Honor y Gloria a los venezolanos firmantes del Acta de la Independencia

Sabías qué. Ese 5 de Julio de 1811, representantes de las provincias adscritas a la Capitanía General de Venezuela, después de arduas deliberaciones, se convocaron a la Capilla Santa Rosa de Lima, para dejar su huella en la historia; a través de lo que conoceríamos como el Acta de la Independencia.

Todos los convocados ese día, se habían nutrido de las ideas derivadas del proceso revolucionario francés y norteamericano; Los cuales penetraron en la Capitanía General, con los papeles del Archivo de Miranda, y por las andanzas conspirativas, que otros venezolanos con antelación venían realizando con fervor patriótico.

Con esas ideas libertarias, los fundadores de la República, participaron en la rebelión del 19 de abril de 1810; protagonizaron la elección de los Diputados al Congreso General de las Provincias; declararon solemnemente la Independencia el 5 de julio de 1811; y redactaron la Constitución Federal de los Estados de Venezuela.

He allí el origen y fuente permanente de nuestra férrea voluntad civilista y democrática. Al decir verdad; nuestra historia, por muchos períodos ha estado bajo el dominio de regímenes militaristas, pero siempre ha prevalecido en la conciencia de nuestro pueblo, la herencia dejada por nuestros libertadores.

"Nosotros, pues, a nombre y con la voluntad y autoridad que tenemos del virtuoso pueblo de Venezuela, declaramos solemnemente al mundo que sus Provincias Unidas son, y deben ser desde hoy, de hecho y de derecho, Estados libres, soberanos e independientes y que están absueltos de toda sumisión y dependencia de la Corona de España o de los que se dicen o dijeren sus apoderados o representantes.

Y que como tal Estado libre e independiente tiene un pleno poder para darse la forma de gobierno que sea conforme a la voluntad general de sus pueblos, declarar la guerra, hacer la paz, formar alianzas, arreglar tratados de comercio, límite y navegación, hacer y ejecutar todos los demás actos que hacen y ejecutan las naciones libres e independientes.

Y para hacer válida, firme y subsistente esta nuestra solemne declaración, demos y empeñamos mutuamente unas provincias a otras, nuestras vidas, nuestras fortunas y el sagrado de nuestro honor nacional".

Dada en el Palacio Federal y de Caracas, firmada de nuestra mano, sellada con el gran sello provisional de la Confederación, refrendada por el secretario del Congreso, a cinco días del mes de julio del año de mil ochocientos once, el primero de nuestra independencia. Este es otro saber republicano.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 630 veces.



Douglas Zabala


Visite el perfil de Douglas Zabala para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:


Notas relacionadas

Revise artículos similares en la sección:
Movimiento Estudiantil, Educación


Revise artículos similares en la sección:
Cultura y tradiciones