La Iglesia le ruega a Nixon que no vaya a colgar los malos hábitos

Sotanas y hábitos de capa caída

El Vaticano informa de que el número de monjas y curas cayó un 10% entre 2005 y 2006, y que muy probablemente este porcentaje se incremente seriamente entre 2007-2008. Esto lo sabe muy bien la Iglesia venezolana, para lo cual se están tomando ciertas absurdas previsiones, la principal de ellas, acercarse cada vez más a los valores y a la ética capitalista. En Mérida contamos con una planta televisora (Televisora Andina de Mérida) que dirige la Iglesia la cual está realmente convertida en un canal porno. Todo allí ahora se muestra en cueros; es el canal por excelencia de la madre de todas las frivolidades regionales como lo es la Feria del Sol (o del Ron). La TAM es prácticamente un canal de puras desbocadas nalgas agitadas al ritmo de Rap, reagueton, cumbias, vallenatos y merengues.

Las candidatas, adolescentes que tienen metida en la cabeza que mientras más “desprejuiciadas” y pícaras se muestren más puntos ganarán para ser seleccionadas, pues, tienen en la TAM la mayor aceptación. La TAM fue la reina de las rumbas, de los destapes de las hembras más desvergonzadas, de las corridas de toros, de las jaranas y bebederas de aguardientes en discotecas, de templetes y otras muchas más perversiones que se disparan durante los carnavales. Ahora bien, esto se hace porque el Presidente Chávez ha tomado como ejemplo la verdadera ética cristiana. Ya vimos cómo el Cardenal Savino Urosa se mostró indignado cuando el gobierno tomó la de decisión de que no se tomara aguardiente en los puestos de carretera para evitar accidentes de tránsito, y el Cardenal puso el grito en el cielo: “Dios mío, en un restaurante siempre hace falta un aperitivo. Es el colmo; este gobierno nos quiere prohibir todo. Estamos sufriendo verdaderamente el comunismo.”

Aunque la cifras de accidente disminuyó a Urosa Savino no se le pasó la calentera: “No fue justo. No hay que estar obligando a la gente a estar sometido constantemente a normas que en nada favorecen la alegría del pueblo.”

Como grupos chavistas se oponen a la barbarie de las corridas de toros, la Iglesia en Mérida la difundió a través de la TAM casi las 24 horas durante la Feria, y se embanderó furiosamente con la recién creada y ridiculísima Cátedra Taurina de la Universidad de Los Andes, regentada por el golpista Fortunato González. Por esto y otras razones, ya nada alarma lo que anuncia el Vaticano de que las nuevas estadísticas reflejan una caída del 10% en el número de hombres y mujeres pertenecientes a órdenes religiosas entre 2005 y 2006, colocándose por debajo del millón de religiosos (945,210). Éstas son cifras publicadas por el L'Osservatore Romano, órgano oficial de la Santa Sede.

Es decir, que 94,790 miembros, en su mayoría mujeres que se dedicaban al rezo, a la educación católica, al pastoreo de almas descarriadas y a los cuidados sanitarios o misiones han renunciado a sus votos (o murieron), y muchos de ellos seguramente se estén dedicando ahora al negocio de la rumba, al jaleo mundano del mercantilismo. En Venezuela el obispo Baltazar Porras más nunca ofició una misa para su pueblo; más nunca hizo visitas pastorales a los pueblos del páramo, a los pueblos del sur. Ahora vive entregado en cuerpo y alma a proteger a Nixon Moreno, a darle toda clase de apoyo para que pueda salir en libertad (luego que fue él quien lo metió en la Nunciatura) y sea lanzado como candidato a alcalde por el municipio Libertador de Mérida. Por todo esto es evidente que en el mundo y sobre todo en Venezuela el declive en la fe católica es galopante, y sigue en desbocado aumento. Estos datos fueron publicados coincidiendo con un encuentro del Papa Benedicto XVI con monjas y curas de varios países, realizado en la basílica de San Pedro. Definitivamente, la Iglesia Católica Romana paradójicamente para sobrevivir se une al mundo horrible de las frivolidades del capitalismo. Envejecida, corrompida, degradada y viendo la disminución de miembros en la parroquia y el clero diocesano, sin escrúpulo de ningún tipo se entrega también a la concupiscencia. El número de monjas cayó un 25% en todo el mundo durante los 27 años del pontificado de Juan Pablo II (1978-2005), según informa la BBC, monjas que tal vez hoy son rapera, bonchonas o qué sabe uno. El acabose, pues…, y Dios nos coja confesados.

jrodri@ula.ve


Esta nota ha sido leída aproximadamente 3245 veces.



José sant roz

Director de Ensartaos.com.ve. Profesor de matemáticas en la Universidad de Los Andes (ULA). autor de más de veinte libros sobre política e historia.

 jsantroz@gmail.com      @jsantroz

Visite el perfil de José Sant Roz para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



José Sant Roz

José Sant Roz

Más artículos de este autor



US mp N GA Y ab = '0' /ddhh/a51799.htmlCd0NV CAC = Y co = US