LOD cerca del terrorismo y lejos de la paz

Luisa Ortega Díaz (LOD) es una abogada venezolana que se desempeña como Fiscal General del Ministerio Público por designación de la Asamblea Nacional, el 13 de diciembre de 2007, en sustitución de Isaías Rodríguez, por el período entre 2008 y 2014, siendo ratificada por un período igual el 22 de diciembre de 2014 (2014-2021). Es importante recordar a Danilo Anderson, quien estaba investigando a más de 400 personas acusadas de crímenes contra el Estado venezolano y los asesinatos cometidos durante el fallido golpe del año 2002, contra el comandante Hugo Chávez, quien se había identificado abiertamente como un izquierdista radical y fue percibido como uno de los más brillantes y mejores fiscales del Ministerio Público Venezolano, pero fue asesinado en noviembre de 2004, en circunstancias deplorables. Desde ese año hasta hoy se han agudizado las presiones, hostigamientos, saboteos, guarimbas, penetración de paramilitares, pretensiones de la derecha venezolana y de los EEUU. de intervenir al país, aplicación de guerras no convencionales, e intentos de Golpes de Estado, y el accionar por parte de la fiscalía ha sido lento. En este año el saldo que dejó la oposición venezolana con este tipo de movimientos denominados “guarimbas” dejó un saldo de 50 muertos y 193 personas heridas. Mientras que la ira de Capriles a desconocer al presidente electo dejó en abril de 2013, un total de 11 hermanos venezolanos asesinados; la violencia de María C. Machado y “#lasalida” de Leopoldo López, en el año 2014, mancharon al país con 41 ciudadanos fallecidos y 878 lesionados, acciones éstas cuyos responsables intelectuales, excepto Leopoldo López, aún no han sido castigados.

La escasez de alimentos; el bloqueo económico, la guerra psicológica, los intentos en la OEA por parte de la derecha para que se active la Carta Democrática; las amenazas del inmerecido nobel de la Paz (Obama) y las de Trump, la traición a puertas de los gobiernos entreguistas de Santos, Temer, Macri y Tabaré Vázquez, entre otros mecanismos usados, han sido pruebas de fuego muy duras, de resistencia para el pueblo venezolano, por eso la derecha en su desesperación activa nuevamente las guarimbas para dar la estocada final al gobierno y usa a la convocatoria de una Asamblea Nacional Constituyente como su escudo de que no es viable, a sabiendas de que el presidente Maduro tiene pleno uso para activarla y que solo el pueblo venezolano puede aprobar o desaprobar la misma mediante el voto. No obstante, ante esta situación la fiscal LOD se inclina ante los hechos que promueve la MUD, o los sectores más radicales de ésta y se coloca cerca del terrorismo y lejos de la paz, del lado de la barbarie, del exterminio del chavismo como fuerza política del país y a una gran distancia de la no violencia. Su posición en contumacia con respecto a la supuesta ruptura del “hilo constitucional” tras las sentencias del TSJ sobre las funciones de la Asamblea Nacional, su rechazo a la Constituyente y su apoyo deliberado a las protestas “pacíficas” de los violentos que se vienen ejecutando desde hace más de 14 años en este gobierno, no solo es cobarde (como dijo Mario Silva), sino que es inhumana porque deja al desamparo a un pueblo que ha venido luchando desde y con el comandante Chávez porque se reivindique su posición digna como Ser Social porque fue invisibilizado; es antiética, ineficaz e ineficiente, porque no ha dado las respuestas expeditas necesarias para que se castiguen a los verdaderos responsables de esta crisis, pero lo más lamentable es que su conducta es antipatriota porque ha dejado la mesa servida para que intervengan al país ya no solo por la vía económica —como ocurre actualmente—sino por la vía militar.

Sin embargo, la culpa no es del mono sino de quien le da la hojilla; es decir, la Asamblea Nacional debió haber removido a LOD de su cargo inmediatamente, por lo menos, en su segundo período, porque aún no hay responsables intelectuales en la muerte de Danilo Anderson, convirtiéndose este caso en la primera deuda que tiene la fiscal LOD con el pueblo venezolano en esclarecer este crimen y en darle continuidad a los casos que él investigaba, por legitimar el terrorismo desde el año 2004 y porque no hubo privativas de libertad a quienes en realidad han generado caos en el país y que son parte de las guerras no convencionales que se han venido aplicando en el país. Los venezolanos queremos vivir en paz y quienes acompañamos a este proceso hoy estamos molestos por las debilidades, contradicciones e infiltraciones de la derecha endógena en nuestra lucha. Es hora de que se revise quiénes están al frente de los cargos (coordinaciones, direcciones, gerencias, presidencias o jefaturas) en la administración pública, porque estamos entregando la revolución a sus enemigos. La paz se construye con no violencia más no con debilidad.

esmeraldagarcia2309@yahoo.com
Licenciada en Administración


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1176 veces.



Esmeralda García Ramírez

Licenciada en Administración Articulista

 esmeraldagarcia2309@gmail.com

Visite el perfil de Esmeralda García Ramírez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: