Las ridículas mentiras sobre el atentado de Al Qaeda a un avión Delta: ¿qué hay detrás de estos planes?

El invento de Al Qaeda fue un proyecto global para identificar a cualquier proceso revolucionario con terroristas, y presentarlo ante el mundo como monstruosos, fuera de la ley internacional y fundamentalmente antidemocráticos como actualmente está sucediendo con países como Irán, Venezuela, Cuba, Bolivia y Nicaragua. Para el Pentágono y los Halcones gringos, el mundo debe vivir en permanente tensión, bajo el miedo, en la creencia de que en ningún lugar se puede estar seguro, que los terroristas que ellos han creado jamás bajarán la guardia. Sin ese invento de permanente acoso del terrorismo en el mundo, ¿cómo podrían justificar el estar metidos en Afganistán con decenas de miles de marines, mantener el acoso a la población de Pakistán y controlar Irak? El invento del falso positivo contra Venezuela también tiene que ver con estas estrategias de inventos de fantasmas terroristas.

Ya inventan, pues, que Al Qaeda en la Península Arábiga asumió la responsabilidad por el intento de atentado contra un avión de la compañía estadounidense Delta que hacía un vuelo entre Amsterdam y Detroit, el pasado 25 de diciembre; al mismo tiempo se está relacionando a Venezuela con ETA y con las FARC y repiten cientos de veces al día las imágenes de gente ensangrentada en Irán por terribles disturbios, con el mismo guión que se mostraban en las calles de Panamá antes de la invasión. 2010 se presenta como un año tenebroso. Ya el Gran Hermano es el planeta todo para el Pentágono, y participa manejado por los medios de comunicación con guiones editados, en el que sin investigación de ningún tipo, ya presentan como claro, neto y formal que el grupo terrorista, en un comunicado difundido en foros islámicos de Internet, dijo que la acción era una represalia por la injusta agresión estadounidense contra la Península Arábiga. Reconoce que la bomba no estalló por un fallo técnico.

¡Qué mentira tan descomunalmente ridícula y tan mal montada! Entonces el comunicado de Al Qaeda, lo presentan con una foto de un muchacho nigeriano, un tal Umar Faruk Abdulmutallab, “quien llevaba la bomba escondida y a quien Al Qaeda califica de mártir”. Era tan genio Abdulmutallab que burló todos los dispositivos y tecnologías y las barreras de seguridad en los aeropuertos del mundo, “lo que demuestra la fragilidad de los sistemas instalados en las terminales aéreas internacionales.” En el cursi comunicado, Al Qaeda en la Península Arábiga “pide a los militares de las potencias occidentales que sigan el ejemplo de Hasan y procedan a matar a todos los cruzados por todos los medios". Trabajos hechos para los borregos gringos y europeos que todo se lo tragan, y además están felices porque sus naciones “los están protegiendo de los malditos, feos y criminales terroristas islámicos”.

No hay mejor negocio para las potencias del mundo el que los terroristas nunca mueran. Nadie sabe nada de Ben Laden y se dice que anda vivito y coleando, ahora resulta ha habido informaciones que hablan de la posibilidad de el clérigo Anuar al Aualaki tampoco haya sido muerto en un bombardeo contra un reducto de Al Qaeda en Yemen, porque fuentes de un consejo local yemení donde se registró ese ataque lo han negado. Todo un show.

Ahora bien, esta alarma debe hacerse cada cierto tiempo. No olvidemos que después de los atentados del 11-S, al tiempo ocurrió otro en España, antes la policía londinense habían matado a un pobre brasileño en un tren que nada tenía que ver con terrorismo y más tarde Tony Blair montó todo un show con un farsa de que “del demonio islámico” atacaba de nuevo. Había que coger una madrugada de esos días al mundo en cueros; irrumpir con los mil cuernos sobre un siniestro y satánico plan (de los “fascistas islámicos”, según George W. Bush) para provocar otra catástrofe mundial parecida a la del 11-S. El bandido de Bush cogería la cuerda en su territorio para advertir a su gente que “América no está segura todavía de la mente criminal de Al Qaeda”. Lo grave no es ciertamente este “terrorismo” que para los imperialistas euro-americanos hay que acabar de raíz. No, insistimos, lo importante es crear un estado total de histeria brutal en el mundo, hacer que la gente coja horror para imposibilitarla de que pueda pensar por sí misma, para entonces el Pentágono y sus agentes, en el planeta, consigan extender sus redes controladoras en el mundo. Lo importante es preparar la estrategia de que no se pueden permitir gobiernos irresponsables como Irán, Corea del Norte, Siria, Cuba o Venezuela que “estén jugando irresponsablemente -como lo sostenía Kissinger- con los valores de la libertad y de la democracia, y que puedan permitir que los valores más perniciosos del fanatismo y del terrorismo coloquen en serio peligro la seguridad del ser humano”.

Nadie puede estar seguro que lo que denunció en aquella oportunidad el Reino Unido fuese cierto como igualmente lo que ahora ha pasado en un vuelo Delta que iba a Detroit, no obstante inmediatamente todos los medios lo asumen como cierto, sin discusión y he ahí la gran gravedad de esta manera de tomar estas realidades como irrebatibles. La prensa “seria del mundo”, reseñó la noticia como “TRAMA TERRORISTA EN REINO UNIDO La detención de dos británicos en Pakistán ayudó a frustrar la trama terrorista”; “Detenidas 40 personas en Italia relacionadas con la red terrorista desarticulada en el Reino Unido”. Todo tan vago y ridículo como que “La red terrorista que intentó hacer estallar aviones en pleno vuelo pudo utilizar un cóctel explosivo con bebidas para deportistas activadas mediante reproductores MP3”. Y añaden una cosa que ni un niño de pecho se la traga: “Los cerebros de la operación, Kahlid Sheik Mohamad, organizador del 11-S, y su sobrino Ramzi Yusef, pretendían rellenar con explosivos botes de líquido para lentillas y hacerlos estallar con mecanismos activados con relojes digitales. Sin embargo, cuando los activistas preparaban el explosivo, la mezcla se incendió, lo que les obligó a huir de la vivienda en que se encontraban. La operación se denominó 'Bojinka', ('golpe fuerte' en serbocroata)”.

Otra vez, los borregos gringos y europeos que no tienen cabeza ni para piojos, se ven obligados a tirar en cestos en los aeropuertos sus colonias, sus teteros, sus pastas dentales, sus licores, y cuanto recipiente lleve líquido. Los perros de la policía paralizan los aeropuertos más importantes del mundo, retrasan miles de vuelos y ponen a los infelices a deleitarse con noticias que hablan de un Gran Hermano que los está protegiendo del horror maldito de los árabes, de los musulmanes. Todo esto, mientras Israel vuelve a matar palestinos, mientras renacen las amenazas a Irán con otro ultimátum y mientras Colombia proyecta una agresión contra Venezuela mediante el invento de falsos positivos.


jsantroz@gmail.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 5411 veces.



José Sant Roz

Director de Ensartaos.com.ve. Profesor de matemáticas en la Universidad de Los Andes (ULA). autor de más de veinte libros sobre política e historia.

 jsantroz@gmail.com      @jsantroz

Visite el perfil de José Sant Roz para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



José Sant Roz

José Sant Roz

Más artículos de este autor



US mp N GA Y ab = '0' /ddhh/a92462.htmlCd0NV CAC = Y co = US