De la contracultura capitalista hacia la cultura ancestral de los pueblos

«La cultura es todo lo que hemos sido, todo lo que somos y aun lo que podemos ser» dijo Hugo Chávez.

Cuando hablamos de la cultura estamos hablando que la cultura es el pueblo y que el pueblo es la cultura. Pero qué significa la cultura. Cómo está relacionada con el pueblo y a qué sistema político obedece.

El concepto de cultura ha variado a lo largo de la historia. En su origen etimológico, la palabra cultura proviene del latín cultus que significa "cultivo" o "cultivado". Este término es el participio pasado de la palabra colere que significa 'cultivar'.

En la Edad Media, cultura designaba un terreno cultivado. En el renacimiento apareció la idea del hombre "cultivado", es decir, alguien instruido en literatura y bellas artes.

A partir del siglo XVIII, se comenzó a usar sistemáticamente el término cultura para referir al conocimiento ilustrado. En el siglo XIX cultura abarcó también los buenos modales y costumbres.

Con el desarrollo de las ciencias sociales en el siglo XX, el sentido de cultura se ha ido ampliando, hasta dar con el que le atribuimos en la actualidad.

De acuerdo a la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura, cultura puede entenderse como el conjunto de los rasgos distintivos espirituales y materiales que caracterizan a una sociedad y que abarca, además de las artes y las letras, los modos de vida, las maneras de vivir juntos, los sistemas de valores, las tradiciones y las creencias (Unesco, 2001). Además, la cultura considera todas las diversas expresiones mediante las cuales una sociedad moldea y reflexiona su convivencia, incluyendo las imágenes e ideas mediante las cuales dicha sociedad representa las formas en que convive y quiere convivir (Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo [PNUD], 2002).

En torno a la cultura la entendemos como el conjunto de hechos creados por la especie humana mediante su facultad de usar símbolos, que incluyen conocimientos, lenguajes, creencias, costumbres, herramientas, viviendas, arte, moral, ley y cualesquiera otras capacidades y hábitos adquiridos por el hombre como miembro de una sociedad.

Cómo está relacionada con el pueblo

En efecto, ningún niño nace sabiendo su cultura, pero es expuesto a ella desde el primer minuto de vida, ya que la generación anterior se encarga de transmitir los códigos culturales a la generación siguiente, a través de la familia, la escuela, los amigos y los medios de comunicación, entre otros mecanismos.

Estos códigos y estos símbolos culturales obedecen a un sistema cultural. En Venezuela por ejemplo desde tiempos pasados el imperio norteamericano le impuso a la sociedad venezolana un cúmulo de símbolos culturales que le permitieron hipnotizar, someter y dominara los venezolanos para crear sujetos consumidores y sujetos controlados por la contracultura del sistema capitalista.

A este respecto Rodolfo Quintero dijo «desde hace más de cincuenta años hay en Venezuela una cultura delpetróleo; un patrón de vida con estructura y mecanismos de defensapropios, con modalidades y efectos sociales y psicológicos definidos, que deteriora las culturas "criollas" y se manifiesta en actividades, invenciones, instrumentos, equipo material y factores no materiales como lengua, arte, ciencia, etcétera».(La Cultura del Petróleo, pág. 19, 2007)

La sociedad venezolana yace influenciada desde hace años por un sistema de índole colonial-capitalista-rentista y contracultural. Y ese sistema ocupa todos los espacios de la vida societal. Por ejemplo, introdujo su maquinaria ideológica en la educación, medicina, ciencia, tecnología, política y sobretodo la contracultura. Porque a través de la contracultura, entendiendo ésta, como la cultura del sistema capitalista nos han transculturizado. El sistema colonial-capitalista-rentista nos ha impuesto su cultura dominante, es decir, su ideología, sus modelos colonialistas y no solo eso, sino que nos han obligado a defenderla y a olvidar nuestra cultura ancestral. Nos han transformado en sujetos defensores de esa contracultura dominante que nos oprime.

Por tanto, Rodolfo Quintero dijo «La penetración en la cultura nacional de elementos materiales de la cultura del petróleo: viviendas, alimentos, vestidos, es complementada por un conjunto de técnicas de propaganda del nuevo estilo de vida para crear en la población criolla hábitos que ayuden al desenvolvimiento de los mercados, necesarios para que los monopolistas extranjeros den salida a la producción de sus empresas.

Tratan de hacer de los venezolanos personas dispuestas obstinadamente animadas del deseo de comprar. De comprarlo todo y pronto, sin importarles las condiciones. Porque comprando consiguen la felicidad, el confort que brindan los refrigeradores, losaparatos eléctricos de cocina, el automóvil, los televisores, etcétera.

Para formar compradores insaciables remodelan la mentalidad de los habitantes de Venezuela, dirigen su lectura, los interesan en la comodidad, les enseñan a vivir la ficción creándoles nuevos estados emocionales, mecanizándolos. Haciendo que todo lo conozcan a medias, sin esfuerzos, sin reflexionar».(La Cultura del Petróleo, pág. 21, 2007).

Cabe destacar que los Medios de Comunicación construyen y aplican buena parte de las formas de conducta de los venezolanos. Conducta impuesta primero y después aprendida. Sus maneras de pensar, esperar y temer son resultados de una contracultura impuesta que construye en nuestro país un mapa de comportamientos, diferentes de los tradicionales.

Existen según Vicente Romano«diseñadores y promotores de esta cultura que dedican cantidadesingentes de energía y dinero al estudio de la influencia y condicionamiento de las conciencias a través de los medios de comunicación. El análisis de esta actividad revela que a través de ella se pretende crear el tipo de ser humano más conveniente para el sistema capitalista de producción y consumo. El objetivo ideal sería convertirnos a todos en apéndices del mercado. Es lógico, por tanto, que el reclamo comercial, la "publicidad", constituya uno de los componentes fundamentales dela cultura actual».(La Formación de la Mentalidad Sumisa, pág. 33, 2006)

En este orden de ideas, nuestra cultura ancestral permanecía en antaño invisibilizada a gran escala por la contracultura del sistema capitalista en todos los estratos de la sociedad, entendiendo que el capitalismo es un sistema de valores de cambio. El capitalismo no tiene una cultura, sino una contracultura, que no es otra cosa sino ideología; y la ideología son todos aquellos elementos espirituales de la sociedad, la ciencia, la moral, la educación, la política, lo jurídico, el arte y todas las formas de vida presentes en la sociedad.

La ideología actúa de forma inconscientemente en los individuos de una comunidad. La ideología está dentro del proceso mismo de la producción. Es un sistema que invisibiliza todos los elementos de la cultura ancestral de un pueblo e impone su contracultura de modo dinámico. La ideología está al servicio de las clases dominantes, pudientes y explotadoras. Lo único que puede oponerse a esa ideología es la conciencia de clase que asumen las clases dominadas y explotadas. Entonces ¿qué es la ideología?

Según Ludovico «la ideología es una región especifica de la superestructura social compuesta por un sistema de valores, creencias y representaciones que tienen lugar en todas las sociedades en cuya bese material exista la explotación y que está destinada, por el mismo sistema, a preservar, justificar y ocultar idealmente la explotación que tiene lugar en la estructura material de la sociedad».

A qué sistema político obedece

Vicente Romano manifiesta que la historia enseña que la clase pudiente nunca está sola. Se arropa con la bandera de la religión, el patriotismo y el bienestar público. Pues sólo reconoce y proclama como bueno para todos lo que es bueno para ella. Tras el Estado existetodo un entramado de doctrinas, valores, mitos, instituciones, etc., que sirven consciente o inconscientemente a sus intereses, John Locke decía ya en 1690 que "el gobierno fue creado para protección de la propiedad". Y casi un siglo después, en 1776, Adam Smithafirmaba que "la autoridad civil se instituyó en realidad para defensa de los ricos contra los pobres, o de los que tienen alguna propiedad contra los que no tienen ninguna".

Las instituciones políticas, religiosas y educativas contribuyen a crear la ideología que transforma el interés de la clase capitalista dominante en interés general, justificando las relaciones de clase existentes como las únicas que son naturales y, por tanto, perpetuas e inalterables. Todas ellas se conjuntan para crear una conciencia uniforme, para dar unidad al pensamiento.

Para preservar el sistema que es bueno para ellos, los ricos y poderosos invierten mucho en la persuasión. El control de la comunicación, el intercambio de informaciones y sentimientos, contribuye de modo eficaz a legitimar el poder de la clase propietaria. Y es en este marco general donde actúan los medios de comunicación de masas (La Formación de la Mentalidad Sumisa, pág. 35, 2006).

En este sentido es pertinente resaltar que las culturas pueden ser afectadas por factores económicos, políticos, comunicacionales y sociales. Por otro lado, se relacionan con otras culturas a través de múltiples mecanismos, recibiendo así su influencia. Todo esto posibilita el cambio cultural. Con esta noción nos referimos básicamente a la transformación, a lo largo del tiempo, de uno o más elementos culturales de una sociedad.

Entre los mecanismos más conocidos de cambio cultural se encuentran: la difusión, que es una forma de transmisión de elementos culturales, la aculturación, que es la imposición de elementos de otra cultura, producto del intercambio cultural, la deculturación, que es la pérdida de la cultura ancestral por la asimilación de la contracultura del capitalismo, la enculturación es impulsada por los seres humanos de mayor edad, que invitan a las nuevas generaciones a adoptar las formas de pensar más tradicionales. Esa invitación, en muchos casos, funciona como una presión o incluso como una obligación y la invención, que es la creación de nuevos elementos culturales o la visibilización de culturas ancestrales.

En otras palabras, la cultura obedece al sistema político imperante en la sociedad y cuando no es así se presenta lo que yo denomino una colisión cultural. Es un espacio tiempo temporal donde convergen la contracultura del sistema capitalista y la cultura ancestral de los pueblos originarios constitutivos de la venezolanidad. Es una realidad donde el sistema de gobierno imperante de un país no se correlaciona con la contracultura capitalista, es decir, con la ideología del imperialismo norteamericano. Es en ese momento cuando la cultura ancestral trata de visibilizarse a través de actividades, estrategias y tácticas precisas, que no solo buscan imponerse en el territorio, sino que suman esfuerzos para invisibilizar, desaparecer o erradicar la contracultura capitalista.

La cultura, así como la hemos presentado, ha de ser percibida como un proceso de producción simbólica, de ideas y sentidos, que se reflejan tanto en sus materiales como inmateriales.

La cultura toca todos los aspectos de la vida humana.

«La cultura no existe sino a través de las culturas» dijo Edgar Morín.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 473 veces.



Allen Nebrija

Poeta, articulista y novelista.

 allennebrija@gmail.com

Visite el perfil de Allen Nebrija para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: