Sobre Simonovis pregunto, me pregunto y me repregunto

¿Cuántos muertos tiene Simonovis en su conciencia? Si es que tiene conciencia

¿Cuántos de esas muertes ocurrieron durante el golpe de Estado de 2002 y cuántas antes? Averigüen

¿Cuál de sus víctimas le había dado el más leve motivo para que ordenara su asesinato?

¿Cuántas familias destruyó con su odio antichavista?

¿Cuántos niños nunca más podrán ver a su padre por culpa de este asesino (así se determinó en su juicio)?  

¿Quién ha escuchado una frase de arrepentimiento de este criminal?

¿Cuántos venezolanos con delitos mucho menos graves que el de este criminal  se están pudriendo en una cárcel, sin oportunidad alguna de obtener el beneficio otorgado a este sujeto?

¿Cuántos de aquellos chavistas que buscaban (incluso dentro de embajadas) el 12 de abril, podrían haber soñado con una medida como la  otorgada a Simonovis?

¿Para que la justicia sea igual para todos, manarán a su casa a todos los enfermos graves que estén purgando condena? ¿o sólo se hace con los que tienen respaldo de la oposición y su prensa?

¿No es violatorio de la constitución el otorgarle beneficios a criminales de lesa humanidad?  

¿No usaron para pedir la libertad de Simonovis los mismos argumentos que esgrimieron en favor de asesinos comprobados como Mazuco, Henry Vivas y Lázaro Forero?  

¿De todos los criminales de la oposición beneficiados por jueces complacientes (¿o comprados?) cuál no anda de lo más feliz comiendo hamburguesas, tomando güisqui  y conspirando contra el gobierno?

La pena máxima que en algunos países es la de muerte y no recibe “medidas humanitarias”. Si en Venezuela la pena es mucho más suave (30 años) ¿por qué se otorgan beneficios a condenados capaces de cometer asesinatos en masa?



Esta nota ha sido leída aproximadamente 2404 veces.



Alexis Arellano


Visite el perfil de Alexis Arellano para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Alexis Arellano

Alexis Arellano

Más artículos de este autor