¡Viva la LOE!, y no la he leído

No quiero jactarme de irresponsable arengando la Ley Orgánica de Educación sin siquiera haberla leído, pero me ocurre que estoy convencido de que los escándalos protagonizados por la oposición no se deben a la aplicación de este instrumento legal, sino al presidente Hugo Rafael Chávez Frías , máximo líder del proceso revolucionario venezolano y responsable del descabezamiento de ese grupo de adversarios que no cesa de patalear intentando recuperar sus privilegios, sus lujos, todos esos intereses que todavía no asimilan perder.

¿Qué le importa a los opositores Venezuela? Les importan las riquezas, el dinero, la buena vida que disfrutaron en la IV República, la cual les han ido despojando durante el desarrollo de este proyecto socialista y que ellos piensan que restablecerían deshaciéndose del comandante de alguna manera.

¿Y los niños?, menos, eso es una mentira utilizada para manipular y lograr apoyo entre personas que creen que en Venezuela hay opositores que defienden y luchan por sus hijos. Todo eso es una gran falsedad que con sólo pensar: ¿Si quieren mucho a los muchachos de este país, por qué había tantos sin acceso a la educación cuando ellos tenían el poder en sus manos?, se les caen las coartadas.

¿Cuántos niños murieron de diarrea, hambre, miseria, desnutrición y nadie en la democracia de esos opositores que vemos rasgándose las vestiduras en las protestas contra la LOE, hacían algo significativo para frenar la dolorosa realidad?

¿Cómo creerles entonces que están preocupados porque la aplicación de esta ley perjudica a los educandos? Además, utilizan los mismos argumentos de que Chávez les va a quitar a los hijos, de que van a sacar a Dios de las escuelas, en fin, una sarta de engaños que, repito, lo que buscan es destruir al jefe superior de la revolución nacional, para poder regresar a su pasado pomposo, suntuoso y opulento, a costillas de un pueblo cada vez más oprimido y humillado.

La población no se debe dejar confundir. Recuerden que similar situación se vivió con la Constitución rojita. Los opositores querían incendiar el país por la aplicación de esa Carta Magna que aseguraban acabaría con la República ¿y qué sucedió?, actualmente no la sueltan del bolsillo y se la pasan gritando que no se viole, porque la cuidan como a la niña de sus ojos. Lo mismo podría suceder con la Ley de Educación. Conociéndolos, si después consideran que deben defenderla porque eso les acarrea beneficio, lo harán sin vacilación. Así es nuestra oposición y, bueno, permítanme ahora, cumplir con el sagrado deber de leer la LOE.

(*)Periodista


albemor60@hotmail.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1623 veces.



Alberto Morán(*)


Visite el perfil de Alberto Morán para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Alberto Morán

Alberto Morán

Más artículos de este autor


Notas relacionadas

Revise artículos similares en la sección:
Movimiento Estudiantil, Educación


Revise artículos similares en la sección:
Actualidad


Revise artículos similares en la sección:
Oposición



US mp N GA Y ab = '0' /educacion/a86108.htmlCd0NV CAC = Y co = US