(La Burocracia está Actuando con Ventaja y Sobresegura)

Es el peor momento para aumentar la gasolina

La verdad es que la burocracia encabezada por Maduro, que representa una tendencia de derecha y lleva el país hacia un Fondomonetarismo pero bajo la tutela del estado, es decir un "Capitalismo de Burocracia de Estado", pero esto lo hace para congraciarse con el imperialismo anglosajón-franco-alemán y sus lacayos y tratar de llegar a un acuerdo de cohabitación con él, pero Washington está muy claro desde su óptica con lo que tiene que hacer con Venezuela, busca la caída violenta del gobierno bolivariano, un escenario "a la Libia" para no tener que reconocerle ni pagarle nada a Chinos y Rusos, en sus inversiones petroleras y mineras y en lo político, entregarle todo el gobierno (Mas no el poder que lo conservaran ellos, tipo Irak, post-invasión) a la ultraderecha sin cohabitación con el chavismo, para USA, Venezuela es su patio trasero y no va a permitir compartir territorio en "Las Américas" con nadie; esta burocracia aprovechando un trabajo de preparación o acondicionamiento psicológico por vías de hecho (Obstrucción y acaparamiento en caliente del servicio de gasolina para inflar su precio por medio de los funcionarios y custodios mismos), aumentó el precio de la gasolina mucho mayor al internacional (0,80 US$), llegándose a vender en el Estado Bolívar al costo de 3 dólares por litro (Bs. 600.000/Litro), para ahora dar el zarpazo del aumento de la gasolina a precios internacionales, superando al aumento de CAP en febrero de 1989, actuando de esta forma de muy mala fe con ventaja y sobreseguro buscando un enriquecimiento exponencial, en este caso, sería aparentemente de las arcas del estado que por cierto, desde que la asamblea nacional está en desacato nadie rinde cuentas como es debido constitucionalmente.

Digo que es el peor momento y que se actúa de mala fe y con ventaja, puesto que el pueblo ahora se encuentra en estado de cautiverio de confinamiento en sus casas por la cuarentena ordenada producto del coronavirus, es decir, que se escogido un momento, en donde el pueblo no puede actuar para hacer reclamo, o está bastante restringido o en donde sus reclamos implicarían doble riegos, el riesgo de romper una cuarentena a la vez que el riesgo de protestar por el aumento, esta vez sí, desmesurado, de la gasolina.

Ahora dada la escogencia de los métodos del hampa organizada como forma de lucha política, la constitución de mafias tanto en el comercio como en los servicios públicos, el sicariato, la imposición tanto de criterios, precios o entrega materiales de algún objeto de valor o dinero a mano armada, la utilización de la fuerza para imponerse, el chantaje, la extorsión, etc.; moda que impuso la globalización monetarista y ahora está siendo adoptada por un sector de la burocracia infiltrados en la cúpula de la dirección de la revolución bolivariana, aunque es el gobierno legal de la nación, decir esto no implica que no le vamos hacer críticas o que nos vamos a quedar callados; pero un sector desviado de la cúpula bolivariana ha optado por el camino o los métodos del hamponato para, primero privatizar las labores principales del país, como lo son el comercio en general (Bachaqueo), la gasolina, esta "en la mira" el gas y para allá van y ya Freddy Bernal lo anunció desde el Táchira, están aplicando este mismo procedimiento con todos los servicios públicos (Obstrucción y Acaparamiento en caliente desde adentro, desde los mismos funcionarios y/o custodios) como agua, luz, teléfono, electricidad y demás servicios públicos incluyendo hasta los de registros y notarias, en algunos están más avanzados que en otros, para lograr su privatización-dolarización, ambos procesos van de la mano, pero hay que hacer un aparte especial con el comercio al detal porque en donde más han avanzado, ya que han contado con la complicidad encubierta o descarada de la derecha y la burguesía tradicional (El sector burgués pro-yanqui que encabezan Mendoza y Cisneros), una especia de "alianza estratégica" o soterrada, en donde no se pisan la manguera tanto la burguesía tradicional como la boliburguesía naciente, la cual no llega ni al 20% del comercio total pero con la privatización de la gasolina, el gas y demás servicios públicos pudiese llegar hasta el 35% tanto del negocio como de las ganancias totales y por eso anda "apuradita", aprovechando la pandemia y su cuarentena impuesta.

La alianza soterrada y no tan encubierta en materia del comercio al detal, el de los "bodegones" y el bachaqueo de cierto nivel, se nota en el nulo combate o inexistente combate en contra del acaparamiento, la especulación y la usura a pesar que se aprobó una ley, por cierto muy actualizada y de avanzada en materia de precios justos que lleva el mismo nombre, en donde se establecieron formulas de determinar el precio real de forma científica y en otras leyes y se establecieron normas tanto de control de calidad y traslados de mercancías por intermedio de guías, que determinan los precios, es decir con una pequeña policía del 30%-40% de la capacidad nacional (promedio insuficiente) y regularmente organizada y dotada, mas con la participación popular por intermedio de los comités de usuarios y consumidores, protegidos por la defensoría del pueblo que es una de sus funciones constitucionales, se hubiese podido frenar la hiperinflación que en Venezuela es 100% inducida y de carácter político subversivo.

Pero la intención era no combatir la hiperinflación porque en el fondo se quería (Y se quiere), la liberación de precios, a precios internacionales, es decir, la dolarización del país, que ello implica acabar con la revolución socialista y anti-imperialista, clausurar la revolución bolivariana en Venezuela definitivamente.

No nos queda de otra que luchar, pero la lucha, no es contra del gobierno o por la creación de un gobierno de "transición" que es una consigan golpista, netamente favorecedora de la derecha y el imperialismo, la lucha debe ser en contra de los factores directos responsables de los nudos que obstruyen los servicios públicos y acaparan el producto o servicio con fines de su dolarización que ocasiona la hiperinflación inducida.

Por ejemplo en una bomba de gasolina ahí existe una escuadra o pelotón de custodios que tienen sus autoridades, aparte que tiene un dueño del local quien forma parte de la jugada, un camionero distribuidor de gasolina, etc.; todos esos detalles se deben saber y debemos hacerle un llamado al alto mando militar nacional y regional al igual que a las fiscalías y policías de investigación para tomen carta en el asunto y por supuesto tenemos a "Aporrea.Org" que cada vez esta mas sola como "la voz de los sin voz" pero yo se que aquí hay mucho fuelle (Me incluyo ahí), para asumir ese rol liberador y todavía mucho mas, sobran voluntades para tirar para arriba.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1079 veces.



Francisco Sierra Corrales


Visite el perfil de Francisco Sierra Corrales para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: