Fascismo en la UCV

Cuando esta articulista cursaba CS, tuvo el privilegio de recibir clases de Pedro Duno. Ese querido y recordado profesor tenía entre sus méritos no sólo una sobrada sapiencia, sino un desarrapado estilo para enseñar que le permitía el lujo de saltarse ridículas normas, como la de la pasar lista, porque sabía que la profundidad de su enseñanza filosófica le garantizaba masiva asistencia.

Simplemente hacía circular una hoja que cada quien firmaba si quería (donde hasta declaraciones de amor recibía). A nadie se le hubiera ocurrido abrirle un expediente a Pedro Duno por saltarse la ridícula regla de la lista. Él era un lujo en esa escuela.

Pero con Chávez, regresaron los tiempos medievales a la UCV y hoy en día se acosa a estudiantes y profesores que osen expresar alguna simpatía por el Gobierno. Son marcados y perseguidos por los inquisidores ucevistas. Ya en 2003 dedicamos unas líneas a abordar el caso de una profesora de Ciencias, Leyla Zambrano, a quien le abrieron un expediente por haber estimulado una discusión de ideas a propósito de una película, en pleno apogeo del paro petrolero. Zambrano se vio forzada a jubilarse.

En Agronomía está sucediendo un caso similar. A la profesora Delia Polanco, se le ocurrió ilustrar las diferentes políticas agrícolas sustentadas por los últimos gobiernos, con fotografías de los distintos presidentes, Chávez incluido. Un ofendido estudiante acusó a Polanco de hacer "proselitismo político". El acuseta fue desmentido por un nutrido grupo de sus compañeros de clase, pero eso no fue suficiente. Le abrieron un expediente bajo la banal y estúpida excusa de que ella tampoco pasa lista y hoy corre el riesgo de perder su cargo, sin que en su caso esté de por medio el beneficio inmediato de la jubilación.

La cartilla antichavista les es leída descaradamente a todos los recién llegados a la UCV, los actos "proselitistas" de la derecha plenan los espacios de esa casa de estudios, a los chavistas de Sociología los iban a quemar vivos dentro de su escuela y a Polanco la quieren botar, simplemente porque es una intrusa en ese mundo fascista.

Es hora de que el ratón deje de perseguir al gato.

Mlinar2004@yahoo.es


Esta nota ha sido leída aproximadamente 2935 veces.



Mariadela Linares


Visite el perfil de Mariadela Linares para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Mariadela Linares

Mariadela Linares

Más artículos de este autor