupilos organizados alrededor de la MUD y las organizaciones políticas: AD, Copei, Primero Justicia, Un Nuevo Tiempo, Podemos, MAS, BR, PPT, Conferencia Episcopal de Venezuela, Globovisión, RCTV, Fedecámaras, CTV, El Nacional, El Universal, La Voz, Consejos Universitarios, Asociaciones profesorales y estudiantiles de la UCV, LUZ, ULA, UDO USB, UCAB, CNP, FVM, entre otros y otras.

El panorama económico europeo luce desolador, el reino de España anuncia por estos días sus medidas para paliar la crisis del sistema capitalista mundial, en todo caso, quienes deben cargar sobre sus hombros las consecuencias de las políticas neoliberales no son los trabajadores/trabajadoras españolas. El mal llamado gobierno “socialista” de Zapatero no contento con reducir en un 5 por ciento promedio el sueldo de los funcionarios públicos, como parte del plan de ajuste para luchar contra el abultado déficit público del país, que cerró 2009 en el 11,2 por ciento del PIB, ahora anuncia la reducción de 10.600 puestos de trabajo en la Administración General del Estado español, en un plan a desarrollar hasta el 2013, indicativo -sin duda alguna- de la aplicación de un plan de shock en toda la línea de orientación del diabólico FMI, quien no estaba muerto, estaba de parranda y ahora se nos presenta como el paladín salvador, en qué manos caístes vieja Europa!!!

A diferencia de lo que ocurre en Europa y EEUU, en que el peso de la crisis se deja caer sobre los hombros de los trabajadores y trabajadoras, en la República Bolivariana de Venezuela las medidas tomadas por el Camarada Presidente, Hugo Chávez, se han encauzado en la línea de mantener los puestos de trabajo e incluso, crear nuevas fuentes a través del impulso que ha venido tomando la construcción de espacios, cada vez más crecientes, de la economía estatal y más allá, la economía socialista. Ejemplos acertados en esa línea de pensamiento lo constituye la creación de Comerso, Comercio Socialista, “El Estado manejará multitiendas de electrodomésticos, ventas de autos, farmacias y restaurantes. Empezará por una "arepera". Si China tiene un socialismo de mercado, Venezuela tendrá un mercado socialista…”, expresión del Camarada Presidente, Hugo Chávez, en la inauguración de la primera arepera socialista ubicada en Bellas Artes, en diciembre 2009, resaltando palabras más adelante: "Tenemos que desarrollar la cadena completa, desde el sector primario hasta el consumidor final… Comerso rehabilitará los mercados de la economía popular construidos por la Revolución, que en la actualidad se encuentran subutilizados, que son los mercados populares, compartirá espacio en los mercados en la venta de ropa y otros productos, e igualmente se le dará continuidad al apoyo a los comerciantes, con créditos, asesoría y formación en valores socialistas. Hay que estimular la producción…"

Un mes después de aquella inauguración, con la energía que caracterizó la actuación ministerial del camarada Eduardo Samán, éste anunciaba: “Seis nuevas areperas socialistas serán aperturas en Caracas durante el primer semestre de este año, para contrarrestar los precios especulativos que registran los comercios capitalistas, los cuales expenden una arepa en 20 bolívares o más, dependiendo del sabor e incluso de la ubicación del local. Así lo anunció el ministro del poder popular para el comercio, Eduardo Samán…” (YVKE Mundial, 16 de enero de 2010). Asimismo, el ministro Samán, informaba que: “El Ejecutivo Nacional inaugurará 22 farmacias socialistas en los próximos seis meses en el Distrito Capital… Especificó que estas farmacias serán inauguradas en 22 parroquias del Distrito Capital. Asimismo, informó que en los próximos seis meses también contarán con seis areperas socialistas en Caracas, las cuales formarán parte de la red que venderá este alimento a cinco bolívares fuertes…”(http://noticiaaldia.com, 14-01-2010). Todos esos planes, se vendrían abajo con la salida de Eduardo Samán del Ministerio de Comercio en febrero de 2010, al ser sustituido por Richard Canan, quien –para ese entonces- se desempeñaba como viceministro de Economía Agrícola del Ministerio del Poder Popular para la Agricultura y Tierras (MAT) y presidente del Banco Agrícola de Venezuela.

Como de inflación se trata, el Camarada Presidente, Hugo Chávez, siempre declaraba con orgullo que en Mercal y Pdval no existía inflación, hasta la llegada del camarada Canan a MinComercio, quien sin pensarlo dos veces, apenas instalado en el cargo reajustó los precios de los productos de la Canasta Básica, regulados hasta entonces, en un 40%. Justificaba dichos aumentos en la excusa de que estábamos en año electoral y según, había aprendido de los ocurrido cuando la Reforma, proceso en el que la burguesía desapareció de los anaqueles los principales alimentos de la dieta básica de nuestro pueblo, pretendiendo con ello, disminuir las probabilidades de desabastecimiento de alimentos. Incrementos que, en todo caso, no surtieron efectos; ya que la burguesía, haciéndole caso omiso, se enrumbó en lo que conocimos como el golpe alimentario, producto del cual, entre otros logros para el Gobierno Revolucionario, surgieron las redes de súper y mega mercados Bicentenarios, a precios bien solidarios para nuestro pueblo.

“Demás está decir que la inflación significaba un verdadero impuesto demasiado pesado sobre las masas trabajadoras. En cuanto a sus ventajas para el socialismo, son más que dudosas…Desde el primer período quinquenal, el mal tomó proporciones amenazantes…”(León Trotsky, La Revolución Traicionada). Como podemos apreciar, el mal inflacionario no es solo materia de debates en la Revolución Bolivariana, sino la Revolución Bolchevique también atravesó por períodos críticos en esa materia. Para cuantificar sus valores numéricos, en nuestro país, el organismo encargado de medirla son el INE y el BCV, entes del Estado que cuentan con los técnicos especializados en esa materia, valga decir, que los valores resultantes de tales mediciones se obtienen es del mercado capitalista venezolano. Dichos entes del Estado, para los cinco primeros meses del año, arrojaban la cifra de una inflación promedio del 14,2%, mayor a la de igual período del año pasado (8,9%).

Mientras, los precios en el mercado capitalista aumentaban en la proporción medida por el INE y el BCV, el valor de los precios en el mercado del Comercio Socialista arrojan otras proporciones, más escandalosas. Como ya decíamos, Mercal y Pdval hicieron ajustes en el orden del 40% en los productos regulados, la Arepera Socialista nos da otros valores superiores a los alimentos. Veamos, las explicaciones del ex ministro Samán que son, por demás, clarificantes. En diciembre, señalaba Samán que “producir una arepa no cuesta más de 4,5 bolívares, mientras que algunas areperas privadas cobran hasta 20 bolívares o más por unidad…”, explicándonos que “un paquete de harina puede producir 20 arepas y un kilo de pernil vale desde BsF 16 ó máximo BsF 18 y con eso se puede rellenar alrededor de 20 arepas. Por tal motivo, la estructura de costo que se calcula en la arepa rellena, incluyendo la ganancia, no pasa de 1,5 BsF. Además, el establecimiento cobra el 10 por ciento del servicio, esto no puede ser”. En aquel tiempo, la arepa socialista costaba apenas 5 BsF y el medio litro de jugo a 3 BsF. "Es decir, si las personas se comen dos arepas y un jugo, apenas gastarán 13 bolívares, 7 bolívares menos que lo que cuesta una arepa sin jugo en cualquier arepera capitalista", explicaba Samán en diciembre 2010.

Pues bien, pasados los primeros seis meses del año en curso, la arepa socialista pasó a un precio de 7,50 BsF, un incremento del 50%; mientras el jugo pasaba de 3 a 5 BsF, un incremento del 67%, esto, a pesar de que, como informaba el ministro Samán, todos los productos y las materias primas utilizadas en la producción de la arepa, provienen de las empresas sociales bajo control del Estado Revolucionario. Si estos indicadores de la variación de precios, del sector comercial socialista, lo tomaramos como referenciales, lo expresado por Trotsky adquiere una dimensión colosal: “la inflación significaba un verdadero impuesto demasiado pesado sobre las masas trabajadoras…”, que debe obligar al Gobierno Revolucionario a atacar con dureza las causas estructurales que propician el crecimiento de la inflación, sus componentes que, en nuestro caso, tiene mucho que ver con políticas del oposicionismo apátrida, tendientes a generar molestias y descontento en nuestro pueblo, motivando su abstención electoral. Sobre todo, en lo concerniente al mercado capitalista; pero, cómo explicar la inflación brutal existente en los comercios socialista?, por qué los porcentajes de inflación son supremamente superiores?

Marx, en El Capital, demostró las leyes que explican el funcionamiento de la producción, la distribución y el consumo de mercancías y que caracterizan el sistema capitalista. El motor del sistema capitalista es la lucha por el máximo beneficio, lo que supone una diferencia fundamental con otros modos de producción anteriores. Además, lejos del cuadro idílico que los economistas burgueses pretenden transmitir sobre el funcionamiento lógico y ordenado del capitalismo, Marx demostró su carácter anárquico. La economía socialista para poder evidenciar su superioridad sobre la economía capitalista, debe priorizar las labores de la planificación, en palabras de Ernest Mandel: “Una economía gobernada por un plan implica, por el contrario, que los recursos relativamente escasos de la sociedad no se repartan ciegamente (a espaldas de los productores-consumidores) según el juego de la ley del valor, sino que son conscientemente asignados de acuerdo con prioridades previamente establecidas…”

El mérito esencial de los revolucionarios rusos consistió en introducir el orden y la disciplina en el caos económico que dejaba el antiguo régimen; muy pronto comprendieron que sin coordinar las partes no era posible organizar el conjunto. En nuestra República Bolivariana de Venezuela, las tareas del momento presente obligan a introducir el orden en la economía socialista que, comienza a florecer en el Comercio Socialista; la planificación, debe ser un objetivo estratégico a lograr en el más corto plazo posible. La anarquía en los precios de los bienes y servicios producidos en la incipiente economía socialista, debe ser corregida abriendo caminos para que la Planificación Socialista termine imponiéndose. La Planificación Socialista se concretaría en los siguientes pasos:

1. Se parte de unas directrices, directivas e indicaciones (dictaminadas por la Comisión Central de Planificación) en el plan empresarial, las cuales deben provenir de la Comisión Central de Planificación, a crear.
2. Análisis o diagnóstico de la situación presente y futura de la empresa, elaborada en conjunto con los trabajadores/trabajadoras de la empresa.
3. Selección de los objetivos a mediano plazo, en común acuerdo con los trabajadores/trabajadoras.
4. Definición de las estrategias y acciones de la empresa, concordadas con los trabajadores/trabajadoras.
5. En base a esas directivas, objetivos, estrategias y acciones a mediano plazo; se elabora el plan económico anual de la empresa, el cual pasa a revisión en la Comisión Central de manera de hacerlo concordar con el Plan General Socialista y poder dale curso.

6. La Comisión Central hará seguimiento al cumplimiento del plan empresarial y mantendrá informados a los distintos entes del Gobierno Revolucionario de su cumplimiento. La Contraloría del Plan la harán los trabajadores/trabajadoras de la empresa, quienes reportarán a la Comisión Central de su ejecución.

“La economía socialista es una economía planificada. La planificación supone principalmente comunicación; y los medios de comunicación más importantes son las carreteras y los ferrocarriles. Toda nueva línea de ferrocarril es un camino hacia la cultura, y en nuestras condiciones también un camino hacia el socialismo. Además, al progresar la técnica de las comunicaciones y la prosperidad del país, el entorno social de nuestros ferrocarriles cambiará: desaparecerá la separación en distintas “clases”, todo el mundo podrá viajar en coches cómodos... y ello si en ese momento la gente todavía viaja en tren y no prefiere el aeroplano, cuando sea accesible a todos…” (León Trotsky, Cultura y Socialismo).

¡¡¡Libertad para el Camarada Williams Sanguino!!!


henryesc@yahoo.es


Esta nota ha sido leída aproximadamente 3783 veces.



Henry Escalante


Visite el perfil de Henry Escalante para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Henry Escalante

Henry Escalante

Más artículos de este autor



US mp N Y ab = '0' /ideologia/a103478.htmlCd0NV CAC = Y co = US