¡A que no me quitas esta pajita del hombro!

La vice acaba de ordenar que se investigue a Guaidó por el robo o secuestro de 7 mil millones de dólares que pertenecen a Venezuela. Es raro, la semana pasada estaba Maduro acordando con él la compra de las vacunas por el sistema Covax. ¡Qué cosa! En Petare, siendo niño, yo tenía una pareja de amigos que peleaban casi todas las noches. Siempre, frente al abasto, delante de todos,  terminaban uno de cara al otro jadeantes, mientras un tercero, “casquillero”, le ponía una pajita a “Borola” en el hombro y le decía a Eleazar –“ Elea, a que no le quitas esa pajita del hombro!” – Y mientras, Eleazar, todo “chorreado” iba diciendo –“¡deja que me arreche!, ¡deja que me agite!” – Y así, en esa paja,  todas las noches. Casi nunca peleaban, porque Eleazar nunca le tumbó la pajita del hombro, y cuando se calló la pajita, Elea perdió. Bien, este gobierno se parece a Eleazar de niño, amenazado, ofendido, diciendo –“ya vas a ver, deja que me arreche,  deja que me agite…” –

Sería bueno saber hasta cuándo será esta payasada con Guaidó, el gobierno tiene preso a media PDVSA, a Baduel y a su hijo, sin juicios, muchos sin acusaciones claras, otros sin pruebas, sin defensa. Y con Guaidó (¡estratégicamente!) solo se ponen a “coquetear”, lo amenazan y lo invitan a conversar, “todas las noches”. Al fiscal le han dado en bandeja de plata la oportunidad de su vida para pasar a la historia como aquel que puso preso a un presidente (chimbo, pero presidente al fin, reconocido por muchos), y así se libra de estar acusando por cadena nacional a maltratadores de animales, a asesinos que ya cumplieron condena, a presos que casi que la cumplen, traficantes, ladrones, rateros, como si eso fuera algo extraordinario en este país.

Pero ¿Quién cree en la comedia bufa?, sería muy tonto aquel que se crea el cuento de que este show de la vice es algo serio. En otro país, dependiendo de cuál, Guaidó ya estaría preso, descabezado, o ahorcado hace tiempo. Pero el madurismo siempre quiere jugar con una carta escondida, que siempre deja ver por torpe, como Archie Andrews (Vargas, en mexicano), el de las comiquitas. Para que le crean, obliga; tiene que recurrir a la amenaza y al castigo de sus subalternos, de los más pendejos. Esa carta semi escondida es poder dialogar con el imperio a través de Guaidó, el mensajero perfecto.

Guaidó es el medio que consiguió el gobierno para comunicarse con los representantes de EEUU ¡Cómo lo van a poner preso! Por supuesto, el aguaje continuará, ¡primero muertos que descuidar las apariencias!, se trata de un gobierno  bufo rodeado de “abogados”, capaces de justificar lo injustificable, de torcer la verdad como un mecate. Después de cada amenaza, Guaidó se acerca más al gobierno, es como pescar con amor. Para fin de año, serán uña y sucio.

Otro detalle es el tiempo que tardó el gobierno en prohibir el uso de la vacuna de AstraZeneca en nuestro “esquema” de vacunación: una semana. La OPS (Oficina Panamericana de la Salud) dijo hace una semana que la vacuna que daría a Venezuela sería la AstraZeneca, justo cuando, por primera vez el gobierno declaró que no la recibiría. Sin embargo, en esos días cuando Maduro acuerda con Guaidó sobre la compra de las vacunas con el dinero retenido y administrado por el segundo, nadie dijo nada. “Los fondos liberados, en disputa entre las partes, harán posible la compra de 12 millones de vacunas para unos seis millones de personas. Se trata, en principio, de fármacos patentados por el laboratorio AstraZeneca.”, decía El País este 20 de marzo. Pero algo pasó:

“Caracas, 24 mar (Prensa Latina) El Gobierno de Venezuela denunció hoy el bloqueo de activos en bancos internacionales estimados en siete mil millones de dólares, parte de ellos destinados a la compra de vacunas contra la Covid-19.”…” La vicemandataria señaló los nexos del sector de la extrema derecha representado por Juan Guaidó –reconocido en enero de 2019 por Estados Unidos como presidente encargado- con la trama internacional dirigida a privar al Estado venezolano de sus principales activos en el exterior.”, pero ahora, como el cuento de la zorra y las uvas, no quieren las vacunas de AstraZeneca, cuando eso formaba parte del trato con Guaidó. ¡Qué seriedad!

¿Qué será lo que quiere el gobierno y que será lo que pide Guaidó? No se sabe. Lo que sí es seguro es que nada tiene que ver con salvar vidas humanas. ¡Bisnes!

Somos un pueblo humillado por estos payasos, hay que botarlos del país, terminar con ésto o perecemos como nación, como pueblo ¡¿cuánto deben apalearnos para que recobremos la dignidad?!

¡Volvamos a Chávez!



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1194 veces.



Marcos Luna

Dibujante, ex militante de izquierda, ahora chavista

 marcosluna1818@gmail.com

Visite el perfil de Marcos Luna para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:


Notas relacionadas