Reynaldo Armas y "Er Conde del Guácharo"

"Los músicos no se retiran;

paran cuando no hay

más música en su interior"

Louis Armstrong

"El más irreparable de los vicios

es hacer el mal por necedad"

Charles Baudelaire

 

La primera vez, que iban a presentar a estos dos personajes totalmente opuestos de profesión y creo que fue la única vez, hice todo lo posible y lo imposible por contactar a nuestro gran defensor y difusor de nuestra música venezolana: Reynaldo Armas. Logré conseguir el número telefónico del móvil y alrededor de la diez de la noche me contestó la llamada, después de varios intentos; el mismo cantautor, a quien un gran amigo ya fallecido me repetía, cuando hablábamos de cantantes y compositores ¡Tienes a Reynaldo Armas en un pedestal! Lo único que le respondía ¡No es para menos! La corta conversación de ese momento fue para expresarle, que no entendía, como se presentaba un compositor de tanta creatividad enalteciendo nuestra canta nacional, al lado de una red cloacal desbordada. Desde aquel día mantengo ese número sin molestar a su dueño, a pesar de la gran admiración que le profeso.

El tiempo me ha dado la razón y de qué manera. "El Cardenal Sabanero" hizo una breve pasantía por un episodio de la vida política de Venezuela, como candidato a la gobernación del estado Guárico y al salir derrotado dejó una expresión para la reflexión: ""Mi paso por la política me dejó una grata experiencia y no me dejó ni frustraciones ni rencores. Más bien salí fortalecido porque hicimos la campaña de una forma digna". Ahora el llamado "Er Conde del Guácharo" en su terca manía de ser candidato a la presidencia, lanzó una bomba de excrementos en contra de nuestra música venezolana, tratando de tocar a varios de lo más representativo de nuestro folklor nacional, creyendo, que esos adefesios le iban a reportar simpatía, sin pensar que estaba jugando con el sentimiento nacional y lo único que consiguió es bañarse con sus propias inmundicias, como un trastornado mental.

Por mi parte, no me asombra la actitud de este Conde y menos, cuando echó al aire unos berridos al tratar de ridiculizar a nuestros exponentes de la música del llano adentro, tan parecidos a los Guácharos en su manera de comunicarse al emitir ruidos extraños: chasquidos y gritos, pero en definitiva son animales, el cual forman parte de nuestra fauna. Pero él, se viene asomando, como candidato a la presidencia de la República, lo que no, es más, que una verdadera ofensa a los que amamos nuestras costumbres y vibramos antes las composiciones e interpretaciones de canciones con toda la sonoridad y la belleza de nuestro país a lo largo y ancho, cuando suena un arpa, un cuatro y el sonido bien llevado de las maracas al lado del bajo, alma y vida de nuestro cancionero nacional.

Este Benjamín, tiene un currículo tan abultado, como el que se anda vendiéndose y nadie lo quiere comprar, pero son tantos los oficios manejados, aunque sea en el papel, que, ahora, como candidato a la presidencia se los pega en la ropa, para enseñarlos y de esta manera demostrar estar preparado para ejercer el cargo. Su carta de presentación empieza por un empresario para después pasearse por abogado, político, profesor, comediante, productor, actor y músico venezolano y experto en el "stand up comedy" y esto según la traducción es "comedia en vivo" o "comediante en vivo" y a esto le podemos agregar su último título: CHABACANO CON PLATA, ya que, ni siquiera se puede comparar a las aves del cual agarró el apelativo para hacer bastantes dólares. Si, no lo imaginamos cantando al lado de los que ofendió, queda muy mal parado, no quedándole otra, que apelar a su concierto de groserías para terminar berreando ¡borren lo que he dicho! como si los venezolanos somos unos pendejos.

Si, este "comediante" se da un paseíto por el video, que ha sido visto por la mayoría de los venezolanos y muchos extranjeros dentro y fuera del país y si el extenso currículo le da para sacar una chispa de sensatez y le permite darse cuenta de la ridiculez en que cayó, ya que, no se puede llamar de otra manera, termina bajando la cabeza. Podemos decir sin temor a equivocarnos: da pena ajena, cuando una persona llega a ese extremo de infantilidad, que ni siquiera se les ocurre a los niños en arrebatos de rabia. Los testimonios en contra de este ridículo mortal se han hecho escuchar por los distintos medios y ahora, que entra el invierno el aguacero no lo va dejar en paz, ya que, todo lo dicho en contra de nuestra música y sus interpretes es un fiel reflejo de lo que, él significa. Lástima por los animalitos, que utilizó para darse a conocer.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 3735 veces.



Narciso Torrealba


Visite el perfil de Narciso Torrealba para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:


Notas relacionadas

Revise artículos similares en la sección:
Cultura y tradiciones


Revise artículos similares en la sección:
Ideología y Socialismo del Siglo XXI