Carta al Presidente y a los Comités de Salud:

Presidente ¿Por qué en 11 años no se ha podido aprobar la Ley de Salud de la Revolución Bolivariana y sigue vigente la de Caldera de 1998?

Según nuestra Agencia Bolivariana de Noticias (27-10-2009), nuestro Presidente Hugo Chávez Frías, le pidió el favor a la Asamblea Nacional (AN), en nombre del pueblo venezolano, para que “pronto no quede ni una ley de la cuarta República”, y señaló que aún existen instrumentos jurídicos que frenan el proceso de cambios que vive el país. Usted dijo, Presidente, “si nosotros cambiamos la Constitución cómo vamos a amarrarnos por una ley. Las leyes deben obedecer a la naturaleza de las cosas”.

Yo estoy de acuerdo con usted, señor Presidente, y por eso le voy a recordar que en 1999 votamos para aprobar la nueva Constitución, la Bolivariana, donde se dice expresamente sobre salud, lo siguiente:

Artículo 83: define la salud como un derecho social fundamental parte del derecho a la vida. La salud ya no es concebida limitadamente como un proceso biomédico, sino en su entidad compleja más abarcante de lo social y la vida. El par salud-enfermedad es agrandado a vida-salud. El Estado está obligado a garantizar la salud elevando la calidad de la vida, el bienestar colectivo y el acceso a los servicios. O sea, la cosa abarca toda la política del Estado y no sólo la acción de un ministerio que administra servicios de atención médica. Todas las personas somos corresponsables en el deber de garantizar el derecho.

Artículo 84: establece la creación de un Sistema Público Nacional de Salud (SPNS), parte de la Seguridad Social, gratuito, universal, integral, solidario, equitativo y de integración social; el cual priorizará la promoción de la salud y la prevención de enfermedades y daños, y garantizará el tratamiento oportuno y la rehabilitación de calidad. Este artículo es preciso en el derecho y el deber de las comunidades (Los Consejos Comunales y los Comités de Salud, entre otras organizaciones comunales) de participar en la toma de decisiones sobre la planificación, la ejecución y el control de la política en las instituciones públicas de salud.

Artículo 85: expone que el Estado financiará el SPNS con un presupuesto suficiente para cumplir con los objetivos de la política sanitaria. Asimismo, promoverá y desarrollará una política nacional de formación de profesionales, técnicos y la producción nacional de insumos para la salud. Por último, el Estado regulará las instituciones públicas y privadas de salud.

Artículo 86: garantiza el derecho a la seguridad social, el cual comienza por garantizar la salud y asegura una protección en contingencias que atañen a la calidad de vida de las personas y las familias y a grupos de riesgo.

Desde la Constitución de 1999, se planteó la construcción del Sistema Público Nacional de Salud (SPNS) como una condición para acceder al Derecho Constitucional a la Salud. Asimismo, en la Ley Orgánica de la Seguridad Social de 2002, se legisló sobre la creación del Subsistema de Salud de la Seguridad Social, y después de 11 años no hemos podido hacerlo. Hay varias versiones de leyes de salud y la Asamblea Nacional no termina de aprobar la Ley de Salud. Usted mismo Presidente ha tenido varias Leyes Habilitantes y no ha considerado conveniente aprobar por esta vía esta ley.

Entonces, señor Presidente, ¿Cómo es la cosa? Usted sabe que la ley de salud vigente en la República Bolivariana de Venezuela es la Ley Neoliberal y Privatizadora de Rafael Caldera de 1998, dependiente de la Constitución Nacional puntofijista y cuartorepublicana de 1961. Claro que es verdad que las leyes no crean la realidad, pero el problema es que no hemos cumplido con nuestro plan bolivariano recogido en la Constitución de 1999. Hoy persisten los 400 o más entes relacionados con salud en el país, cada uno actuando por su cuenta. NO HAY UN SISTEMA PÚBLICO DE SALUD. Hay servicios, algunos muy buenos, otros igual de malos que en la cuarta. El NEGOCIO DE LA SALUD, bien gracias, sigue intacto o ha crecido.

Nadie se puede explicar por qué no se ha aprobado la Ley de Salud de la Seguridad Social; por qué usted, Presidente, no ha nombrado una autoridad única que con los trabajadores, las comunidades y los estudiantes, unifiquemos la acción de ese montón de instituciones anárquicas, siguiendo lo que dice la Constitución Bolivariana. Lo que hay que hacer en salud hoy por hoy, aquí o en Pekín, es lo que dice la Constitución.

Barrio Adentro ha sido la proeza en salud más grande que ha hecho nuestro pueblo pobre, encarnado en los Comités de Salud, junto con la invalorable cooperación de la Misión Médica Cubana. Pero NO ES EL NUEVO SISTEMA PÜBLICO NACIONAL DE SALUD. El nuevo SPNS DEBE parecerse a Barrio Adentro y no al Ministerio de Salud, al Seguro Social, al IPASME, etc. O sea, QUE DEBEMOS INTEGRAR LOS 400 O MÁS ENTES DE SALUD DEL PAÍS, INCLUYENDO BARRIO ADENTRO CUBANO, BAJO EL MODELO DE BARRIO ADENTRO. Sin embargo, el resto de los pedazos de servicio de atención médica del país, incluyendo los privados, no le paran ni medio a los compañeros cubanos. Debe usted, señor Presidente, nombrar una AUTORIDAD ÚNICA, que no puede ser cubano, porque estamos en la República Bolivariana de Venezuela y los compañeros cubanos no pueden hacer la Revolución en Salud por nosotros. NO PUEDEN.

El compañero Joaquín García Salabarría, coordinador nacional de la Misión Médica Cubana, en entrevista con el “Correo del Orinoco” (26-10-2009), reconoce que Barrio Adentro “ha logrado conformar un subsistema de salud” con Consultorios Populares, Centros de Diagnóstico Integral, Salas de Rehabilitación IntegraL, Centros de Alta Tecnología, una red de ópticas y puestos odontológicos. Esto es lo que los técnicos de salud llaman Atención Primaria de Salud (APS). Este compañero reconoce, entonces, que Barrio Adentro es “un subsistema”, NO EL NUEVO SISTEMA.

Joaquín García continúa diciendo que en esta etapa de revisión, rectificación y reimpulso, “nos integraremos aún más al resto del sistema de salud venezolano”. El problema es que no existe un sistema integrado de salud venezolano al cual se va a integrar Barrio Adentro, sino 400 o más instituciones públicas de salud que funcionan cada cual por su parte y que deberíamos integrarlas en un sistema basado en Barrio Adentro.

Joaquín García finaliza aclarando que “nosotros no hemos venido acá a establecer programas de salud paralelos ni a transplantar mecánicamente programas que se desarrollan en Cuba”. Y yo le digo, hermano, que la cooperación cubana ha sido y es una de las muestras más extraordinarias de lo que los seres humanos podemos hacer de bueno y bello. Como trabajador de la salud se que para ustedes no ha sido nada fácil, ha sido pura “rodilla en tierra” y “sin un quejido ni un lamento”.

Presidente, el enorme esfuerzo cubano de cooperación no puede relevarnos de nuestro compromiso y nuestra responsabilidad para construir nuestro Sistema Público Nacional de Salud.

Por eso camarada Presidente, aplique las 3R y NOMBRE LA AUTORIDAD ÚNICA QUE UNIFIQUE LAS INSTITUCIONES DE SALUD PÚBLICAS Y REGULE LAS PRIVADAS Y EMPUJE PARA QUE SE APRUEBE ESTE AÑO LA LEY DE SALUD DE LA SEGURIDAD SOCIAL.

Por último, Presidente. En este batalla los combatientes que van a luchar hasta el final son los COMITÉS DE SALUD. No lo olvide.


fmejiasster@gmail.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 3328 veces.



Freddy Mejías


Visite el perfil de Freddy Gil para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Freddy Gil

Freddy Gil

Más artículos de este autor


Notas relacionadas

Revise artículos similares en la sección:
Por los Derechos Humanos contra la Impunidad


Revise artículos similares en la sección:
Actualidad


Revise artículos similares en la sección:
Anticorrupción y Contraloría Social



US mp N Y ab = '0' /ddhh/a89144.htmlCd0NV CAC = Y co = US