Energía eléctrica para la hermana república de Colombia

La hermana República de Colombia está urgida de energía eléctrica y nosotr@s como excelentes, abnegad@s y sacrificad@s herman@s se la proporcionaremos, sin importarnos los daños que una planta generadora de energía eléctrica que opere con carbón cause a nuestra población, a nuestr@s herman@s carnales, y a nuestro ecosistema, es decir sin importarnos un comino nuestro país, patria y nación.

Lo que importa es que la energía eléctrica que al presente le estamos suministrando a Colombia no satisface sus necesidades de desarrollo porque si bien es cierto poseen minas de carbón regaladas por Venezuela (minas de Cerrajón) su legislación ambiental no les permite dañar el ecosistema. Por ello obtienen la generada por nosotr@s a precios irrisorios, no importa que tengamos que racionar el suministro interno de nuestro pueblo, parece que lo importante es que la oligarquía cucuteña se la distribuya al pueblo colombiano a precios que permitan acrecentar sus fortunas y pueda cómodamente, sin mayores sacrificios, financiar las bandas paramilitares que nos acosan en Venezuela y aterrorizan al campesinado colombiano, al que confinan y empujan a la frontera con Venezuela. Día tras día huyen hacia nuestro país cientos de familias campesinas y mezcladas a ellas elementos paramilitares con órdenes bien precisas de parte del uribismo-santismo (de la oligarquía colombiana y socio imperial).

Nosotr@s, día tras día, acogemos a las familias campesinas colombianas desplazadas por la oligarquía, les damos trato de refugiadas y asentamos en predios adyacentes a la frontera con recursos para desarrollar sus vidas. Parece muy humanitario de nuestra parte pero no es así. Los planes del gobierno oligárquico colombiano son otros:

1.- desplazan al campesinado para apropiarse de sus tierras

2.- se libran de la presión que esas familias campesinas ejercen sobre el Estado fallido colombiano reclamando mejores condiciones de vida

3.- cada día logran localizar más y más originarios de Colombia en áreas aledañas a nuestra frontera común para en un futuro, como lo pauta el derecho internacional, reclamar esas áreas como colombianas (sus habitantes son colombianos)

4.- logran que los paramilitares infiltrados sean protegidos por el Estado venezolano, facilitando así su libre desplazamiento en territorio nacional que les permite ir creando asentamientos estratégicos para los planes del “hermano país” en combinación con las tropas del ejército estadounidense que ocupan Colombia y amenazan la paz en todo el continente.

¿A qué pasos ha avanzado “nuestra hermana república”? Hoy cuenta con aliados nacionales que le hacen el juego, y que por un puñado de dólares osan vender su patria.

Hablamos de los empeñados en explotar el carbón localizado en casi toda la península de La Guajira, con la excusa de generar energía eléctrica para el estado Zulia y vender a Colombia. Plantean ellos, los apátridas ya identificados, una carboeléctrica, sin importar los daños ecológicos y patrimoniales que ello representa. No, la traición no les permite pensar y reflexionar por qué si Colombia también posee minas de carbón (algunas regaladas por nosotr@s) no monta su propia carboeléctrica. Ah, no lo hacen porque, a diferencia de acá, sus leyes ambientales si se cumplen, por ello necesitan un nuevo puente internacional que les permita, a su vez, transportar el carbón que explotan en sus minas por carreteras venezolanas, hasta llegar y embarcar en puertos venezolanos, y dejar toda la contaminación de polvillo de carbón en los pulmones de l@s venezolan@s y los vende patrias, forrados en dinero.

Señores Arias Cárdenas y Jesse Chacón (y los que desde el alto gobierno participan) no sean tan descarados, ustedes mejor que nadie saben que el gas destinado a alimentar el oleoducto transnacional, vía costas colombianas del océano pacifico, ya está por llegar a suelo zuliano y por tanto resolver el problema de generación de electricidad con gas, lo cual resultaría más económico y, fundamentalmente, menos dañino para el ecosistema, además no destruiríamos los bosques y sistemas subterráneos de agua que alimentan los embalses que le proporcionan agua al estado Zulia y pueblos aledaños.

Al matar los ríos Guasare, Socuy y Maché (entre otros sin nombres, quebradas y demás fuentes acuíferas) mataran de sed al pueblo zuliano. No alcanzará el dinero generado por la venta de carbón para solventar el futuro problema de agua que generará la ansiada y codiciada explotación de carbón.

ESO LO SABEN USTEDES. Entonces por qué insistir en destruir nuestro ambiente. ¿Por dinero Jesse? No podrás pedir prestado algo a tu hermano de lo que se llevó de Venezuela con tu complicidad. De hecho ¿cómo salió de la cárcel a donde fue a parar por sus delitos? ¿Qué juez le dio libertada plena si el mismo Chávez lo mando a detener? ¿Tuviste algo que ver en eso Jesse? ¿Para qué nos sirve estar asociados a INTERPOL, no lo podrán detener allá en Miami donde reside?

¿Estará la muerte se Sabino Romero ligada a las ansias de explotación del carbón? Él era uno de los más férreos oponentes a ese ecocida proyecto. ¿Por qué ese ensañamiento contra Sabino, uniendo poderes (Fiscalía General de la República, Poder Judicial y ganaderos, en las personas de los delincuentes Américo Rodríguez, Aponte Aponte y Alfonzo Chacín) para criminalizarlo y al no poder encarcelarlo por años, como era el mandato, mandarlo entonces a matar? El pueblo venezolano debe conocer de cerca esta historia, porqué allí se encuentran los protagonistas de sus pesares.

Arias Cárdenas pretende darnos unas nuevas buenas: “…ya entramos en conversación con los chinos para la explotación del carbón…”, pero lo que no revela es que el carbón es causante de la terrible contaminación que padece hoy la República Popular China.

Esas empresas chinas, con las que amenamente conversó Arias, son las culpables directas del nivel de contaminación que afecta a gran parte del país asiático, “…ciudades del centro, oeste y norte de China experimentan elevados índices de contaminación…” nos informan los medios de ese país. Igualmente señalan que “China invertirá en los próximos tres años hasta 1.75 billones de yuanes (alrededor de 300.000 millones de dólares, 15 billones de bolívares) para combatir la contaminación que afecta a gran parte del país… La concentración de partículas PM 2,5 en el aire, las inferiores a las 2,5 micras y las más peligrosas para la salud por su capacidad de infiltrarse en los pulmones, ha llegado en las peores ocasiones hasta los 800-900 microgramos por metro cuadrado en ciudades como Pekín”.

Es ese el desarrollo que nos plantea Arias y sus compinches; si a esas empresas chinas no les ha importado contaminar su país, por qué harán lo contrario en el nuestro?; revisemos la contaminación ambiental dejada por las empresas chinas a lo largo del tramo de vía férrea en construcción nuestro país; ¿Qué ha hecho el ministerio del ambiente para solventar ese problema y obligar a dichas empresas resarcir el daño causado? Es más, señor Arias, antes de hablar con chinos o con los que ustedes quieran invitar a contaminar el país, DEBEN hablar con las comunidades cuyo hábitat piensan destruir, como lo estipula la Constitución Nacional, con las y los venezolanos que sufriremos en carne propia la contaminación y destrucción del ambiente que usted augura para “su querido pueblo”. Ver notas relacionadas a la contaminación del carbón en

http://www.arcoiris.com.co/2013/02/en-que-va-la-huelga-del-cerrejon/

Conversación familiar:

“Papi, papi, mañana voy de negocio al hermano país”

A.C.: “Hijo, te recomendé paralices toda operación por estos momentos. La cosa no está buena, los indios esos de mierda están arrechos porque le echamos toda la culpa del contrabando de alimentos a ellos, tu sabes el argumento del bachaqueo. Además la guardia no está tan permisiva, tu sabes…”

“Papi tu sabes que tus colegas de la guardia siguen pasando las gandolas de combustible y comestibles, yo sólo pasaré mis dos gandolas y cinco 350 que fue lo que pude llenar con productos de Mercal y Pedeval”

A.C.: “Coño chico, vas a seguir con eso. Tu no ves que eso me compromete y puede salir a la luz pública. Échale un parao a eso ahí.”

“Vergación papi, yo sólo quiero ganarme unos cobres”

A.C.: “Hijo, te dije que no y es no”

“Vergación, yo no me meto con el negocito de carbón que vos teneis con el Jessies ese. Así que vamos a respetarnos: entre bomberos no debemos pisarnos la manguera. Okey papi. Diles a tus colegas que hoy paso y punto”

¿QUÉ DEBE HACER EL GOBIERNO VENEZOLANO CON LAS FAMILIAS CAMPESINAS DESPLAZADAS POR LA OLIGARQUÍA COLOMBIANA?

Para paralizar los planes imperiales, someramente arriba descritos, el gobierno nacional debería prestar la asistencia humanitaria que necesitan las familias desplazadas una vez en suelo venezolano (alimentación y salud); una vez recuperadas, enviarlas vía aérea o terrestre a Bogotá para que resuelvan el problema las autoridades colombianas.

No tenemos nada contra el pueblo colombiano hoy residente en el país, PERO quién se cala millones y millones de seres de otro país, cuando son los gobernantes de su país de origen quienes deben de resolver sus problemas y ellos, los desplazados, luchar en su país para que “su gobierno” se responsabilice por sus habitantes. Que Colombia es un Estado fallido, no es nuestro deber solventarle el problema a la oligarquía colombiana, que lo haga el imperio que ya ocupa ese país.

¡Sabino nos marcó el camino, nos marca el camino, me marca el camino!

¡Patria socialista, libre y soberana! ¡Patria o muerte, venceremos!




 



Esta nota ha sido leída aproximadamente 2884 veces.



Pancho Alegría


Visite el perfil de Pancho Alegría para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:


Notas relacionadas

Revise artículos similares en la sección:
Por los Derechos Humanos contra la Impunidad


Revise artículos similares en la sección:
Anticorrupción y Contraloría Social



US mp N GA Y ab = '0' /ddhh/a187051.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO