La Guaratara

#ANC Estamos Esperando

Parafraseando a Clemenceau, en el caso de la guerra económica que sigue avanzando en Venezuela, hoy más compleja y especializada, podemos decir: "es tan seria que no podemos dejarla sólo en manos de los economistas". Gracias a la audacia y liderazgo del Presidente Nicolás Maduro, contamos con una Asamblea Nacional Constituyente integrada por la diversidad del Pueblo Venezolano; científicos, pensadores, líderes comunitarios, trabajadores, empresarios, productores del campo, Mujeres, Indígenas, todas y todos con conocimientos, saberes y experiencia en los aspectos de la vida económica y social de Venezuela, pero lo más importante con altura Moral y Poder Plenipotenciario.

Aun así, la embestida especulativa, corrupta, inhumana, inmoral y mercantilista de la guerra económica no ha hecho sino enquistarse en productos y sectores sensibles de la sociedad, sin que la ANC ni el Gobierno Bolivariano hayan hecho más que anuncios y maniobras tácticas que el Pueblo apoya con altísima expectativa, como se reafirmó en las elecciones regionales, donde la militancia Chavista, pero también sectores de oposición, dieron su voto de confianza al GPP eligiendo 18 gobernantes revolucionarios, dejándole claro al mundo entero que las y los venezolanos queremos Paz, respeto a nuestra Soberanía y que confiamos en la Revolución el triunfo sobre la guerra económica, dado que la derecha no sólo no propone nada, sino que ha celebrado y apoyado los ataques financieros contra la Patria.

Pocos días después de la Victoria Popular del 15 de octubre el Para-Estado, el "DAESH Tropical" que maneja el mercado en Venezuela, decide elevar los costos de las proteínas, las baterías, los lubricantes y los textiles. La foto de la pechuga más cara del mundo se hizo viral en las redes sociales –muy pocos saben que ese súper market es de Barinas- Las baterías y neumáticos lucen precios tan ilógicos que, si usted se compra cuatro cauchos y una batería, seguro pagará más de lo que cuesta su carrito y así vamos con la harina en 15 mil bolívares, la azúcar –del central azucarero- empaquetada en téticas de 100 gramos y la carne inalcanzable para cualquier hogar que perciba un salario mínimo.

Muy acertada fue la campaña de los Candangueros éste fin de semana: #ANCEstamosEsperando porque elegimos la Asamblea Nacional Constituyente para lograr la Paz y vemos que la violencia contra el Pueblo se ha instalado en la economía; una agresión mucho más descarada porque, mientras los guarimberos se cubrían el rostro, los especuladores lo hacen abiertamente: hace pocos días se vendieron cauchos goodyear en 160 mil bolívares promedio, pero el mismo caucho en otros establecimientos se vende en 900 mil. Lo mismo pasa con las baterías: en un operativo costaron 500 mil, pero a pocos metros otro local las vendió en millón y medio y son los mismos dólares, la misma aduana y el mismo conteiner. Las mismas preguntas surgen al ver que "escasea" la harina y azúcar a precio justo, mientras las redes de corrupción venden por toneladas a precio especulativo.

Se percibe en la etiqueta de los Candangueros que no estamos esperando una reacción unilateral de la ANC, sino esperando que se incluya al Pueblo en la batalla económica por el derecho a la vida. Estamos esperando desplegar los Poderes Creadores del Pueblo para defender la economía humanista; las redes de distribución de las Comunas, un gran centro de importación para el manejo de las divisas; que el Pueblo importe y le de los cauchos, neveras, repuestos, textiles, medicinas a las redes de distribución para su comercialización en bolívares y no a precios paracos. Estamos esperando administrar en las Comunas las guías de ganado y demás proteínas para garantizar la nutrición en cada parroquia. Estamos esperando reactivar las Asambleas de AgroVenezolanos y Viviendos para desmontar las mafias de insumos y casas que se cotizan a dólar paraco. Estamos esperando el impulso necesario para cumplir la palabra del Presidente de hacer cauchos y baterías para auto abastecernos.

La guerra económica es tan compleja que no podemos confiarla sólo a los economistas, los empresarios y los políticos. Por ser guerra, aplica el referente histórico de los Soviets, de los Vietnamitas, de los Cubanos, de los Nicaragüenses: es una Guerra Patria, una Guerra Popular, con profunda Unión Cívico Militar, como advierte Martí: "Toda sociedad, ya en guerra, ya en paz, es un combate".



Esta nota ha sido leída aproximadamente 743 veces.



Joaquín Román Rondón Santiago

Profesor universitario

 unellezjoaquin@gmail.com      @LaGuaratara

Visite el perfil de Joaquín Román Rondón Santiago para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Joaquín Román Rondón Santiago

Joaquín Román Rondón Santiago

Más artículos de este autor