¡Campeonas de la cancha y de la vida!

No puede sino llenarnos de estupor, rabia, impotencia incluso, lo que ha estallado últimamente con las declaraciones de las jugadoras de fútbol femenino, equipo que nos ha dado muchas satisfacciones y que nos siguen dando, cada una por su lado. El tema del abuso sexual es algo asqueroso, inaceptable y que debe ser castigado con todo el peso de la ley. Pero hay algo más preocupante aún: el tabú que hay en el tema de la sexualidad que a veces se tolera cosas que son agresivas y por ignorar lasa mismas se dejan pasar, suenan "normal" y no es sino posteriormente en que, cuando despierta la consciencia plena, las niñas terminan dándose cuenta que han sido abusadas. Esto debe motivarnos y movilizarnos para acelerar un gran plan educativo y formativo con respecto a este tema que son heridas en el cuerpo de la patria y en lo más tierno que es nuestras niñas y niños.

Particularmente celebro la valentía de estas niñas del fútbol... han estallado una verdadera bomba contra la injusticia, contra el machismo, el patriarcado y todas esas desviaciones y agresiones que son muy propias de los sistemas excluyentes como el capitalismo.

Hay situaciones que hacen de una desgracia el punto de partida de una profunda transformación, de revoluciones, de cambios profundos... Hay que valorar a este grupo de jóvenes que nos está dando una cátedra de cómo se deben hacer las cosas. Parece que la promotora principal es la estrella Deyna Castellanos, pero es realmente interesante lo que han hecho. Un gran número, es decir, todo un equipo, 24 creo, se pusieron de acuerdo y han salido con un documento demoledor. Por una parte denuncian el hecho de abuso, al ser una persona entrenador o entrenadora de una jugadora, y más a esa edad, se crea una relación de padre-hija, no puede ser de otra forma. Seguramente alguna cuente con la presencia seguida de su padre biológico o madre, pero en una concentración el padre de una y de todas es el entrenador, entrenadora y sus equipos técnicos ¿Quien más? Es por ello que pudieran pasar cosas desapercibidas que terminan afectando a las niñas y lo lamentable es que esas heridas son para toda la vida.

Pero veamos lo importante de organizarse y actuar en coyunda, como lo hicieron nuestras heroínas, que ahora no solo lo son manejando con malabarismo artístico un balón, sino que nos dicen que, el poder es colectivo y son las bases quienes tienen que empoderarse de procesos en todos los aspectos y si esto ocurre en el futbol o cualquier otra disciplina, llegó el momento de la denuncia seria y responsable.

El tema de los abusos a niñas y niños no es algo nuevo ni tan lejano como pareciera, pudiera estar más cerca de cada uno de nosotros y nosotras sin que lo percibamos nítidamente. Un gesto, en fin, cualquier cosa que afecte al niño o la niña, ya, de alguna u otra forma, es un abuso; por eso es tan importante que de edad muy temprano exista una educación sexual acorde para erradicar la inocencia, esa inocencia que le sirve a muchas para ocultar los bajos instintos so pretexto de "la familia, la iglesia, la costumbre" Una educación adecuada debe enseñar al niño y niña a conocer cosas sobre su cuerpo y sexualidad con métodos correctos y adecuados que no vayan a los extremos que creen traumas. Los indios nos tienen mucho que enseñar en estos temas, pero para eso tenemos que desprejuiciarnos de un conjunto de "valores" sembrados más bien por la ignorancia que por la ciencia... ¡Dejemos la pacatería y eduquemos en el sentido más amplio de la palabra!

Una sociedad socialista, un partido socialista, cualquier organización revolucionaria debe tener como prioridad la atención del tema del abuso de carácter sexual contra niños, niñas y sobretodo mujeres de todas las edades que son acosadas, presionadas y maltratadas en muchos ámbitos de la vida nacional. Pues mujeres, sigan el ejemplo de las futbolistas, reúnanse en cambote y no se detengan, ¡denuncien! Lleven consciencia a sus compañeros y compañeras, derramemos por toda la patria la conciencia de lo que son agresiones que muchas veces consideramos "algo normal".

Recuerden que no solo basta que exista la tipificación en una ley, hay quienes piensan que solo con eso está "el mandao hecho", pues no, ahora es que falta ¿Cómo comportarse al momento de ser agredid@, dónde ir, cómo armarse de valor y no ser víctima de la burla de las personas producto de la ignorancia y las taras sociales sembradas por siglos? La mujer históricamente ha sido descalificada, minimizada, satanizada y convertida en el motivo del victimario, es decir, se le culpa de "crear condiciones" para ser agredida... es lo más común que se oye: "ah, pero la faldita que cargaba se le veía todo". O lo peor, "a esa le hacía falta macho". Pero lo lamentable es que a veces la propia mujer por falta de consciencia ve esto "como algo normal" y la conducta del macho se hace "normal", la agresión se hace "normal" y es lo que una revolución debe combatir a fondo y para eso tienen, o mejor dicho, tenemos que unirnos; hombres y mujeres para erradicar el machismo y la violencia subliminal contra la mujer en todos los ámbitos y aspectos.

Las muchachas del fútbol nos dan una lección de vida, de capacidad y de lucha... ¡Llegó el momento de reaccionar en todos los ámbitos! El PSUV, el Gran Polo Patriótico, los Colectivos, los sindicatos, las UBCHs, los CLAPs, los Jóvenes, tod@s. Hagamos un cambote cómo nos lo planteó Chávez: socialismo territorial; calle por calle, barrio por barrio, sector por sector, municipio pro municipio, comuna por comuna, estado por estado. Todo el mundo a la batalla por la defensa de nuestras sacrificadas de la historia, las hijas de la pobreza generada, las víctimas más vulnerables del capitalismo, de las grandes corporaciones que nos explotan y nos agreden, las mayores víctimas del asedio imperial... Ellos saben por qué lo hacen, ellos saben que la mujer posee el amor necesario para luchar hasta vencer por la vida, y cuando la consciencia de una mujer despierta no hay enemigo que la detenga, por eso la invisibilizan, por eso la agreden, por eso la atacan en lo sexual porque por allí la traumatizan y la enajenan. Por eso tenemos que cuidar nuestras mujeres con todo el amor, digo nuestras porque donde haya una debemos sentirla todos cómo de todos; no hablo de lo físico, eso es tan banal que ante la amenaza terrible de seguir esclavizando a la mujer, lo importante es aunar esfuerzos, organizarse y luchar.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 690 veces.



Luis Alberto Toro Ojeda

Publicista. Militante de izquierda. Integrante del Frente Bicentenario de Campesinos del estado Trujillo. Integrante del PSUV.

 latojeda@gmail.com      @latojeda

Visite el perfil de Luis Alberto Toro Ojeda para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Luis Alberto Toro Ojeda

Luis Alberto Toro Ojeda

Más artículos de este autor


Notas relacionadas

Otros artículos sobre el tema Liberación de la Mujer

Pulse aquí para leer ver todas las noticias y artículos sobre Liberación de la Mujer