Cambio de paradigma y gestión pública (I)

Transformar el Estado y sus diversas depedencias y organismos no es tarea sencilla. Durante los 40 años de la llamada "Democracia" del Pacto de Punto Fijo, el Estado generó formas normalizadas de control, sintetizadas en un tejido institucional que garantizaba una relación, o mejor dicho, una forma de dominación social. Los gobiernos de la IV República secuestraron la voluntad popular a través de instituciones, leyes y prácticas gubernamentales que establecían un tipo de relación que era profundamente discriminatoria y excluyente de los sectores sociales mayoritarios. La dinámica fundamental de dominación exigía control, seguimiento y evaluación continua por parte de un conjunto de funcionarios, que le otorgaban corporalidad al gobierno y celaban aquellos intereses de las cúpulas y los sectores elitescos.
 
De esta manera se forjó una peligrosa y anquilosada burocracia estatal que, no consciente de su rol, dificulta relaciones, desprecia nexos y establece vínculos verticales con el resto de la población. Esta es la manera como se creó un cuadro complejo donde el Estado se encerró en sí mismo, se concetró en su lógica administrativa y consolidó unas relaciones de poder en donde las mayorías tenían todas las de perder. El Estado puntofijista era profundamente burgués y la burocracia operaba como un mecanismo para perpetuar a las élites y a los privilegiados.En Venezuela se reprodujo el modelo que ya había descrito el "Ché" Guevara en su célebre texto "Contra el Burocratismo":
 
"La burocracia, evidentemente, no nace con la sociedad socialista ni es un componente obligado de ella. La burocracia estatal existía en la época de los regímenes burgueses, con su cortejo de prebendas y de lacayismo, ya que a la sombra del presupuesto medraba un gran número de aprovechados que constituían "la corte" del político de turno.En una sociedad capitalista, donde todo el aparato del Estado está puesto al servicio de la burguesía, su importancia como órgano dirigente es muy pequeña... (es) lo suficientemente permeable como para permitir el tránsito de los aprovechados y lo suficientemente hermético como para apresar en sus mallas al pueblo".
 
Esta es la realidad que heredó el Presidente Chávez y el proceso revolucionario en general, realidad que hemos tenido que enfrentar sostenidamente para evitar "saboteos" internos a los desafíos que demanda la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela y la nueva democracia participativa y protagónica. Nuestro esfuerzo consiste en ampliar orgánicamente la base social y darle el poder a la gente para que controle las funciones del gobierno.Se trata de implementar mecanismos sociales genuinamente humanos, solidarios, cooperativos y libertarios en los que el Estado asume el rol como facilitador. De este modo, el objetivo fundamental es que el ciudadano o ciudadana organizado y organizada en comunidad perciba que la creatividad e iniciativa siempre están de su parte, y que el poder del pueblo es originario e intransferible.
 
Si bien el Ejecutivo Nacional tuvo que crear mecanismos expeditos y directos de acción y gestión pública, para evitar la trampa burocrática que ha dejado el Estado puntofijista, la tarea de refundar los poderes públicos aún sigue pendiente y es el desafío más importante que debemos afrontar a corto y mediano plazo. Se crearon un conjunto de Misiones Sociales para dar una respuesta efectiva a una problemática profunda, ligada a la pobreza y a la exclusión de amplios sectores de la población. Estas Misiones representan hoy el vínculo más estrecho y sincero que ha podido establecerse entre el pueblo y el Gobierno Nacional. Las cifras y los efectos de esta vasta acción social hablan por sí solas, y dan cuenta del impacto tremendo que han tenido las Misiones en las áreas de educación, salud y alimentación, porque atienden los sectores más vulberables de nuestra población.
 
Debemos abordar en todas las instituciones del Estado un proceso de reestructuración y transformación que nos permitan asumir los compromisos que la revolución bolivariana y el pueblo nos están exigiendo. Para ello nos hemos fijado como objetivo la creación de una Red interdependiente con el Poder Popular, así como su adecuación a los paradigmas de participación, cogestión y contraloría social que demanda la Constitución. Esta propuesta es un modelo que debe extenderse a todos los poderes públicos, a fin de abocarse a la construcción de la Red del Poder Popular y propulsar los procesos de cogestión con el pueblo organizado (Continuará...).
 
*Abogado, Analista Político y militante del Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV). Moderador del Programa Informativo y de Opinión "Micrófono Abierto", transmitido de lunes a viernes de 12 m a 2 pm por la Emisora Comunitaria "Llovizna" 104.7 FM, la primera Emisora Comunitaria de Ciudad Guayana. www.juanmartorano.blogspot.com http://www.juanmartorano.tk/ . jmartoranoster@gmail.com , j_martorano@hotmail.com , juan_martoranocastillo@yahoo.com.ar . @juanmartorano30 (Cuenta en twitter). 



Esta nota ha sido leída aproximadamente 4605 veces.



Juan Martorano*

Abogado, Activista por los Derechos Humanos, Militante Revolucionario y de la Red Nacional de Tuiter@s Socialistas (RENTSOC).

 jmartoranoster@gmail.com      @juanmartorano

Visite el perfil de Juan Martorano para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:


Notas relacionadas

Revise artículos similares en la sección:
Ideología y Socialismo del Siglo XXI


Revise artículos similares en la sección:
Anticorrupción y Contraloría Social



US mp N GA Y ab = '0' /ideologia/a102975.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO