El Juramento Público en un mundo sin valores

Un ser ético sabe que no debe engañar a su mujer, un hombre moral no la engaña, pero un hombre amoral, la engaña y luego busca a un abogado para demostrar su inocencia.

La noticia dice: "La Asamblea Nacional aprobó de manera unánime y en primera discusión el proyecto de Ley de Juramento Público, bajo la premisa de que jurar es declarar la verdad"… "La diputada Rosa León aseveró que este instrumento jurídico resalta la importancia del juramento como una manera oficial de honrar la palabra, como forma de dar el ejemplo con nuestras acciones en reconocimiento de la verdad… Este proyecto de ley actualiza la de 1945… resalta la necesidad del juramento como acto público y solemne al recibir la investidura de su dignidad suprema, con el objeto de asegurar el cumplimiento de sus deberes políticos con verdadera ética y dignidad en beneficio del pueblo venezolano." https://ultimasnoticias.com.ve/noticias/author/oguarate/

A mi manera de ver, más sencillo y honesto, para honrar la palabra con las acciones, sería pedirle cuentas a los que, hasta hoy, han jurado honrar al pueblo venezolano, a la constitución, a las leyes y a la patria… inclusive a Chávez, muchos han jurado ante el comandante en el cuartel de la montaña. Más honesto es exigir cuentas por lo que juraron ¿O será que los juramentos caducan junto con la ley? Como quien dice –"esa ley está pasada", y ya los juramentos de Maduro, Diosdado y los demás ministros no valen, se vencieron…, que no siendo suficiente la excusa del bloqueo y las sanciones, de la guerra económica, ahora habrá que tomar en cuenta la caducidad de los juramentos públicos de todos ellos. Viniendo de gente tan pacata, no me extraña que alguno dijera que ahora sí, con la actualización de la ley, van a honrar sus juramentos.

Pero esta ley fue redactada bajo la premisa –dice la nota – de que jurar es "declarar la verdad". Cómo se entiende esto: primero, cuando quien jura declara ante un jurado o en un juicio público y segundo, cuando el que dice la verdad compromete su palabra con sus actos, es el caso de Maduro como presidente de la república, de Diosdado como presidente de la AN y del resto de los súper amigos. Ellos juraron cumplir las leyes, pero, como no pudieron, buscaron la manera de derogarlas, cambiarlas o desaplicarlas. Ellos juraron respetar la constitución, pero como no pudieron se buscaron a Herman Escarrá para que estirara su interpretación y poder enganchar o ajustarla a sus objetivos inconstitucionales. ¿Para qué una ley de juramento público si tienen a Escarrá y a la AN, para esquivar la verdad con tecnicismos y leyes chimbas?

El juramento no asegura el cumplimiento de los deberes políticos –como dice la "cándida" diputada –, no asegura nada, realmente. En los tribunales se castiga, si acaso, "el perjurio", y no por ser un juramento hecho en vano, sino por mentir en perjuicio de otros. Pero, ¡jurar en vano cuando te nombran presidente de la república o ministro!... Nadie lo castiga, en este mundo hay mil maneras de limpiar la reputación moral de cualquier renegado y delincuente.

En una sociedad amoral como la nuestra el juramento se diluye dentro de la pacatería moral, en la práctica social del "moralismo"; si cuentas con poder, con tecnicismos puedes lavar tus faltas, sin que se te arrugue la cara de vergüenza, sin cargos de consciencia. Puedes falsificar un documento y luego decir que lo actualizaste, puedes violar la constitución inventándote "leyes constitucionales" con el mismo poder que manda la constitución pero que la contradicen, puedes desconocer o anular los otros poderes por un tecnicismo así sea ridículo y minúsculo, desaplicar leyes, acordar en reuniones secretas asuntos de interés nacional, o sea, de forma "ejecutiva"; las fórmulas para salvar tu reputación se buscan dentro de esos tecnicismo y por supuesto, en los "juramentos públicos": "Yo juré cumplir y hacer cumplir las leyes, y es lo que he hecho", dice el perjuro, el abogado hipócrita, y la masa dice amén.

¡Cómo es posible que la oposición acuse de ladrones al madurismo, y este acuse de ladrones a la oposición, cómo es posible que a estas alturas no se sepa dónde está la verdad! Esta es la magia del capitalismo, de la modernidad, que cualquiera tiene la razón, siempre y cuando tenga poder y dinero. Entonces ¿Para qué sirven los juramentos? ¿Para ratificar que somos una sociedad de hipócritas?

La conciencia del deber social, tener fe en algo y en alguien más allá de las apetencias personales, ser moral o querer y luchar para serlo, es la contraparte del juramento. Pero nuestro gobierno (igual que la burguesía apátrida) ha mostrado dentro, en sus prácticas políticas y de vida, que se deben al capital privado y a la ostentación, que apuestan por el capital privado, que la "sociedad incluyente", para el madurismo, es incluir en el concepto de revolución bolivariana a los ricos, como dueños y conductores de los procesos económicos, ¡"capitalismo en lo económico", pues! En ellos, madurismo y oposición progringa, el simple juramento ya es objeción a la verdad, al cumplimiento de las responsabilidades sociales, el que ahora jura nos dice de entrada que no va a cumplir con sus compromisos sociales. En política, y en todo lo demás, la acción lo es todo. Por nuestras acciones se nos conoce, y el juramento es un acto "solemne", pero de hipocresía, incapaz de ser pillada por un masa que confía ciegamente en sus líderes, pero incapaz de verse reflejada en lo pícaros que son, en lo farsantes son su maestros.

Se acabaron los héroes, Bolívar en el Monte Sacro, Chávez en el Samán de Güere, los maestros, los buenos ejemplos de vida, valentía, jovialidad, alegría, amor, se acabó el compromiso y la responsabilidad social, la conciencia del deber social. Un rebaño de moralistas se caga en los valores más sagrados y nadie se inmuta. Te mienten en la cara y tu mientes igual. Vivimos en una sociedad de alucinados y de alucinógenos. Es la magia del capitalismo, poder vivir de la mentira, gracias a gente que vive en la mentira.

REVOLUCIÓN ES NO MENTIR JAMÁS. ¡VIVA CHÁVEZ!



Esta nota ha sido leída aproximadamente 912 veces.



Marcos Luna

Dibujante, ex militante de izquierda, ahora chavista

 marcosluna1818@gmail.com

Visite el perfil de Marcos Luna para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:


Notas relacionadas

Revise artículos similares en la sección:
Por los Derechos Humanos contra la Impunidad


Revise artículos similares en la sección:
Anticorrupción y Contraloría Social