No dolaricemos, pero...

Hoy leimos un artículo de la camarada Pascualina Cursio sobre lo inconveniente de la dolarización. Si la fuente no fuese confiable habriamos dudado de su autoría.
Afirmó que la dolarización es inconveniente y despachó el tema, desde nuestro humilde punto de vista, sin la regurosidad científica a la que nos tiene acostumbrados.

Coincidimos con ella en que no debemos dolarizar la economía, porque nos estariamos lanzando a los brazos de nuestro enemigo historico, pero los mismos argumentos que usó la camarada, para desechar la idea de la dolarización aplican al posible uso del yuan, el rublo, el euro o cualquier otra moneda que queramos usar como moneda de intercambio nacional y con eso no coincidimos.


El uso de otra moneda impide que podamos generar dinero inorgánico o revaluar y devaluar para responder a condiciones de mercado, pero aporta otros beneficios en situaciones como la nuestra.
Decimos en situaciones como la nuestra, porque es necesario entender que el bolívar es primero irrecuperable y segundo muy manipulable (como lo es cualquier moneda pequeña y debil). Tanto es así que con una pagina web lo hicieron pedazos y con él a la economia del país.

El petro se presenta como la solución, pero a lo interno tiene algunas limitaciones para resolver la situación

que sufre el pueblo. Los ancianos se verian limitados, al igual que los turistas y los que no tengan teléfonos inteligentes, entre otros. Adicionalmente, su fortalecimiento podría durar varios años.


Cierto es que el petro no sería tan fácil de manipular porque su valor responde al precio del barril de petróleo. Sin embargo, si vivieramos otra coyuntura como la que vivimos hace tres años y el barril llegara a costar 15 dolares no sólo tendríamos una fuerte disminución en la entrada de divisas, sino que el poder adquisitivo se reduciría en 60 o 70%... Muy riesgoza la estrategia.


En el mercado internacional es diferente porque ante una caída drástica del precio del barril, bastaria con dejar de lado el petro y vender en otra divisa. Mientras tanto, sirve para evadir el bloqueo y las sanciones gringas.

Al contrario del fondo de la tesis de Pascualina, creemos que a lo interno deberiamos usar el yuan, como una unidad de cambio paralela o alterna al petro. El yuan es una moneda fuerte que nadie puede manipular.
Con esa jugada le damos una fulminante respuesta a los gringos, acabamos con la especulación que existe con el dolar, rompemos con la descarada manipulación de los precios y le damos a los chinos una puerta de entrada a Latinoamerica, con lo cual podriamos obtener beneficios como prestamos en mejores condiciones.

Pascualina expone que las divisas necesarias para dolarizar la economía (habla de 3000 millones de dólares) sólo las obtendríamos privatizando pdvsa, las reservas de oro, coltan y otras y que al hacerlo nos quedaríamos sin las empresas, que hoy generan dichas divisas.
Eso no tiene por qué ser así. Estimamos que para yuanizar nuestra economía requerimos el equivalente a unos 5000 millones de dólares. Dos mil de ellos podriamos extraerlos de las reservas internacionales. Los otros tres mil podriamos conseguirlos mediante la asignacion de minas y campos petrolíferos o de gas.

Ahora, al yuanizar la economía es importante colocar los salarios a nivel internacional (los precios de comerciantes e industriales ya estan internacionalizados)
Esto (pagar salarios internacionales) permitirá eliminar todos los subsidios, dándoles a las empresas del Estado la oportunidad de cobrar tarifas que les permitirían mantener e invertir. De igual manera el contrabando recibiría un duro revez, pues la intenacionalización de los precios en divisas decretaría su fallecimiento. De la compra de efectivo, ni hablar; carecería de sentido.


Ahora, yendo más allá del tema expuesto por Pascualina, es necesario que toda esta estrategia sea acompañada por un plan de eficiencia en las empresas públicas. Sin ello seguiremos alargando la agonía.


El gobieno tiene que entender que los generales, los militantes del partido, los familiares y los compadres no son necesariamente los mejores gerentes y que más alla de la lealtad necesitamos eficiencia.


Allí está PDVSA como muestra. Rafael Ramírez quien sólo tenia como experiencia en la industria petrolera seis meses y no había sido gerente ni de una venta de empanadas lo nombraron Ministro y Presidente de la petrolera estatal... la hizo pedazos.


Todo el mundo lo dice y todo el mundo lo sabe. Es necesario que todas las empresas del Estado esten dirigidas por gerentes expertos.
Si no los hay habra que contratarlos en el exterior pero con gerentes que solo saben gritar consignas, no puede sacarse el pais adelante.
Si esos gerentes son revolucionarios sería perfecto; pero si no, habrá que buscarlos en el mercado internacional, mientras se forman los cuadros de reemplazo.

Hay que salir del círculo infernal en el cual no generamos divisas. Por falta de divisas no mantenemos no invertimos y por no mantener e invertir, no generamos divisas.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 2561 veces.



Alexis Arellano


Visite el perfil de Alexis Arellano para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Alexis Arellano

Alexis Arellano

Más artículos de este autor