Los cuadrantes de Maduro no encuadran en un derecho penal de izquierda

Es el mismo Sistema Represivo Hooveriano y con miras a un Estallido Social

Hace muchos años, cuando existía en el foro venezolano la discusiones de ideas, que lamentablemente fue al final de la era puntofijista y apenas alcanzó los primeros años de la revolución bolivariana, los Isaías Rodríguez (El Fiscal de la Impunidad) la primera sala de casación penal del TSJ que la presidia un individuo abiertamente de derecha y los comisarios de la antigua DISIP y PTJ, que en su mayoría fueron ratificados y "dignificados" en vez de haber sido sometidos a juicio por su desempeño represivo anterior, mataron cualquier tipo de discusión, tan siquiera científica o semi-científica sobre la materia penal y criminológica y peor aun si esta era referente a la aplicación del socialismo o tan solo desde la óptica del "estado social de derecho y de justicia" de rango constitucional, aunque me estoy refiriendo a la materia penal, pero ha pasado así en todas las especialidades del derecho, si acaso hubo alguna discusión en la mal llamada "Quinta Republica" fue en materia del trabajo, tanto para crear los tribunales de esa especialidad como para aprobar la ley orgánica del trabajo, y fue para imponer las tesis patronales y del sindicalismo reformista y pro-estado u oficialistas, ambas pro-patronales y anti-democráticas, guiadas desde los faros reaccionarios de las Facultades de Derecho tanto de la UCV como de la UCAB.

Prosigo; hace muchos años cuando existía discusión de ideas en el foro venezolano, en un taller, precisamente sobre la reforma del viejo Código de Enjuiciamiento Criminal, hoy Código Orgánico Procesal Penal (COPP), hable de un "derecho penal de izquierda" me refería en aquella oportunidad al derecho transgresional que no se limita solamente a reprimir y/o estudiar los delitos susceptibles de ser cometidos por los pobres como son los delitos comunes sino que hace énfasis en los delitos de "cuello blanco", según lo definió Sutherland, en los años 30 del siglo pasado y yo le agregaba los delitos de corrupción, aunque estos no entraban dentro de la clasificación del científico norteamericano, como de cuello blanco, pero si son delitos cometibles por personas de cierto rango o status social, ya que no todo el mundo es alto funcionario público y con "firma autorizada" o con autorización para movilizar cuenta del presupuesto del estado.

Años después, veo en la www, la publicación de un libro del Maestro Eugenio Raúl Zaffaroni, el célebre Magistrado Ponente de la sentencia en contra del Diario Clarín de Argentina, lo más avanzado en derecho que haya hasta ahora en lo que va del siglo XXI, sentencia que desgraciadamente el macrismo logró evadir en parte, pero ahí está ese instrumento jurídico para la historia en donde se le hace una anatomía a un monopolio mediático y de cómo este se debe desmantelar para distribuir ese inmenso poder mediático y social, en la sociedad en periódicos, radios y TV, comunitarias, locales, regionales y nacionales; el libro versa sobre "El Derecho Penal Humano Como Limite al Derecho Punitivo"; este derecho penal humano, también se ha popularizado como "Derecho de Izquierda" porque no es punitivo, toma en cuenta el aspecto social y humano y sobre todo se afinca más en los delitos de "los de arriba" y de "gente de poder" y no en los delitos de los pobres o comunes.

¿QUE DELITOS VAN A COMBATIR LOS CUADRANTES DE PAZ DE MADURO?

Esta respuesta nos la da el propio Maduro, en su cadena de medios públicos y son por supuesto los comunes, el narcotráfico, trata de personas; los mismos delitos que ordena combatir el imperialismo a sus policías subordinadas del continente y por eso dan "asesoramiento" y van a hacer curso a USA que es en donde "cuadran" o captan a los futuros jefes policiales y militares golpistas.

Entre los delitos a combatir no entran los de cuello blanco y corrupción que son los delitos que combate el derecho penal de izquierda como transición hacia la sociedad de no estado y no clases que sería la sociedad perfecta, la comuna para unos y para otros la anarquía, el verdadero auto-gobierno o gobierno del pueblo, para el pueblo por el pueblo.

Entre los delitos a combatir por los cuadrantes de paz de Maduro, no entran los económicos, los que tienen que ver con la calidad de vida de la población, que es el principal problema de los venezolanos motivado a la guerra económica que tiene su manifestación en la hiperinflación y la dolarización, ambas inducidas y formante parte de esa guerra económica.

Y precisamente no entran dentro de los delitos a combatir ni por las policías y el ejercito de Maduro, Diosdado, Padrino y Reverol (La alianza "cívico-militar-policial", la misma consigna de la ultra-derecha de Añez, Meza y Camacho en Bolivia), este último de los mencionados, aparentemente degradado a un ministerio inferior, pero tiene la alta misión de privatizar la millonaria industria de la electricidad, en donde ya han multiplicado por 30 el precio de la factura y va rumbo a su dolarización, al igual que los teléfonos y el internet por medio de una privatización clandestina e inconstitucional, al igual como ya paso con la gasolina y va en proceso el gas; y no entran a combatir por los cuadrantes de paz de Maduro, los delitos de cuello blanco, corrupción y de terrorismo de la oposicion, precisamente porque una cúpula de derecha que ha capturado a la revolución bolivariana se h apoderado del país y pretende instaurar un capitalismo de estado al estilo de la vieja URSS, usando como bandera o justificativo para ello al socialismo y al anti-imperialismo, escudándose en el bloqueo y en la pandemia, que le han caído como anillo al dedo para acelerar tanto la privatización de las empresas básicas del país como el apropiarse de las empresas en manos del estado, incluyendo las no estratégicas como agricultura, turismo y las empresas de servicio en manos de "papa estado" como agua, luz, teléfono, gas, gasolina y otros servicios que tienen que ver con la identificación y extranjería y otras documentaciones.

La Asamblea Nacional Constituyente (ANC) que no sirvió para nada y debe anularse todo lo decidido por ella por inconstitucional y no movió un dedo en contra de la guerra económica, prácticamente derogó la ley de precios justos por un mecanismo más hambreador, anti-popular y pro-burgués que el sistema tripartito del Fondo Monetario Internacional (FMI), la célebre "CONAPRESA", la comisión nacional para la fijación de precios y salarios del puntofijismo que era una mesa en donde se sentaban FEDECAMARAS, el gobierno adeco-copeyano y la burocracia sindical representada en la CTV.

El mecanismo de Maduro-Delcy-Diosdado, aprobado en la ANC que eliminó la ley de precios justo, es que los precios, no lo van a fijar un procedimiento científico y diligente como el que creó dicha ley, buscando lo que se denominó la estructura de precios como forma de apreciar el valor o costo del producto, y una vez determinado este, se autorizaba el aumento de hasta el 35% del valor determinado, como ganancia legitima del empresario que debo decir que este no es ningún método socialista, es reformista, socialdemócrata, previsto dentro del mismo sistema capitalista, este método nació en USA, para nada socialista.

El precio ahora lo fija una reunión de cúpulas (Y clandestina y a veces "inventada"), entre el alto gobierno y el cogollito de FEDECAMARAS o la cúpula de una asociación de empresarios fantasma y paralela, creada por la boliburguesía, y ellos determinan, cual es el precio justo, cuando lo fijan, porque por lo general la idea es no fijarlo, para que la usura y la especulación se consolide con el fin de que abajo en los mercados "el pueblito" lleve el palo parejo por parte de los empresarios alzando arbitrariamente los precios teniendo como patrón el "dólar criminal" (Ahora a este dólar criminal se le agregó el "oficialista", el del Banco Central-BCV) y ese dólar paralelo, es confeccionado, inducido, es el nervio motor de la guerra económica y quien induce a la hiperinflación permanente que es, precisamente, la esencia de la guerra económica que perjudica al pueblo; y aquí el bloqueo no tiene nada que ver, simplemente existe complicidad y en el mejor de los casos negligencia extrema e indolencia por parte del alto gobierno con respecto a la hiperinflación inducida, lo que ha destruido la economía venezolana verdaderamente y no el bloqueo, este último es utilizado por la boliburguesía para justificarse en su indolencia o complicidad soterrada con la burguesía tradicional o FEDECAMARAS para ahorcar al pueblo.

Aparte de este mecanismo anterior de guerra económica que es el causante de la destrucción de la economía venezolana y culpable de la desaparición de nuestra moneda, el bolívar, que es el principal problema, no solo socioeconómico sino policial-penal y criminológico del país, a la lucha de este flagelo deberían estar avocados todos los organismos no solo de seguridad sino los sociales, los encargados de aplicar el socialismo y desarrollar la cultura anti-imperialista en el seno del pueblo venezolano, entiéndase el Gran Polo Patriótico y otros partidos de izquierda, los organismos del estado, encargados del estado de bienestar.

En esta conducta transgresional que son acciones de agresión imperialista yanqui con fines de destruir la economía patria y eliminar la buena calidad de vida que han gozado los venezolanos, sobre todo a partir del año 2004, cuando se rescató a PDVSA, en complicidad con connacionales, en donde están inmersos los delitos de agresión de potencia extranjera al país con fines de destruir la economía y causar ingobernabilidad con miras a tumbar un gobierno legítimamente constituido o provocar una guerra civil para que los venezolanos nos matemos unos con otros, terrorismo de estado imperial, guerra de agresión, delitos de traición a la patria por parte de los venezolanos cooperantes de estas acciones, la usura, la especulación, el acaparamiento, la manipulación con la moneda con miras a destruir el sistema monetario de la republica, violación a la ley de precios justos y los delitos y faltas en ella contenida.

La gravedad y la magnitud de este tipo de delitos, hay concierto de delitos porque son muchos a la vez o interdependientes unos de otros y aparte que hay mucha gente como participes, todo el sector político de la derecha que otrora fue poder, es toda una conspiración en connivencia con la única superpotencia militar actualmente existente que obliga inexorablemente para que los 2384 Cuadrantes de Paz (CP), existentes en los 320 municipios en Venezuela, mas los mecanismos de seguridad y defensa que existan en los otros 15 municipios restantes, en donde no existen CP, se activen y empiecen, en unos, en donde exista producción donde existan puertos, comiencen a hacer el cálculo del costo de la estructura de precios, que en los caos portuarios con la factura de pago o "nacionalización" de la mercancía es suficiente y a ese costo se le agrega hasta el 35% para determinar el precio justo; y en los sitios en donde no haya producción o sean receptores de mercancía venida de otros sitios o de los puertos, buscar la guía de movilización, la cual contiene no solo el origen y destino de ella sino su costo valor.

Conjuntamente con la Policía Nacional Bolivariana (PNB), en los sub-sectores de delitos económicos (Se requiere una policía especializada al respecto), igualmente con las policías regionales, hoy ya adscritas a la PNB y las municipales, en donde la especialidad de defensa y protección al consumidor y usuario o del derecho de la población al acceso de bienes y servicios de calidad, es inherente a la función municipal constitucionalmente hablando; actuaran o como órganos de policía administrativa y/o judicial e igualmente intervendrán la Súper Intendencia de Precios Justos (SUNDDE); La Superintendencia Nacional de Gestión Agroalimentaria (SUNAGRO) y la Súper Intendencia de Bancos (SUDEBAN) y la Defensoría del Pueblo, aunque el organismo natural para combatir este tipo de delitos constitucionales o políticos (Guerra de agresión, traición a la patria, subversión o conspiración, terrorismo, delitos económicos, usura, especulación, acaparamiento, manipulación del sistema monetario, etc.), es la Milicia Bolivariana, ya que ella representa la alianza cívico-militar o el pueblo en armas, quienes deberían despachar desde estos cuadrantes de paz.

Aunque este escrito continuara pero la forma como se están organizando los CP, mostrados este miércoles 3 de febrero por Maduro, es el clásico estilo gringo Hooveriano (Edgar J. Hoover fundador y "genio" de la CIA, reformador y prácticamente reconstructor del nuevo FBI de pos guerra), una policía represiva que actúa como ejercito de ocupación en contra de su propio pueblo, una policía clasista pero esta vez, se nota, que por la forma como se vio que la están reorganizando, no es precisamente para combatir a grupos elites como lo son las bandas de delincuencia organizada, quienes están involucradas o coadyuvan con los delitos de cuello blanco o económicos y de corrupción precisamente sino que se percibe que se trata de contrarrestar a grandes masas, apuntan más que todo precaver un estallido social, creo que se teme un nuevo "caracazo".

Viene la continuación de este artículo referente a la corrupción y los cuadrantes de paz, en la próxima entrega.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1084 veces.



Francisco Sierra Corrales


Visite el perfil de Francisco Sierra Corrales para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: