Lo que estaría ocurriendo en el Alto Apure

Hay un montón de noticias sobre los enfrentamientos militares armados en la frontera con Colombia en el Alto Apure en el occidente de Venezuela, sin embargo, ninguna es clara ni precisa. He notado también que hay un montón de gente escribiendo sobre este tema, especulando sobre las razones, a veces echándole la culpa al presidente de Colombia, o a EEUU, o a Israel, acusándolos de por ejemplo conspirar juntos contra Venezuela, de buscar instigar una guerra, o, que tal vez esto es un preámbulo a una invasión militar, y cosas así.

Bueno, aunque todo es posible, y aunque cualquier explicación pudiera describir superficialmente lo que estaría ocurriendo en el Alto Apure, existe un factor fundamental que es el causante principal de este conflicto armado (guerra), y de todas las guerras de la historia de la humanidad.

Ese factor es, la codicia.

La codicia por el dinero, la codicia por el poder, la codicia por el control, de tener más, y más, y más dinero, poder, y control.

Aun en los tiempos antes de la existencia de la propiedad, del dinero, y de las fronteras (países distintos), digamos hace 100.000 años atrás cuando básicamente vivíamos en tribus, no es difícil imaginarnos que pudieran haber existido pequeñas guerras entre las tribus, pero, ¿por qué? Bueno, porque un miembro de una tribu fue a robarles comida o mujeres a la otra tribu, ¿verdad? O sea, algunas personas de una tribu se encontraban insatisfechas con lo que tenían, querían más, y más, entonces fueron a robar, y por eso empezó la guerra.

Hasta hoy en día, el concepto es el mismo.

"Tú me quitas a mí, y yo te jodo a tí."

Todas las razones que siempre hemos escuchado para justificar la guerra, de que estamos luchando por la libertad, o por la democracia, o para erradicar a algún tirano, o para restaurar el orden, o en nombre de Dios o Allah, y cosas así, son solamente fachadas para tapar algo más.

La codicia.

Yo trabajé en la Primera Guerra del Golfo, fui azafata, asistente mecánico en los aviones Boeing 747-100, y también fui intermediario entre los blanco y los árabes --- quienes en aquel entonces generalmente odiaban a los blancos --- cuando se trataba por ejemplo de liberar repuestos para los aviones de las aduanas en Arabia Saudita y Kuwait. Yo intervenía ya que hablaba un poco de árabe, pero lo hablaba con el acento más deseado por ellos, o sea, con el acento Saudí, y también me parecía mucho a ellos, lo cual facilitaba negociar con ellos.

Bueno, operábamos cinco aviones 747-100, entre ellos DJC (ver la foto en el link que sigue), el cual piloté manualmente una vez durante 5 minutos volando sin registro visible y pintado de blanco sobre Bulgaria. Transportábamos a príncipes, princesas, oro, diamantes, armas, mercenarios, francotiradores, diplomáticos, agentes de la CIA, de la MOSSAD, y de MI5, y también transportábamos la mano de obra barata desde Bangladesh, India, y Pakistán para la reconstrucción después de la guerra, y también profesores desde Egipto hacia Arabia Saudita. Además, hacíamos los contratos para el Hadj, el peregrinaje anual a la Mecca (que se encuentra en Arabia Saudita), donde transportábamos a los Hadjis desde Europa, Turquía, Marruecos, Egipto, Nigeria, India, Bangladesh, Pakistán, y Malasia.

Ver foto del avión DJC: https://photovault.com/343345

Ya que trabajé durante esta guerra, allí mismo, en carne propia, sintiendo esas terroríficas ondas de choque provenientes de los bombardeos del territorio iraqí de Basra (al sur del país), tuve la oportunidad de conocer de primera mano muchas cosas que ocurrían detrás de las cortinas, especialmente ya que durante un buen tiempo nuestra base de operaciones se encontraba en el entonces --- también bombardeado --- Hotel Crown Plaza en la ciudad de Kuwait, el mismo hotel donde también se encontraba la principal base de operaciones militares (para esa guerra) de EEUU.

Creo que la mayoría de nosotros quienes manejábamos y trabajábamos esos contratos, sabíamos que Saddam Hussein no era el monstruo que EEUU y sus aliados decían que era, y yo personalmente sabía --- de primera mano --- que no fue Saddam Hussein quien mandó a incendiar los 700+ pozos de petróleo en Kuwait. Entre quienes incendiaron esos pozos, se encontraban las fuerzas armadas especiales de Inglaterra (conocí a uno de ellos), contratadas por el gobierno de EEUU (de acuerdo con lo que él me dijo), y, la razón que incendiaron esos pozos (echándole por supuesto la culpa a Saddam Hussein), fue para aprovechar esta fachada (la guerra) para enseguida obtener, después de la guerra, los contratos para extinguir esos pozos y reconstruirlos, todo pagado por las familias reales de Kuwait y Arabia Saudita.

Sí señor.

La codicia.

¡Había muchísimo más dinero que ganarse al destruir los pozos!

Sí señor.

EL CASO DE ALTO APURE

Entre los años 2000 y 2017 yo viví y conocí casi toda la frontera con Colombia entre el Laberinto al Sur del Lago (Zulia), los páramos del estado Mérida, y San Antonio del Táchira, una triángulo de más o menos 200 x 200 x 200 kilómetros. También fui Miliciano allí durante unos 5 años, y conocí personalmente a francotiradores, militares, generales, narcotraficantes, y paramilitares, sin embargo, jamás conocí a un solo guerrillero, ni colombiano, ni venezolano.

También conocí personalmente a la persona (un venezolano) que antes de que Chávez llegara al poder y les cerrara el negocio, operaba y mantenía --- para un general venezolano --- el monopolio de la importación del cuero colombiano para las industrias venezolanas, específicamente para hacer las etiquetas de jeans.

Él me contó cómo Chávez hacía para romper ese tipo de corrupción en la frontera. Y, siendo una de sus "victimas," él perdió todo, y el general también, y así, poco a poco, Chávez fue limpiando.

Y nosotros, como Milicianos durante el tiempo de Chávez en la frontera, teníamos el trabajo de investigar y de fotografiar los actos corruptos de los efectivos de las fuerzas armadas venezolanas, especialmente la guardia nacional, cuando perpetraban estos hechos, como por ejemplo cuando robaban la comida del Mercal y PDVAL. Hacíamos esto para recolectar evidencias para que enseguida Chávez los sacara de allí.

Nos llamaban a nosotros los Milicianos, la piedra en el zapato de la fuerza armada. Formábamos parte de las fuerzas armadas de Venezuela, pero por orden directa de Chávez, espiábamos a los corruptos dentro de las mismas fuerzas armadas, en la frontera con Colombia.

También conozco personalmente a un exnarcotraficante operador venezolano que trabajaba para uno de los grandes carteles de Colombia y quien se ocupaba de la exportación de la cocaína desde Venezuela después de haber transitado por el país desde le frontera con Colombia.

También, por casualidad, conocí personalmente al jefe --- de entonces --- de las operaciones de preparación para la exportación de la cocaína por barco a través de los puertos venezolanos de Cumaná, Carúpano, y Guiria, en el oriente del país.

Él también me explico un poco de cómo funciona el asunto.

Bueno …


Uno de ellos me explicó que cuando el Estado venezolano incauta las panelas de cocaína, y después de haberse tomado las fotos con cientos de kilos de cocaína en el piso, jactándose de luchar contra el mal, bueno, el mismo Estado, a través de algunos generales, vende esas panelas directamente a la --- supuestamente --- más grande mafia de distribución de cocaína de Caracas situada en la Cota 905, un lugar donde no sorpresivamente han habido gravísimos enfrentamientos armados desde hace varios años ya, pero nadie dice por qué, o sea, se pelean y se matan entre sí, militares, policías, y narcotraficantes, por alguna razón secreta que pocos parecieran conocer. También me dijo que suben la droga, y otras cosas, como armas y comida, vía algunos viejos túneles que se encuentran en los cerros de ese sector (yo no lo conozco), caminos supervisados por miembros de esa mafia, armados con ametralladoras.

En Iraq, la causa de la guerra fue principalmente la codicia por el petróleo y por las antigüedades (las más antiguas y valiosas del mundo). Iraq también se encuentra en uno de los territorios más valiosos del mundo en términos de ganancias relacionadas al comercio, en particular entre el oriente y el occidente del mundo. Iraq es, como Venezuela, un territorio importantes de tránsito comercial, tráfico, etc.

En Afganistán, la razón principal por la guerra fue la codicia por el opio, una de las sustancias más utilizadas por la industria farmacéutica para, por ejemplo, la preparación de la morfina, codeína, y cosas así, drogas muy importantes utilizadas a nivel mundial, y que se encuentran en la lista de los medicamentos esenciales de la OMS.

(Afganistán produce más de 90% del opio del mundo.)

La frontera entre Venezuela y Colombia es un territorio donde se concentran inmensas cantidades de riquezas, gran parte del ellas en forma de droga, combustible, y medicamentos que transitan entre los dos países, y como en el caso de Iraq, que transitan gran parte del país para ser después exportados desde Venezuela (la cocaína) a otros lugares del mundo. La misma situación existe en el sentido contrario, desde Venezuela hacía Colombia (el combustible, los medicamentos, la comida, etc.).

Lo que quiero decir, es que, todo es un negocio, y las mafias que se crean en estos lugares tienen que ver únicamente con la codicia, o sea, se matan para tomar o mantener el control de los mecanismos que generan grandes ganancias.

En otras palabras, de no existir la posibilidad de hacerse súper ricos en todos estos lugares, bueno, no habría nada que causaría conflictos armados o militares, especialmente en lugares tan remotos como el Afganistán o el Alto Apure, donde la única cosa que realmente generaría tanto dinero serían los negocios relacionados a la droga y al tráfico.

Estos enfrentamientos armados y militares en Apure, en mi estimación, no tienen absolutamente nada que ver con algún complot en contra de nuestro país, no señor, solo tiene que ver con la codicia de algunos muy codiciosos políticos y militares y funcionarios y empresarios y traficantes de alto rango de ambos lados de la frontera, si no, no estarían matándose.

¿Ven lo que quiero decir?

Así funcionan las cosas en la vida real.

Todo tiene que ver con el dinero, tanto así que aun la soberanía de nuestro país (el control fronterizo armado por ejemplo) ha sido torcida a favor de la codicia de unos pocos mientras la política es utilizada públicamente y de manera engañadora (acusar a Colombia y EEUU por ejemplo) para encubrir el hecho de que la codicia es la única causa de esta guerra.

Así lo entiendo yo.

Y creo que eso es exactamente lo que estaría ocurriendo en el Alto Apure, o algo muy parecido.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 2309 veces.



Oscar Heck

De padre canadiense francés y madre indígena, llegó por primera vez a Venezuela en los años 1970, donde trabajó como misionero en algunos barrios de Caracas y Barlovento. Fue colaborador y corresponsal en inglés de Vheadline.com del 2002 al 2011, y ha sido colaborador regular de Aporrea desde el 2011. Se dedica principalmente a investigar y exponer verdades, o lo que sea lo más cercano posible a la verdad, cumpliendo así su deber Revolucionario ya que está convencido que toda Revolución humanista debe siempre basarse en verdades, y no en mentiras.

 oscar@oscarheck.com

Visite el perfil de Oscar Heck para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Oscar Heck

Oscar Heck

Más artículos de este autor