¿Matamos a Robert? Es increíble que en el cerebro escuálido quepa tanta basura

¿Matamos a Robert? Es increíble que en el cerebro escuálido quepa tanta basura

Que los operadores políticos de la derecha venezolana sean capaces de planificar asesinatos como los de Danilo Anderson, aquellos del 14 de abril cuando ”descargaron su arrechera”, los de Puente Llaguno y ahora el de Robertt Serra, debería dolernos pero no sorprendernos. Ellos no hacen sino repetir, una y otra vez, lo que es propio de su pensamiento político… el fascismo, la traición, la violencia.

Allí están los cadáveres de Lovera, Jorge Rodríguez, Noel y tantos otros con los que nos han enrostrado su cobardía y crueldad. Nunca dejarán de actuar de esa manera; así conciben la política. Fueron, son y serán siempre perros de caza dispuestos a destrozar la vida de cualquier joven o de cualquier familia en defensa de los intereses de sus amos del norte y de los internos.

Que por ejercer ese papel de operador político y cipayo interno les hayan permitido crear toda una red de medios, jueces, fiscales, policías, banqueros, notarios y funcionarios de alto nivel para garantizar su enriquecimiento y la impunidad de todos sus crímenes y delitos, a lo largo de estos últimos 100 años, tampoco nos sorprende… Es el pago por los servicios prestados.

Mucho menos nos sorprende que fuera de Venezuela se cuenten por millones los humildes que creen las horrorosas historias que del gobierno venezolana, cuentan estos operadores políticos, sus enfermizos seguidores y sus medios de comunicación con el claro objetivo mostrar al gobierno venezolano como un gobierno hambreador, represor, delictuoso y entregado a un supuesto imperio (así definen a Cuba). No nos sorprende porque ese es el papel de los medios: crear matrices de opinión para defender los intereses de sus dueños y de la clase a la que estos pertenecen.

Lo que si nos sorprende, y es el objetivo a destacar en esta nota, es que a lo interno del país existan supuestas personas inteligentes que teniendo dos versiones diferentes de los mismos hechos, siempre opten por aceptar aquella que emiten los que reiteradamente (hecho que les consta) les han mentido. Es impresionante como aceptan los argumentos de un tipejo como Antonio Ledezma (por sólo nombrar uno) con toda su historia de asesinatos, represión y corrupción.

Que personajes como Andrés Velázquez y Gabriel Puerta Aponte (por sólo nombrar dos) les resultaran en el pasado reciente despreciables y hoy los acepten como aliados y hasta les luzcan agradables, sólo por emitir opiniones contra la Revolución Bolivariana, es algo que de verdad no comprendemos.

Toda esta larga introducción la hacemos para destacar como dentro del escualidismo ya comienza a aceptarse la tesis de que a Robert Serra lo asesinamos los chavistas. O sea, el gobierno mata a sus dirigentes para generar una desbandada y debilitarse a sí mismo… hay que ser imbécil para creer algo como eso; pero ya lo vimos cuando aceptaron y propagaron la tesis de que a Danilo Anderson lo mandó a matar Chávez.

Así también ocurrió con las guarimbas. Al final se tragaron el cuento que la violencia y los muertos los ocasionó el gobierno para derrocarse y tomar el poder que ya tiene… cosas de locos.

Es de verdad impresionante como ese sector se “traga” cualquier argumentación de esos operadores políticos. El paro petrolero que le costó a Venezuela, aproximadamente, el presupuesto de un año de un país como Ecuador lo aceptaron como un acto de heroísmo ''para restaurar la democracia''. Pero bueno, si fueron capaces de ver cualidades de estadista en un analfabeta funcional como Manuel Rosales y un imbécil maricón como Capriles ¿Qué puede esperarse de esa gente?

Se puede entender que adversen al gobierno, pero que asimilen como verdad absoluta argumentos tan imbéciles como que Robert Serra y su pareja son víctimas del propio Chavismo ya raya en una estupidez enfermiza.

Es increíble que cerca de la mitad de los venezolanos haya sido idiotizada de esa forma. Con razón creyeron que los bombillos ahorradores tenían una cámara a través de la cual el mismísimo Fidel Casto los espiaba.


Esta nota ha sido leída aproximadamente 2492 veces.



Alexis Arellano


Visite el perfil de Alexis Arellano para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Alexis Arellano

Alexis Arellano

Más artículos de este autor