FILVEN 2022: una reverencia al maestro Luis Britto

Pocas veces en mi vida ya adultísima, me he topado con hombres extraordinarios, maestros en verdad. Hombres sabios, con una sabiduría diáfana, brillante, que nos llega y calienta el alma. Además, los reconozco por su manera dulce y serena de atender, incluso asuntos terrenales prosaicos, en vez de quedarse en las alturas creando y mirando desde arriba nuestros pesares y dolores, también felicidades.

Ayer sábado en la FILVEN tuve el honor de conocer personalmente a Luis Britto García. Lo admiraba ya por sus trabajos, por las entrevistas que le hace, en ocasiones, Miguel Ángel Pérez Pirela en su programa de La Iguana TV. Y por los textos que escribe con regularidad, aquí y en otros medios, que son objeto de estudio en nuestro grupo Biké. Muy admirado por mi amigo secreto y, sorprendentemente, si bien no es venezolano, nos detalla y traduce la esencia de este gran abogado, escritor, poeta, dramaturgo y ensayista venezolano.

Postulado además varias veces al Premio Nobel de Literatura con más de ochenta y seis libros escritos, contesta: "Esa candidatura es un gesto de amistad. Si uno se mete en la carrera literaria esperando recibir premios está equivocado, se trata del placer de la creación" (La Iguana TV).

Ayer tuve la dicha de compartir con el maestro Luis Britto en dos actividades: la primera con la estupenda Pascualina Curcio, en la inauguración del libro digital "Mundo Nuevo" que, en realidad explica, se reanuda luego de siete años sin ser publicado. Libro adscrito al Instituto de Altos Estudios de América Latina en la Universidad Simón Bolívar.

¡Y qué manera de reanudarse! Pues versa sobre el tema de los efectos perniciosos de las sanciones unilaterales, acompañándose de invitados excepcionales, entre ellos Luis Britto García, pero también el mayor General Pascualino Angiolillo, actual rector de la UNEFA. Quedé gratamente impresionada de la intervención del General Angiolillo, por su conocimiento profundo y detallado de la guerra no convencional, y porque uno siempre cree erróneamente, que los militares no piensan, son los que reciben órdenes de otros que lo hacen. Este militar de alto rango me pareció número uno y me sentí feliz por contar el gobierno bolivariano con aliados tan inteligentes, lúcidos y preparados. Y por tener la UNEFA (Universidad Experimental de las Fuerzas Armadas) a un Rector de esa talla, lamentando lo contrario en nuestra Universidad Central de Venezuela.

La FILVEN 2022, que ya finaliza este domingo, me permitió codearme con la crema y nata de intelectuales y políticos. Hasta saludé espontáneamente al Rector Pedro Calzadilla, sentado detrás de mí, quien sin conocerme devolvió amablemente mi saludo. No solo, como cualquier cristiano educado, cedía su silla para otros que iban llegando.

Como hizo notar el General Angiolillo al respecto de ese detalle: ¡cómo han cambiado los tiempos ahora con un gobierno bolivariano!

También resalto, en un evento del día viernes, las palabras de una profesora de la Universidad Bolivariana, evento al cual asistí invitada por la profesora María Egilda Castellanos, primera rectora de la Universidad Bolivariana: "¡cómo cambiaron los tiempos cuando en mi adolescencia debía comprar un libro a cuotas y ahora muchos libros de interés, llenan nuestros equipos electrónicos de forma totalmente gratuita! ".

Apreciados lectores, todo esto está muy bien, por supuesto, pero les confieso que no cambio un libro en físico, ojeando sus páginas, oliendo las mismas, sintiendo su textura entre mis dedos. ¿Vieja generación? No creo, hasta Diego Fusaro brillante y joven filósofo italiano a quien sigo por you tube con sus comentarios muy lúcidos, nos invita a visitar cuanta librería podamos pues asegura que están en vía de extinción. Siempre fue mi amigo secreto Diogenes quien me presentó esta joya, gran protagonista de una Italia perdida en la locura de su indignidad frente a Estados Unidos.

Propone el maestro Luis Britto García que se unan todos los países afectados por el imperio a fin de protestar, maximizando en una unidad evidente, las nefastas políticas de sancionarnos cuando afectan a la población civil, no combatiente. Cuando somos reos de violación del derecho internacional.

Y nos recuerda, como siempre me señala Diogenes, que las sanciones según el estatuto de Roma, son crímenes de lesa humanidad.

Continua el maestro explicando que, de una manera psicológica perversa, aplicando las medidas coercitivas unilaterales, pretenden lograr inducir cambios en la postura del pueblo frente al gobierno bolivariano y desplazar a Nicolás Maduro. Una conclusión muy interesante de nuestro Luis Britto es la siguiente: "Matar de hambre como forma idónea para tumbar el gobierno quiere decir, en otras palabras, que el imperio reconoce a Venezuela como país democrático, ya no dictador, legítimo."

Igualmente me resonó su aseveración de que las sanciones son, definitivamente, una medida de guerra, y debe sincerarse una declaratoria sincera de esta contiendan que intentan pasar desapercibida. Es una guerra no convencional, de la cual también disertaría en detalle el General Angiolillo.

Como también nos alerta el maestro que mientras en Italia, Japón y otros países en occidente, por supuesto, Estados Unidos, hay unos seiscientos ojos que nos estudian, encerrados dentro de conocidos institutos, además de más de dos mil tanques de pensamiento que buscan la manera de dominarnos y extraer nuestras riquezas para el occidente.

Mientras aquí en Latinoamérica tenemos pocos contados institutos de este tipo, para conocernos y defendernos de tales agresiones. Porque el conocimiento es poder. Resalta la importancia del instituto de Altos Estudios de América Latina que dirige Pascualina Curcio, y revistas como la del Nuevo Mundo (título inspirado en el Congreso anfictiónico de Panamá) que abrirán los ojos a muchos lectores.

Posteriormente el maestro Britto, esa misma tarde debía presentar el libro de cuentos de Miguel Ángel Pérez Pirela, al cual asistí también. Sorpresivamente, a pesar de haber recibido el texto pocos días antes vía digital, me pide revisar un texto en físico que había yo comprado para pedir el correspondiente autógrafo, esto para recordar someramente su contenido y poder hablar con mayor propiedad. ¡En la siguiente media hora!

Resulta, apreciados lectores, que el maestro Britto en la presentación del libro de Pérez Pirela, se explayó de forma totalmente brillante, llevándonos al Caribe, a sus tierras, al ritmo y música zuliana. Nos contagió del éxtasis, de la pasión, arrebato, del frenesí de los caribeños, para finalmente aterrizar en los cuentos del texto, dándole un cierre final con broche de oro. ¡Chapeau!

Se me hizo muy evidente que el maestro Britto no requiere estudiar ni revisar mucho. Su genialidad, su inmensa cultura, su enorme bagaje de conocimiento, su gran lucidez, le permitió bailar cómodamente sobre el escenario, con descripciones asombrosas, románticas, precisas, culturales, llenas de poesía y cantos de nuestro realismo mágico. De los caribeños.

De tal manera que explicó magistralmente, de manera para nada convencional ni aburrida, al joven escritor que bautizaba sus cuentos en el libro "Los espejos no escogen a quien mirar". Una descripción que vale la pena trascribir y conservar, como muestra improvisada de la genialidad de este escritor, abogado venezolano que mucho le ha dado a este país. Y que le seguirá dando vista la energía y destreza con que maneja las situaciones, no solo de la historia mundial y venezolana, sino de un presente concreto, como éste que les relato, improvisado. Solo lo pueden hacer los genios.

Felicito a los promotores de este importante evento cultural, pasillos llenos de libros, paredes llenas de obras de arte grandiosas, como las de nuestro más famoso pintor venezolano Armando Reverón que me cautivan y sorprenden cada vez que las veo, ayer en vivo y directo. Evento que me ha permitido también, imagino a muchos, codearme con la crema y nata de la intelectualidad, incluyendo personajes del gobierno bolivariano, muchos de ellos poetas como Freddy Ñañez, William Tareck Saab, Jorge Rodríguez, Pedro Calzadilla, y otros que no recuerdo. Estaban ahí, bautizando sus libros, hablando de su compromiso con el país, pero también con ellos mismos, con su musa, con su inspiración.

Apreciados lectores, nunca como ahora, incluso en situación de una Venezuela sancionada, con consecuencias brillantemente explicadas en la revista Mundo Nuevo, compilada con autores de excepción, es fácil comprender como la revolución bolivariana llega a la gente.

No solo con más de cuatro millones de viviendas entregadas, no únicamente con bolsas CLAP recibidas por millones de familias para paliar tanta dificultad, no solo con funcionarios muy preparados defendiendo con mucha dignidad y competencia a nuestro Esequibo ante las altas instancia, no solo con un gobierno que logró, a fuerza de sudor y sangre, evitar que la pandemia nos afectara más de lo mínimo inevitable, sino también acercándonos a la cultura, al arte, a lo bueno de la vida que también es necesario y diría, hasta vital.

Muy agradecida por la FILVEN 2022 que hoy cierra sus puertas.

 

Postadata: Espero poder bautizar mi libro en la próxima edición.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 611 veces.



Flavia Riggione

Profesora e investigadora (J) Titular de la UCV.

 flaviariggione@hotmail.com

Visite el perfil de Flavia Riggione para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:


Notas relacionadas

Revise artículos similares en la sección:
Cultura y tradiciones


Revise artículos similares en la sección:
Actualidad