La industria del petróleo venezolano en la última década

No es posible asumir el análisis propuesto en el título de esta nota, que me solicita Tribuna Popular, sin considerar las tendencias estructurales subyacentes en la evolución centenaria de la explotación petrolera en nuestro país.

En efecto, en la década pasada ha cristalizado, de manera aguda, la principal de esas tendencias: la constante declinación de la capacidad de generación de excedentes de esa industria, manifiesta en el agotamiento, acelerado por el abandono, de los campos convencionales que habían sustentado la producción petrolera nacional durante 9 décadas.

Factor fundamental de la agudización de este proceso crítico lo constituyó la decisión de la gerencia petrolera venezolana, inducida por factores de la geopolítica energética norteamericana, de acometer, como sustitutos de emergencia, proyectos megalíticos, fundados en evaluaciones fantasiosas de las posibilidades de desarrollo rentable de las gigantescas acumulaciones de crudos extrapesados que se encuentran en la ribera norte del Orinoco.

La tendencia señalada queda de manifiesto en el gráfico anterior, el cual muestra como 1971, con 3 millones 708 mil barriles diarios de promedio, fue el pico, al cual nunca se volvió, de una producción constantemente ascendente desde 1917, que llegó hasta convertir al territorio venezolano en el origen de las mayores exportaciones de petróleo del mundo, entre 1926 y mediados de los años 60.

El señalado factor acelerador de la crisis se expresa en los reiterados, y ruinosamente fracasados, proyectos para desarrollar capacidades de producción de 4 hasta 7 millones de barriles diarios de promedio anual, de los crudos extrapesados de la Faja, formulados desde 1983 y hasta hace dos años.

Esos proyectos, además de hundir infructuosamente los recursos generados en los yacimientos convencionales, han determinado, como ya señalé, el abandono del mantenimiento y de las labores de recuperación secundaria, lo cual ha acelerado la declinación de los mismos.

1 https://petroleovenezolano.blogspot.com/2021/01/un-triste-balance-petrolero.html

Agréguese a lo anterior la compra o arrendamiento en el exterior de 17 refinerías, chatarras en su mayoría, para "asegurar" el mercado de la creciente producción futura y la meta, reiterada sin escarmiento por los fracasos anteriores, de 2010: aumentar el número de refinerías a 37 en el 2030:

Con ello se completa el panorama de la irresponsable y ruinosa planificación petrolera venezolana, fundada en la fraudulenta conversión de recursos de hidrocarburos no desarrollados en "reservas probadas", pretendidas como las mayores del mundo.

Volviendo al gráfico inicial, si nos colocamos en 2012, primero de la década que analizamos, podemos observar que ya en ese año se había producido una caída de 674 mil barriles diarios respecto a la producción en 2008. Y a partir de entonces, hasta 2017 esa caída se acentuó en otros 588 millones de barriles diarios. Vale decir que entre 2008 y 2017 ya la producción petrolera venezolana había caído en 1 millón 252 mil barriles diarios.

Es importante señalar esto, porque es a partir de 2017 cuando se acentúan las sanciones norteamericanas contra Venezuela, a las cuales se puede imputar, desde entonces, la mayor incidencia en la caída adicional de 1 millón 423 mil bd, hasta llevar ese baremo, en 2020, a un ínfimo promedio de 562 mil bd, equivalente a los niveles prevalecientes hace 76 años.

La búsqueda de salidas de este cerco imperial condujo a la exploración de vías alternas a los canales comerciales tradicionales controlados por Estados Unidos. De hecho, ya desde principios de este siglo se incrementaron los envíos petroleros hacia la India y China.

2 https://petroleovenezolano.blogspot.com/2020/08/comedia-y-tragedia-de-la-planificacion.html

Pero ello no bastó. Hubo de apelarse a la recién convocada Asamblea Nacional Constituyente para que, en octubre de 2020, se aprobara una "Ley Constitucional Anti-Bloqueo" que autorizó al Ejecutivo Nacional para "desaplicar" normas legales y constitucionales, amparado en el supremo interés nacional y protegido por un secreto de Estado cuya violación sería penada por traición a la Patria.

Hoy asistimos al primer resultado público de esos manejos secretos, los cuales ampararon manipulaciones non sanctas que han permitido evasiones del patrimonio nacional, estimadas preliminarmente en el orden de las decenas de miles de millones de dólares y por las cuales se imputan a altísimos personeros de los poderes públicos y sus operadores y trestaferros privados.

Lo que sigue ya es materia criminalística y no de mi competencia.

CMP/abril 2023

3https://petroleovenezolano.blogspot.com/2020/10/derrota-del-nacionalismo-petrolero.html / https://petroleovenezolano.blogspot.com/2020/12/volviendo-al-ruedo.html


 



Esta nota ha sido leída aproximadamente 2058 veces.



Carlos Mendoza Potellá

Economista. Investigador Petrolero. Docente. Blog: http://petroleovenezolano.blogspot.com

 cmendop@gmail.com      @cmendop

Visite el perfil de Carlos Mendoza Potellá para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: