Entre el dolor, la impotencia y la rabia

No le deseo a nadie vivir lo que he experimentado durante estos 50 eternos y desesperantes días. Tu ausencia física Carlos Lanz, me llena de incertidumbres, angustia y profundo dolor. Tu sabes que siempre creí ser fuerte y firme, que la convicción y la fé desde mi espiritualidad , son como un traje de hierro que me permite contrarrestar el dolor y el quiebre emocional. Sabes que para mí , desde mi concepción religiosa, la muerte es sólo un tránsito a otro plano de eternidad y de luz para guiar y acompañar a nuestros seres queridos. Esa cosmovisión me ha permitido aceptar la muerte como algo tan natural y real como el nacimiento. Por ello el sufrimiento que a algunos y algunas les causa la muerte de un ser amado, a mi sólo me conmueve y me hace aferrarme a mí convicción cosmogónica. Creí prepararme siempre para la ausencia, pero en tu caso todo es distinto. El no saber qué pasó, quién te llevó, dónde estás y por qué no me dicen quién y para qué te tienen, me desespera y angustia. Por qué juegan con nuestro dolor?

Carlos, tu siempre fuiste, eres y serás mi apoyo incondicional, mi amigo, mi compañero, mi maestro, mi protector, mi padre, mi amante y mi gran amor. Así como yo soy para ti tu apoyo, tu compañera de luchas, militancia y convicción, tu madre, tu amiga, tu novia y amante. Realidades nuestras que solo nuestros hermanos y hermanas de la corriente histórica comprenden y saben. Al llevarte, son muchas razones y emociones las que me han arrebatado y sin querer y a pesar de los esfuerzos por mantenerme con firmeza, racionalidad, entereza, moral en alto y con rabia activa, no puedo evitar que en estos momentos de mi vida, 50 días para ser exacta , se evidencie la vulnerabilidad, el miedo, la tristeza, el dolor y el llanto. Creo que no es justo lo que nos está sucediendo.

Se que muchos y muchas han guardado silencio ¿miedo, desconfianza, temor a no comprometerse, complicidades, cuidar su estatus, esperar a ver como se desenvuelven lo hechos, compromisos o todos combinados? Quizás. Se también que a muchos y muchas les agrada verme destruída y a ti desaparecido porque resulta que ser honestos, transparentes, coherentes desde el pensar, actuar y sentir, molesta a muchos y muchas que no están convencidos y convencidas de lo que pueda pasar en éste país. Hablo de esos y esas afines a causas contrarevolucionarias o que simplemente buscan lucrarse de la revolución. Son ellos los mismos que intentan enlodar tu nombre y tu trayectoria tratando de tirarle mierda a lo que ha sido tu lucha y tu trabajo político desde siempre, para empañarlo y vulgarizarlo, pero obvio que no lo lograrán. Puede que a veces me quiebre y me sienta tan pequeñita e indefensa en una sociedad donde predomina el patriarcado, el machismo, la misoginia, el egoísmo, la indiferencia, la cultura de mal poner al otro o tildarlo de conspirador, de salta talanquera y de intrigar , pero no lo van a lograr. Primero porque aquí hay un pueblo noble y valiente que sabe quién es Carlos Lanz y por qué se lo llevan; Segundo porque aquí estoy yo con mi dolor convertido en arrechera para demostrar que no eres ningún traidor ni ningún común que se arrastra ante nadie. Tu moral y tus principios siempre los defiendo ante quien sea, porque eres un revolucionario que se hizo desde antes de la revolución misma y se mantiene revolucionario por encima de quien sea. Por Carlos Lanz no hay que tener miedo ni asumir posturas a medias. La lealtad es asunto de revolucionarios y revolucionarias y no de cobardes que acuden a prácticas como la que te han aplicado a ti Carlos Lanz, o se hacen los y las indiferentes para no comprometerse.

Carlos. tu lealtad revolucionaria no será quebrantada por hipótesis absurdas y estúpidas con argumentos que aseguran, manipuladamente que estabas en planes conspirativos. ¿A qué juegan? Hasta brutos son para redactar. Se contradicen cuando plantean que Carlos Lanz asesoraba al alto mando militar con su trabajo sobre la guerra imperial, por eso no entiendo cómo alguien que asesora al gobierno sobre lo que nos espera y nos alerta para que nos preparemos para poder enfrentar al imperio, pueda estar conspirando contra el mismo gobierno que asesora. Busquen otro argumento que con mucho gusto se los desmonto. La mentira jamás estará por encima de la verdad, ni para sacar ventajas de ningún tipo. Quien se lleva a Carlos sabe de todo lo que el ha investigado y quién sabe si lo que investigó pone en riesgo los planes de quién sabe quién?

Hasta ahora siento que las instituciones responsables de investigar el caso están lentas, sin ningún indicio y sin manifestar información alguna. Es necesario que si los métodos usados hasta ahora no han dado resultados, entonces busquen otros.

En la Cuarta República las desapariciones forzadas de los revolucionarios y revolucionarias, era una práctica cotidiana del fascismo, pero en revolución eso no podemos permitirlo. Carlos lanz representa para el pueblo revolucionario una figura referencial y la revolución no puede permitir que apátridas y traidores nos desaparezcan a los nuestros.

Carlos Lanz y mi persona hemos entregado nuestra historia contemporánea a la construcción de una patria libre, soberana, justa, equitativa, solidaria, sin opresión ni explotación, antiimperialista, feminista, antipatriarcal, libre de violencia de clase, de género, étnica, de credos. Por eso tenemos moral para exigir que se haga una investigación exhaustiva, combinando diferentes formas, métodos, sujetos y estrategias. No podemos seguir dilatando los procesos. En la tardanza está el peligro y los cuerpos de seguridad del estado no pueden seguir demostrando ineficiencia e ineficacia en esta acción que apenas es una de muchas más complejas que se nos avecinan. La revolución tiene que estar en manos de gente competente, eficaces, eficientes, transparentes, estratégicos y leales para poder tener resultados a favor de nuestra causa. No quiero creer que el gatopardismo investigativo es el que se está aplicando, me aterra pensar que la tardanza en el proceso o la investigación superficial, son parte de una estrategia; no apuesten al desgaste y al olvido de la familia y el pueblo. Me disculpan si demuestro desconfianza en mis palabras, pero son muchos días de la tensión al cual hemos estado sometidos y sometidas tanto la familia como los compañeros y compañeras leales que amamos a Carlos Lanz, sin respuesta de su paradero. Los leales, los restiados y restiadas, los y las sin miedos, los y las que hemos salido a defender y exigir la liberacion de Carlos lanz sin temor a ser censurados, exigimos que se actúe con más contundencia en este hecho abominal, rastrero y criminal. Siempre he estado convencida de lo eficiente que son nuestros organismos de seguridad, pero esta vez me arropa la duda y que los enemigos puedan más que nosotros y nosotras. No hay crimen perfecto, entre cielo y tierra no hay nada oculto, nada puede hacerse sin dejar rastros. Entonces pregunto: Qué pasa con el paradero de Carlos Lanz? Donde está Carlos Lanz? Exigimos respuesta ya.

Leales siempre, traidores nunca.

Desde mi concepción feminista, antipatriarcal, antiimperialista, anticapitalista, revolucionaria, Chavista y Madurista, pido a gritos celeridad en el rescate de nuestro amado y respetado Camarada, compañero, hermano y amigo, Carlos Lanz Rodríguez.

*Su desaparición es nuestra derrota, su rescate es el triunfo de la revolución*

 

virginiakingmartinez@gmail.com



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1433 veces.



Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter




Notas relacionadas

Revise artículos similares en la sección:
Por los Derechos Humanos contra la Impunidad


Revise artículos similares en la sección:
Ideología y Socialismo del Siglo XXI