Venezuela petrolera en la tercera década: Cerco y aniquilación

La situación de sálvese quien pueda que está viviendo el país es de tal magnitud y gravedad, a niveles de Sodoma y Gomorra en los planos éticos y morales, que hace parecer intrascendentes las discusiones neutras sobre la situación presente y futura de sus recursos petroleros y de su industria, principales motivadores de nuestros pecados capitales.

En esta materia no se puede atravesar el charco sin salpicaduras. Por ello, si la charca tiene dos o más orillas, debo advertir que yo trato de ubicarme en una de ellas, aquélla en la cual considero que se agrupa, con todas sus falencias y contradicciones internas, el nacionalismo petrolero. Ello sin pretender ser árbitro imparcial, dueño de la verdad y, mucho menos, hipócrita inquisidor de las culpas de los demás.

Inmersos en el profundo abismo donde han terminado los sueños de ser el primer país petrolero del mundo, es muy fácil encontrar culpables, pero muy difícil establecer un diagnóstico certero, que nos permita encontrar un piso sólido para remontar la cuesta y no terminar, como Sísifo, de nuevo en el foso, con la roca a cuestas. Tal es la magnitud del reto.

El comienzo de esta tercera década del siglo es ocasión propicia para continuar desentrañando las claves de una realidad que con frecuencia se nos hace inasible.

Al respecto, creo indispensable ratificar mi visión y opinión sobre el estado actual de la industria petrolera venezolana, registrada en trabajos publicados en mi blog y en otros portales electrónicos como Aporrea.org y Costa del Sol, a los cuales refiero a los lectores:

petroleovenezolano.blogspot.com

Artículos en Aporrea.org

costadelsolfm.org

A partir de esas exposiciones, centradas en un enfoque personal, con un balance crítico profundamente pesimista, al cual deberé incorporar las más recientes manifestaciones de esa inenarrable catástrofe, creo indispensable comenzar la tarea de este año y década por la revisión del entorno en el cual se debe desempeñar nuestro país y su industria petrolera. Vale decir, despejar el panorama de opciones que se nos plantean en los espacios de lo económico, geopolítico y energético global.

En el más amplio de esos espacios, el de la geopolítica, las condiciones para nuestro país han estado y estarán determinadas por su pertenencia al patio trasero norteamericano. Así nos lo recordó la declaratoria de Venezuela como una "amenaza inusual y extraordinaria", por parte de Barak Obama, ratificada ahora por su caracterización como "país forajido" dentro de la política energética "Estados Unidos Primero" de Donald Trump.

El Presidente Trump está comprometido con lograr la independencia energética del cartel de la OPEP y cualquier otra nación hostil a nuestros intereses. Al mismo tiempo, trabajaremos con nuestros aliados del Golfo para desarrollar una relación positiva sobre la energía como parte de nuestra estrategia antiterroristmo. 1

Esa política, materializada en las crecientes sanciones a funcionarios e instituciones gubernamentales y en el bloqueo de las transacciones financieras y mercantiles de todo tipo, ha sido elemento fundamental en la profundización, a partir de 1917, de la situación crítica que confrontaba ya desde 2014 la economía venezolana y, en particular, su industria petrolera, hundida -como he repetido insistentemente- por la terca y ciega planificación de "pajaritos preñados" (1983-1999 y 2005-2018)2, además de la siempre presente y rampante corrupción generalizada.

Hoy, el país todo –y no sólo el gobierno- se encuentra con la soga al cuello, parado en tambaleante equilibrio sobre una silla y tratando de eludir la patada fatal.

En tales circunstancias aparecen todas las propuestas aprovechadoras posibles, sobre todo, las de quienes consideran que "la oportunidad la pintan calva" y a las cuales me referí en varios de los artículos anteriormente citados 3

2020 comienza con una creciente proliferación de las propuestas aperturistas y privatizadoras, apelando a todos los medios de presión y de convencimiento de la inevitabilidad de las mismas, tanto si se mantiene en funciones el actual gobierno, como si se dan los escenarios políticos alternativos y se implantan los programas prediseñados desde los centros de difusión del pensamiento neoliberal como CEDICE y las Universidades norteamericanas.4

Precisamente, el masaje mediático recomenzó este año con un "tubazo" marca Bloomberg, fabricado sin ninguna confirmación efectiva, a partir de hipótesis y especulaciones sobre una realidad innegable: el gobierno, acorralado por las sanciones, está buscando todos los medios para eludirlas y en ese intento, se encuentra en permanente contacto con los operadores extranjeros que son sus socios en las empresas mixtas ya constituidas, Chevron, ENI, Repsol, Rosneft, China National Petroleum Corporation.

La primera de ellas, junto a las prestadoras de servicios petroleros Schlumberger, Halliburton, Weatherford, ha obtenido licencias sucesivas del propio gobierno norteamericano para posponer la cancelación de sus operaciones en el país. (Una brillante muestra de que los movimientos tácticos no deben comprometer a los intereses estratégicos).

Rosneft ha apelado a la excusa de que los envíos petroleros que realiza son para cancelar deudas previas y embarca crudo venezolano que luego vende a los clientes de PDVSA en China y la India.

Repsol y ENI continúan en operaciones en el Campo Gasífero Perla IX, del Bloque Cardón IV en el Golfo de Venezuela, por muy buenas razones:

Repsol ha confirmado que el pozo Perla 1X en Venezuela es el mayor descubrimiento de gas de la historia de la empresa y el más grande jamás realizado en ese país. El campo podría contener reservas de gas recuperables de entre 1.000 y 1.400 millones de barriles equivalentes de petróleo, suficientes para satisfacer la demanda de gas en España durante 5 años.5

CNPC America Ltd., está recuperando el "mejorador" de Petrosinovensa en Jose, utilizado hasta ahora como "mezclador" de crudos livianos y extrapesados para producir crudo Merey de 16° API.

Pues bien, es muy lógico inferir que PDVSA y el Gobierno mantienen un permanente contacto y negociación con esas empresas, sobre todo, en un ambiente de cambiantes condiciones para su relación comercial. Por tales razones, para la periodista de Bloomberg no es nada descabellado colegir que, dadas las presiones a que está sometido el gobierno, con la soga al cuello, como ya mencioné, esté intentando un último recurso para salvarse y esté explorando opciones extremas como la privatización total de las asociaciones petroleras. De allí a darlo como un hecho inminente no hay sino un paso.

Y así, sin citar fuentes, dada la confidencialidad debida, Bloomberg presenta su "tubazo":

"Venezuela analiza privatizar petróleo ante desplome económico"

Ante el colapso económico y rígidas sanciones, el gobierno socialista del presidente venezolano Nicolás Maduro propuso otorgar participaciones mayoritarias y el control de su industria petrolera a las grandes corporaciones internacionales, una medida que terminaría con décadas de monopolio estatal.

Representantes de Maduro han mantenido conversaciones con la rusa Rosneft PJSC, Repsol SA de España y Eni SpA de Italia. La idea es permitirles hacerse cargo de las propiedades petroleras controladas por el gobierno y reestructurar parte de la deuda de la compañía estatal, Petróleos de Venezuela SA, a cambio de activos, según personas con conocimiento del tema. (subrayado mío) 6

Como se observa en lo subrayado, no se trata ni siquiera de fuentes oficiosas, sino de personas "con conocimiento del tema".

El estilo de fabricación de un "tubazo" cubierto de "investigación periodística" es característico de una de las firmantes del reporte, como me consta personalmente, por la solicitud que esa misma profesional me hiciera, de informarle, dada mi condición de Asesor del BCV, sobre cómo y quiénes estaban sacando el oro de las bóvedas del Banco, tal como se rumoraba insistentemente en twitterlandia durante la "contingencia eléctrica" de abril del año pasado.

Mi desconocimiento de tales "operaciones" me valió el calificativo de "cómplice encubridor". El posible "tubazo" bien valía la pena el enojoso intento

Lo cierto del caso es que, ahora sí, la "matriz de opinión" privatizadora quedó establecida, y en los siguientes días, hasta hoy, sigue siendo tema de renovadas discusiones e intercambio de diagnósticos críticos, propuestas salvadoras, acusaciones y negaciones, entre "estatistas" y "aperturistas".

No es pues una coincidencia que, dos días después del tubazo, saliera a la luz un refrito académico de la opción opuesta: lo que deberá hacer la "nueva administración" para recuperar la industria petrolera, con el concurso de las "majors" petroleras occidentales y el FMI.

Se trata de una reposición, al mejor estilo de Hollywood, de los eternos planteamientos modernizadores citados en la nota 4 de este trabajo. Siempre con pretensiones de antiestatismo, pero efectivamente desnacionalizadores, acreditadas en esta oportunidad por universidades americanas e investigadores del Banco Interamericano de Desarrollo y… ¡que casualidad! profusas citas de la corresponsal de Bloomberg en Caracas.

El renacimiento del sector petrolero de Venezuela será la piedra angular de su recuperación económica cuando la transición política tenga lugar. Y dada la destrucción de la petrolera estatal venezolana, las empresas privadas extranjeras serán sin duda la clave para la reanimación de la industria petrolera.

Este informe, basado en entrevistas con representantes de importantes empresas petroleras internacionales, busca comprender mejor el desafío que perciben las compañías petroleras extranjeras y las condiciones que serían necesarias para atraer la inversión privada a Venezuela bajo un nuevo gobierno.7

La propuesta es sustanciosa: aumentar en 10 años la producción petrolera venezolana en 2 millones 600 mil barriles diarios, con una inversión de 90 mil millones de dólares en gastos de capital y 122 mil millones en gastos de operación, que incluyen la perforación de 13.400 pozos adicionales.

¡Nada que envidiar a los Planes de la Patria de 2005, 2012, 2014 para alcanzar 7 millones de barriles diarios en 2019 y menos al más moderado de la Agenda de Inversiones de PDVSA en 2018, para alcanzar 5 millones de bd en 2025!

La pequeña diferencia es que, ante la evidente incapacidad nativa, estos proyectos serán ejecutados por las grandes corporaciones extranjeras occidentales, generosamente remuneradas, según sus propios proyectos y presupuestos de costos y gastos, con los recursos que obtenga la Nación de los también generosos rescates del Fondo Monetario Internacional, a cuya ineludible honra quedará atado el país durante varias décadas.

Además del levantamiento de las sanciones norteamericanas, asegurado porque se trataría de un nuevo gobierno, las condiciones expresadas por los voceros de las "western majors" consultadas comportan una limpieza previa total de riesgos, que deberán ser asumidos por ese gobierno: un favorable régimen fiscal, estabilidad política, solución de cuellos de botella infraestructurales, disposición de adecuado capital humano, resolución de problemas de seguridad, remoción previa de peligros y riesgos ambientales, etc.

Las decisiones de inversión en Venezuela de estas corporaciones estarían condicionadas también por las circunstancias externas, tales como la consideración de las perspectivas de alta competitividad que se avizoran en la oferta global, las restricciones que afrontaría un petróleo de alto contenido de carbono, el nuevo balance del mercado petrolero alcanzado después que las sanciones norteamericanas fueron impuestas...

Los autores concluyen que el régimen fiscal establecido por un nuevo gobierno tendrá que ser más flexible y reducir el precio de equilibrio del petróleo extraído en el país, para compensar la cantidad de costos y riesgos que no existen en otras regiones productoras. Un nuevo gobierno tendrá que enviar señales de que allí habrá estabilidad política y una certidumbre regulatoria de largo plazo.

Como se puede observar, para imponer condiciones al país si cuentan en estos proyectos las limitadas expectativas de la demanda petrolera mundial y la plétora de oferta actual y de nuevas localizaciones de crudos livianos en Noruega, Guyana y Brasil, para no citar las recurrentes expansiones de los yacimientos sauditas y kuwaitíes en la reabierta Zona Neutral, de Irak e Irán cuando se consolide la "pax americana" y el "pasajero" boom norteamericano de las lutitas (shale oil) que ha convertido a ese país en el mayor productor mundial.

Las demás precondiciones de inversión que se mencionan en el documento citado como consenso de las corporaciones consultadas son contundentes, e incorporan un cambio radical de la cultura política venezolana, que alcance hasta la modificación del ordenamiento legal y constitucional histórico, el cual establece la propiedad de la Nación sobre sus recursos minerales de cualquier tipo:

Venezuela tiene una larga historia de nacionalismo de los recursos y expropiaciones en el sector petrolero. Esta ideología podría seguir siendo popular en sectores de la población, incluso después de una transición política.

La afirmación de que los recursos naturales de Venezuela son propiedad del pueblo y que el Estado debe ejercer un alto grado de control sobre ellos, es uno de los pilares del chavismo y sirvió de justificación para la expropiación de algunos proyectos de compañías petroleras extranjeras bajo el presidente Hugo Chávez.

Para no dejar nada al azar, y al arbitrio de la tradicional irresponsabilidad planificadora de los gerentes petroleros nativos, advierten:

Los autores también consideran que hay numerosos retos para recuperar el sector petrolero venezolano, y que tomará meses, e incluso años para que un monto sustancial de inversiones fluya hacia el mismo, razón por la cual, manejar las expectativas de la población y encontrar fuentes alternativas de ingresos pueden ser la clave.

El mensaje a los venezolanos en general es claro: Señores, los que proclaman que somos Salvador con su arpa los están engañando, ¡pónganse a trabajar en otras cosas y dejen de estar contando con una renta que ya no existe para ustedes, sino para alimentar nuestros negocios!

Con todo eso en consideración, asegurados los rendimientos óptimos de su inversión, a ninguno de los proyectistas importa la tasa interna de retorno neta negativa para el país en toda la vida útil del proyecto, y mucho menos, los activos varados después de esta década, que seguirán el destino, ya presente, de los que constituyeron la capacidad instalada de 1 millón 400 mil barriles diarios de la Faja del Orinoco, la cual está siendo utilizada actualmente, a lo sumo en un 20 por ciento, sin perspectivas de remontar esa cuesta.

Total…, la chatarra puede ser procesada para producir acero nuevo, budares y ollas mondongueras de aluminio.

Pero tranquilos, que es jugando.

Venezuela vencerá todos esos obstáculos y augurios agoreros. Su industria petrolera, con una gerencia moderna, sin tiquismiquis socialistoides y patrioteros capturará todo el crecimiento de la demanda petrolera mundial de aquí al 2030.

Después de eso, transición energética de por medio, el que venga atrás que arree. Pérez Alfonzo dixit.

CMP - 05/02/2020

r

1 http://www.lacasablanca.com/america-first-energy En su versión original -aquí modificada- publicada por la Página de la Casa Blanca el primer día de la administración Trump, se mencionaban específicamente a Irán, Venezuela y Rusia como "rogue states" que serían combatidos directamente.

2 https://petroleovenezolano.blogspot.com/2019/02/recursos-reservas-faja-y-lutitas.html

3 https://petroleovenezolano.blogspot.com/2019/05/la-oportunidad-la-pintan-calva-para-la.html

https://petroleovenezolano.blogspot.com/2019/07/volver-al-futuro-iv-carlos.html

https://petroleovenezolano.blogspot.com/2019/07/ley-organica-para-la-regulacion-del.html

4 González Cruz, Diego, PROPUESTAS PARA VENEZUELA, CÓMO RESCATAR A LA INDUSTRIA PETROLERA NACIONAL, http://petroleumag.com/wp-content/uploads/2018/08/cedice_petroleo.pdf. Comentadas por mí en: Mendoza P., Carlos, "Agencia Venezolana de Hidrocarburos ... Marca A.C.M.E." https://petroleovenezolano.blogspot.com/2019/11/agencia-venezolana-de-hidrocarburos.html

5 https://www.eleconomista.es/economia/noticias/1619481/10/09/Repsol-confirma-que-el-pozo-perla-1x-en-venezuela-es-el-mayor-hallazgo-de-gas-en-la-historia-de-la-compania.html

6 https://www.bloomberg.com/news/articles/2020-01-27/venezuela-analiza-privatizar-petr-leo-ante-desplome-econ-mico-k5wvx14l Fabiola Zerpa, Lucia Kassai y Ben Bartenstein

January 27, 2020, 4:08 PM GMT-4

7 https://www.thedialogue.org/wp-content/uploads/2020/01/VENEZUELA-FINAL-PDF-1.pdf

Lisa Viscidi & Nate Graham, REVIVING VENEZUELA'S OIL SECTOR, The Role of Western Majors. © 2020, Inter-American Dialogue.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 2472 veces.



Carlos Mendoza Potellá

Economista. Investigador Petrolero. Docente. Blog: http://petroleovenezolano.blogspot.com

 cmendop@gmail.com      @cmendop

Visite el perfil de Carlos Mendoza Potellá para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:


Notas relacionadas

Revise artículos similares en la sección:
Energía y Petróleo para el Pueblo


Revise artículos similares en la sección:
Economía