Nogales Méndez un soldado de fortuna venezolano por el mundo

De Rafael de Nogales Méndez tuve conocimiento desde muy niño; estudiaba sexto grado; cuando leí el libro “Memorias del General Rafael de Nogales Méndez” del destacado caballero andante y aventurero. 

Hace tiempo escribí sobre este soldado tachirense, pero en pocas hojas no pude resaltar la extraordinaria vida de aventuras de este venezolano detalladamente, cosa que ahora pretendo hacer como justa recompensa de las sabrosas horas pasadas por mí, a través de los años,   con esta lectura de este libro.

Indiscutiblemente nuestro “soldado de fortuna” fue un caballero andante, gran bolivariano y antimperialista, que vivió una vida aventurera por paisajes tan recónditos y diferentes de América del Norte, Centro América, Europa, China, Japón, Corea y Turquía.

Nogales nació en 1979 y como muchas familias adineradas lo hacían, se educó en Berlín, Alemania, Bélgica y España, manejando con fluidez el alemán, inglés, francés e italiano.

Hijo del Coronel Pedro Felipe Inchauspe Cordero; descendiente del Coronel Pedro Luis Inchauspe, destacado combatiente realista, que después de la derrota en Carabobo se unió a las fuerzas patriotas; y de María Josefa Brito. 

Paso su niñez en la ciudad de San Cristóbal, en donde su padre tenía negocios con el ferrocarril, siembras de café y negocio de minas.

Pierde a sus padres a temprana edad, recorre Europa y en Bruselas concluye sus estudios militares y en Filosofía y Letras.

La vida aventurera de Nogales empieza  a los nueve años, cuando su familia se trasladó a Berlín en 1866, donde recibió educación, adquirió cultura, aprendió idiomas y obtuvo  una preparación militar prusiana.

En España abandona su apellido paterno por el de Nogales

 Sus aventuras van desde ser vaquero, minero, cazador, contrabandista de armas, guerrillero en México y Venezuela, conspirador político, viajero, militar, escritor, conferencista y como ya lo dije un destacado antiimperialista.  

Cada vez que leo su autobiografía, soy atrapado por estas líneas  y recorro sus aventuras desde sus conspiraciones contra Cipriano Castro, bajo las ordenes de Porfirio Díaz; con los Rurales mexicanos, luego como contrabandista de armas.

Aparece en el conflicto japonés-ruso como espía doble, pasando por ser cazador en Alaska, en donde lo conocen como “Kid Méndez”, además de tener una pintoresca actuación como vaquero y minero con el apodo de “Nevada Méndez”.

Se une a la Revolución Mexicana, combatiendo bajo las ordenes de Ricardo Flores Magón, combatió contra los norteamericanos a favor de España en Cuba y fue un peligroso conspirador contra los gobiernos de Castro y de Gómez, participando como guerrillero en invasiones, con figuras como el Mocho Hernández quien lo dejaría esperando con tropas y armamentos que jamás llegaron en 1913.

El “Condotiero” venezolano tuvo una destacada actuación como Gobernador Militar en Palestina Central y Transjordania, combatió en los frentes de Mesopotamia, Kut-El-Amara, Cáucaso, Palestina y Gaza  y luego en el asedio de Van.

Tuvo el cargo como Gobernador del Sinaí en Egipto en donde se enfrentó con el no menos famoso ingles Lawrence de Arabia. Por sus servicios obtuvo los grados de Bey del Imperio Otomano y General de división del Imperio Alemán. Recibió la Cruz de Hierro de manos del Káiser Guillermo II y  la Estrella de Mechedieh otomana.

Después de la I Guerra Mundial y al rendirse las Potencias Centrales los británicos le otorgaron un salvoconducto para salir de Constantinopla, siendo admirado por las tropas británicas.

Se dirige a Nicaragua donde vive unos años, conoce a Sandino y colabora con su causa en contra de Adolfo Díaz Recinos, que estaba apoyado por los marines yanquis. Allí escribe el libro “El saqueo de Nicaragua”, que concluyó siendo prohibido en los Estados Unidos.

Por este libro es demandado la editorial Mc Bride, gracias a un marine que lo acusa Nogales de atrocidades cometidas durante la invasión  de Republica Dominicana.

En 1933 el aventurero que vivía en Londres recibe la visita de Ana Mercedes Pérez, quien sería su traductora, a pesar de que el gobierno de Venezuela lo acusaba de peligroso terrorista y bolchevique.

Viaja a Cuba e intenta obtener visa para los Estados Unidos pero el Presidente Woodrow Wilson lo impide, acusándolo de “Verdugo de los armenios”.

Desde una hacienda en las montañas de Gramalote, en los páramos andinos colombianos, escribe “Cuatro Años Bajo la Media Luna”, donde narra sus experiencias durante la Gran Guerra.

Retorno a su Patria, ya había muerto Gómez, gobernaba López Contreras, a quien le ofreció su experiencia militar, pero de igual forma le realiza críticas. Que causa molestias en el Presidente otorgándole un cargo menor en una aduana en Falcón y luego lo envía a Panamá de diplomático donde muere a los 57 años de una cirugía en la garganta el 10 de julio de 1937. 

Rafael de Nogales Méndez fue un testigo de los cambios mundiales que trajo el Primer Conflicto Mundial, estando presente en el derrumbe de los imperios otomano y astro-húngaro.

Fue un defensor a ultranza de las causas por las que combatió, pero siempre cuestiono la guerra y los que se beneficiaron con ella.

Considero que cada actuación de Nogales es digna de un artículo, así que poco a poco iremos nombrando con detalles la vida aventurera de este hijo del Táchira en próximas entregas.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1596 veces.



José Rosario Araujo


Visite el perfil de José Rosario Araujo para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



José Rosario Araujo

José Rosario Araujo

Más artículos de este autor