En tres palabras

¡Zobeida: La Muñequera! (III/V)

Este artículo es la continuación de nuestros dos artículos anteriores dedicados a Zobeida Jiménez:

https://www.aporrea.org/cultura/a286938.html (I/V)

https://www.aporrea.org/cultura/a286950.html (II/V)

Como comenté en el artículo anterior (II/V)

Consciente, yo decidí convertir, sin la autorización de Zobeida, el manuscrito que me entregó sorpresivamente aquel día en el "Encuentro Nacional Cultural por la Constituyente", realizado en BANCOMARA y lo utilicé como un introito de mi libro "Universidad, Gobierno y Felicidad". En la que ella - Zobeida - recordó nuestro primer y único paseo por la "Vereda del Lago Maracaibo". Que hicimos con mi hijo menor – en ese entonces – Hugo Alberto, aquel febrero de 1998 (1)

(¡FEBRERO, SIEMPRE FEBRERO!)

Permítanme un paréntesis: Cosas muy trascendentes en mi vida me han ocurrido en Febrero; por supuesto, también me han pasado cosas muy importantes en otros meses. Sólo que el mes de febrero es emblemático en lo personal: Nací un 24 de febrero, me gradué de ingeniero químico un 18 de febrero, me casé un 27 de febrero, mi primera hija, Ingrid Margarita, nació un 11 de febrero, incluso, recibí, por fin mi pensión, justo un mes de febrero cuando ya tenía 66 años. Debí esperar, con paciencia, a pesar de que mucha gente me restrega en la cara que soy un "enchufado"; seis años debí esperar para que me llegara mi pensión del IVSS y ahora, amig@s y vecin@s que son de la oposición, ni se sorprenden cuando les llega casi que "automáticamente" la pensioncita… Inmediatamente, al cumplir la edad reglamentaria. Y, ni lo agradecen. Bueno esa es otra historia… En fin:

FEBRERO REBELDE Y DE GRANDES VICTORIAS

No sólo el 4F de 1992, el 02F de 1999 cuando Chávez tomó posesión de la Presidencia o el 23F de 2019 cuando nos enfrentamos y fueron repelidos y derrotados los encargados de la "ayuda humanitaria", cuando pretendieron ingresar por Tienditas y el Puente que separa a Cúcuta de San Antonio, después del intento del imperio y sus lacayos de invadirnos desde Colombia.

Muchas cosas importantes en el país donde orgullosamente nací, ¡Venezuela!, han ocurrido en febrero… Zobeida nació y murió un 02 de febrero. Incluso, Ezequiel Zamora y Fabricio Ojeda nacieron en febrero y en otras latitudes han nacido seres rebeldes y combatientes, luchadores e inteligentes, creativos e imaginativos como: Camilo Cienfuegos, Kim Il Sung, Pablo Milanés y Albert Einstein, entre otr@s.

Con Zobeida compartí, varias veces, en el mes de Febrero.

También, recuerdo ahora, en febrero compartí, por primera y última vez, con Alí Primera, justo el 12 de Febrero de 1985, en la Plaza José Félix Ribas en la Urbanización "La Victoria" en Maracaibo, como Coordinador de las actividades conmemorativas del "Año Internacional de la Juventud". Después de despedirlo el día 13 de febrero, en lo que sería su último acto público, nos enteramos de su lamentable partida el día 16 de febrero. Justo un año después, un 16 de febrero, me nació una carajita: Sol Libertad. Y ahora, he decidido escribir y publicar este largo artículo, sobre Zobeida, al que le he dedicado mucho tiempo y he tenido numerosas dificultades para culminar, justo en el mes de febrero.

Para mí, aunque nadie lo leyera, es muy importante dejar constancia de estas vivencias con ella y otros seres que nos han unido y consolidado. Aprovecho para pedirles a quienes tengan cosas que contar que lo hagan.

TAL VEZ, ME DESPIDA UN MES DE FEBRERO

A veces pienso… y algo, en mi ser interno, me dice que, tal vez, como Zobeida, partiré algún día en el mes de febrero ¿Quién sabe si será un día en que celebre mi cumpleaños como le ocurrió a ella? Espero que no sea pronto. Tengo muchísimas cosas pendientes por hacer y culminar. Muchos proyectos por realizar. Necesito tiempo para compartir con mis amad@s hij@s sobre todo ahora que much@s de ell@s decidieron – en su libre albedrío – salir del país. Espero poder disfrutar de mis querencias aunque no ha sido fácil encontrar quien comparta con sincero y desprendido amor mis locuras. Siempre aparece en el camino: ¿Cuánto hay para eso? En fin, están pendientes tantos cursos, talleres y eventos por realizar. Artículos y libros por culminar y publicar. Infinidad de información muy relevante por procesar, e incluso, necesito tiempo para culminar una de mis principales "obras de arte": la Casa de América Latina y el Caribe y, por supuesto, posicionar el proyecto de mi maestro Matus: la Escuela Latinoamericana y Caribeña de Ciencias y Técnicas de Gobierno (ESCOLAG) y, de ser posible, realizar un Encuentro Latinoamericano de Universidades y centros de formación para debatir sobre la importancia de formar integralmente a nuestros gobernantes… Tantas cosas que aún esperan por mí.

En fin, como dicen por allí: que sea cuando Dios mande o cuando Dios quiera. En cualquier caso, cuando eso suceda, porque es inevitable; espero reencontrarme con tantos seres humanos que se nos han adelantado, entre ellos, un ser humano especial y muy querido: ¡Zobeida: La Muñequera! Y con ella, tal vez, me consiga en el camino a Otto Ríos, a Domingo León y, por supuesto, a nuestro siempre recordado Alí Primera.

Retomando lo que venía contando acerca de nuestras vivencias con Zobeida: Ella misma – en su carta íntima y muy personal que me entregó ese día – la tituló:

"PERDÓNAME HUGO"

"Te aturdí con tantas cosas. Te hablé y hablé sin cesar. Pero fui feliz a tu lado. Cónchale, aquel pajarito rojo que nos acompañó junto a Huguito [en esa época, mi hijo menor], me puso loca, es que era tan bonito mirarlo cantar en su rama y luego volar, de golpe llega allí, se nos presenta con su poesía Tomás Borge y miré el suelo con la de Alí [Primera], entonces me provoca cantar y canto:

Estando yo sentada debajo de un cují palpitó mi corazón acordándome de ti…Y otra vez, perdóname Negrito es que soy muy necia con eso de que hay que buscar la felicidad y…somos felices si queremos porque Dios así lo quiere y las muñecas igual.

Ahoritica bailé solita por la casa. Bailo mal, eso no importa, soy feliz al bailar. Lágrimas Negras!!! (aunque sea sola) Bendito sea Dios. Bendito seas tú. Bendito sea ese pajarito rojo [tal vez anunciando la llegada de Hugo Chávez] y todos los pajaritos que vienen a tomar agua a mi lado en los pocitos que les hago. Bendito sea por siempre el amor.

Bendita sea la felicidad.

Y callaíto te digo:

Las muñecas de trapo tomadas de las manos con los que nos aman andamos en campaña permanente a favor de la ternura, de la querencia, el amor y de Dios, soñando con un amanecer nuevo y justo para todos, jugando con la gente, tomándonos el perfume de las flores del monte y el cariñito que nos dan.

Un beso, muchos besos.

Una noche de calor y zancudos en Febrero de 1998…

Te recuerdo" (2)

Hoy, también te recuerdo, Zobeida, con sincera humedad en mis ojos. Voy a confesarlo: suspiro, no de tristeza sino de alegría. Porque como vos le recordabas a Alí el día de su siembra – parodiando una de sus canciones – mientras lanzabas a su tumba, en lugar de claveles rojos decenas de muñecas: "L@s que mueren por la vida (como vos, Alí, Domingo, Otto y...) no pueden llamarse muert@s".

PERDÓNAME TÚ, MI ABUSO, QUERIDA ZOBEIDA

En la nota explicativa de ese libro, cuando me tocó responderle, más adelantico en el mismo libro, ya no en privado sino, públicamente, como lo hago ahora, dije en respuesta y no recuerdo si recibió el libro y la leyó:

"Y aquí las publico, tal cual, pa´que (vos) veáis que yo también te recuerdo y aunque de modo más prosopopéyico, también yo me atrevo a escribir sobre el amor y la felicidad. Vos escribís más bonito, porque tenéis el alma limpia. Yo sólo ruego al Creador, que me dé inteligencia infinita para ser feliz como vos. Muchas Gracias Zobeyda, soy yo quien te pide perdón, desde el fondo de mi corazón, por no haber podido acompañarte, esta vez, por la orillita del Paseo del Lago (como se llamaba antes la "Vereda del Lago") Gracias por mantener viva la llama de tu hermosa locura. Gracias por ser como eres. Gracias por irradiar Amor, Paz y mucha Felicidad. Gracias a tu esposo y a tus hijos por dejarte compartir, en libertad, al lado de nosotros.

Gracias a vos, que sin saberlo me estáis haciendo de manera magistral y casi celestial, la presentación de este libro, que, como ningún otro, tiene el valor de la emoción por decirles a todos los que me conocen, los que saben de mis locuras y compromisos, que sigo aquí de pie, firme, aún en el anonimato (1999), que ahora hago público; luchando todos los días (como lo sigo tratando de hacer) a mi modo, por la felicidad de nuestro pueblo. Gracias Zobeyda, por hacerme la presentación de este libro sin que estés enterada" (3)

VENÍA DE PERDER LA OPORTUNIDAD DE "ENCHUFARME" CON EL NUEVO GOBIERNO

Cuando terminé de escribir y diseñar ese libro: "Universidad, Gobierno y Felicidad". Libro que por cierto en un "Aló Presidente" celebrado en la sede de la UBV-Táchira, en Paramillo, siendo Presidente de CORPOANDES, en el 2001, se lo entregué en sus manos a Diosdado Cabello para que se lo hiciera llegar al Presidente Chávez. Nunca supe si el Presidente lo recibió y menos si lo leyó. Supongo que Diosdado se lo entregó.

Venía de conocer y estar en Caracas, unos meses antes, compartiendo preparativos para el inicio del trabajo del nuevo gobierno, antes de que el Presidente Hugo Chávez Frías tomara posesión. Por cierto ¡Oh, casualidad! justo el día del 57 cumpleaños de Zobeida, el 02/02/1999.

Venía, repito, de trabajar nada más y nada menos que con: Ronald Blanco la Cruz, Wilmar Castro Soteldo, Jackeline Farías, William Fariñas, Iván Freites, Edgar Hernández Beherens, Ramón Moreno, Pedro Penso, Pedro Carvajal…También tuve la oportunidad de conocer, aunque no de trabajar directamente con ellos, a: Raúl Isais Baduel, Jesús Aguilarte, Héctor Navarro, Rojas Suárez, Freddy Bernal, Florencio Porras Echezuría, Nicolás Maduro, Tareck William Saab, Pedro Carreño, Jorge Giordani, Diosdado Cabello, Luis Reyes Reyes, Luis Miquilena, Norberto Ceresole, Calixto Ortega, Yadira Córdova, William Lara, Darío Vivas, entre tantos otros personajes que han ocupado importantes responsabilidades o han tenido importante figuración en el país. Venía, además, de ayudar y tratar de promover y posicionar a destacados colegas universitarios de la Universidad del Zulia, que fueron importantes figuras en el Gobierno de Chávez: Imelda Rincón, Nohelí Pocaterra, Jesús Manuel Delgado Ocando y Gastón Parra Luzardo, entre otr@s.

DESILUSIONADO ME INSTALÉ EN MÉRIDA

Decepcionado, de ver cosas y situaciones que no me gustaron en Caracas, sin interés en ocupar ningún cargo y convencido en que comenzaríamos con importantes fallas y eso influiría en que al final pudiéramos hacer un mal gobierno o una inadecuada gestión, por la forma desordenada y disparatada en que se hacía el trabajo inicial de seleccionar inadecuadamente a quienes ocuparían los más importantes cargos de dirección y las contradicciones que comencé a observar entre actores claves que se supone debían cooperar y trabajar unidos; así como al captar atisbos de corrupción que inmediatamente percibí y que no hay dudas venían en camino, me fui muy preocupado y hasta molesto a Mérida a coger "aires" renovados, a meditar en la soledad, a disfrutar de la naturaleza de aquellos espacios y a escribir y publicar este libro: "Universidad, Gobierno y Felicidad". Confiado en que serviría, más adelante, para ayudar, al nuevo gobierno del Presidente Hugo Chávez, a formar a sus equipos de trabajo y hacer un gobierno a favor de la felicidad de nuestro pueblo.

Apoyado en el proyecto ESCOLAG del maestro Carlos Matus. Antes de regresar a Maracaibo y luego irme a Mérida, dejé una comunicación para la consideración del Presidente Chávez que, oportunamente, entregué a Ramón Moreno quien participaba en una Comisión que coordinaba Héctor Navarro y en la que por "pendejo" y bobo, desistí de participar aunque había sido nombrado oficialmente por el propio Presidente Chávez, a través de Ronald Blanco La Cruz y Jesús Aguilarte.

Me fui a vivir en Mérida, en "Valle Feliz", vía el páramo "La Culata". Fui a asesorar a las recién electas autoridades rectorales de la ULA, a quienes había ayudado a diseñar su programa de gobierno y su estrategia electoral, bajo la batuta de mi apreciado amigo y colega profesor, el Ing. Felipe Pachano y con la participación de Léster Rodríguez y Marios Bonucci (¡Casualidad, los tres llegaron a ser Rectores de la ULA!), además, fui a asesorar al equipo de PLANDES, donde, por cierto, conocí a Ramón Moreno. Así mismo fui a colaborar con un grupo de profesores universitarios que aspiraban dirigir la Facultad de Ciencias Forestales en la ULA. Que, en efecto, ganaron el Decanato. Me olvidé por un tiempo de la posibilidad de asumir responsabilidades directivas en el gobierno de Chávez y me dedique a lo que más me gusta: Leer, escribir y dar clases. Asesorar en el diseño de programas de gobierno, estrategias electorales y en el diseño y seguimiento a los planes de trabajo y Salas de Control de Gestión. Aunque, me han dado pocas oportunidades para hacerlo.

Allí, en "Valle Feliz", en un anexo a una hermosa casa de campo, al lado de un riachuelo, vía "El Páramo La Culata", me inspiré para terminar de redactar, diseñar la edición y lograr la publicación, en tiempo record, del libro que prologó, sin saberlo y sin su autorización, nuestra querida Zobeida Jiménez: ¡Zobeida "La Muñequera"!

Si me hubiera "enchufado", en ese entonces, probablemente, no hubiera terminado de publicar este libro y, por tanto, no hubiéramos disfrutado del prólogo de Zobeida y no estuviera contando, como lo hacía Otto Ríos, ésta casi olvidada historia ¡¡¡Nada es casual!!!

¡LA DIFÍCIL TAREA! : ZOBEIDA Y DOMINGO LEÓN

Domingo León fue un extraordinario y poco común revolucionario venezolano quien vivió muchos años asilado en Cuba y al final de su vida regresó a Venezuela y en condiciones muy limitadas e inconcebibles, contando con el apoyo solidario de camaradas venezolanos y cubanos, pudo superar innumerables dificultades. Murió en un CDI en Caracas. La ciudad que lo vio nacer. Fue merecidamente reconocido en Cuba, el 07 de febrero (¡Qué casualidad!) de 1973, por el Jurado del Premio Literario Casa de las Américas en Cuba, con el género testimonio. El jurado, integrado por Héctor Bajar (Perú), Larois Moreira Alves (Brasil), Nils Castro (Panamá), Pedro Martínez Fírez (Cuba) y Hugo Chinea (Cuba), se dirigió a Domingo para expresarle:

"Su libro trasunta fe e intransigencia revolucionaria… Le instamos a revisar su libro y trabajar sobre él para que no se pierda para América Latina esta página revolucionaria de Venezuela y, particularmente, el mensaje humano y político que de ella emana, gracias por la pertinente vitalidad de su principal actor"

Por su parte, Mario Benedetti, uno de los más destacados intelectuales uruguayos y latinoamericanos, le escribe en un manuscrito:

"Domingo: Leí tu libro de un tirón. No sé exactamente si es prosa o poesía, ni eso importa demasiado, lo que sí importa es su fuerza testimonial, su convicción revolucionaria, su optimismo sobrio pero altamente contagioso. Una lectura conmovedora. Abrazos"

Much@s de los que conocimos a Domingo León consideramos que él fue y representa un ejemplo de compromiso, perseverancia, sacrificio y entrega total.

¡LA DIFÍCL TAREA DE "LA DIFÍCIL TAREA"!

A Domingo León lo conocí gracias a Juan Luna –seudónimo que, según tengo entendido, utilizó Julio Escalona, en la clandestinidad, cuando comandaba la Organización de Revolucionarios (OR) – a través del libro: "Por el camino con Domingo León". Al leerlo me identifique plenamente y abracé con afectos a Domingo. Tiempo después, en 1978, cuando viaje, por primera vez, a Cuba, en el marco del "XI Festival Mundial de la Juventud y los Estudiantes", con firme decisión lo fui a visitar. Casualmente, en esa oportunidad, nos alojaron en el hermoso Hotel Nacional, en la Habana, en el Vedado, donde él se encontraba alojado como gesto solidario del gobierno cubano. Desde entonces, nos hicimos grandes amigos y compañeros. Más adelante, asumí con él, el compromiso de editar su libro: "La difícil tarea". En su presentación o introducción, que me hizo el honor de concederme, narro el periplo vivido con ese libro. Lo titulé: "La difícil tarea de la difícil tarea". Algún día lo publicaré por Aporrea (4)

De verdad, fue una muy difícil tarea la que me asignó Domingo, de quien he hablado en otras oportunidades, aunque no tanto como lo he deseado. Todo tiene su tiempo. Han pasado 8 años de la partida de Zobeida para decidirme y dedicar tiempo a compartir con otr@s estos recuerdos, estas vivencias y experiencias, aunque sea en forma rasante, como bocetos de un cuadro del porvenir.

GASPAR VELÁSQUEZ LO HA TENIDO ¡PRESENTE!

Gaspar Velásquez, sí se ha encargado por su propia cuenta e iniciativa de hacer lo que muchos de nosotros no hemos hecho. No sólo escribir sobre la vida, obra y las circunstancias que vivió Domingo León, sino de proponer la creación de una Orden al Mérito Revolucionario que lleve su nombre. Especialmente dirigida a los jóvenes que se destaquen. Incluso, publicó un artículo que nos hizo recordar nuestra difícil tarea. Como fue la difícil tarea de Chávez, la de Domingo, e incluso, la de la propia Zobeida. Quienes, como sabemos, no pudieron completar su obra y sin embargo, cumplieron con su difícil tarea. Tarea asumida por consciencia con su pueblo e incluso, con ellos mismos. Pareciese que las tareas y los proyectos trascendentes requieren para su concreción varias generaciones que le construyan y le garanticen su viabilidad y su concreción en la realidad.

Lamentablemente, no sólo muchas veces no contamos con el apoyo de quienes le corresponde, sino que no hemos entendido que ¡Todo tiene su tiempo! Y como dicen quienes son creyentes: "el tiempo de Dios es perfecto". Lo que es imposible hoy, puede ser posible mañana.

De Domingo León, resume Gaspar en uno de los artículos que ha escrito sobre Domingo: "Hugo Chávez y Domingo León cumplieron su difícil tarea". Lo siguiente:

"Bien vale la pena referir un antecedente de muchos en que está bordada la historia contemporánea venezolana y nos remitimos a la vida y obra del revolucionario caraqueño Domingo León quien a sus veinticuatro años de existencia en el año 1964 después de ser el único sobreviviente de una brigada de 5 jóvenes revolucionarios pero con ocho disparos en su cuerpo y rostro propinado por la policía betancuriana, vale decir, la policía Adeca, esa, la policía de entonces en lenta marcha para cumplir los extremos legales lo trasladan agonizando al hospital y Domingo León les llegó pendiendo de un hilo su vida pero les llegó, luego a pesar de las torturas, del maltrato, de estar preso en condición de paraplejia, de confinarlo a una casa por cárcel, aislado de sus familiares, de amigos y revolucionarios y revolucionarias y de los medicamentos de rigor, Domingo León les sobrevivió al régimen adeco y su existencia de vida parapléjica se prolongó hasta el mes de mayo de 2011 cuando por razones naturales fallece en el CDI de Chuao Salvador Allende en medio de la solidaridad de sus hermanos y hermanas de lucha tanto cubanos y venezolanos." (5)

De Domingo León se pueden decir muchísimas cosas. Sobre todo quienes tuvimos la suerte de conocerlo y compartir con él. A través de él, conocí al Dr. Alberto Granados, quien acompañó al Che por Suramérica y quien murió recientemente en Cuba. Creo haber contado esa historia en otra oportunidad. Espero poder escribir, más adelante, algunas vivencias con Domingo León. Sólo quiero referirme a él, grosso modo, por su relación con Zobeida.

CUANDO ZOBEIDA Y DOMINGO SE CONOCIERON

Uno de esos días en los que los planetas se alinean para facilitarnos las cosas, aproveché una de las periódicas y anuales visitas de Zobeida a Cuba y le pedí, encarecidamente, que le llevara una comunicación a Domingo y aprovechara para conocerlo. Antes, le había solicitado, y ella accedió, para que ilustrara el libro que ya estaba andando en la Editorial de la Universidad del Zulia (EDILUZ) gracias a los auspicios y el apoyo de nuestro recordado colega profesor Antonio Castejón, que para la fecha era el Vicerrector Académico de LUZ. No estoy completamente seguro, pero creo que los originales se los entregué a Zobeida para que se los llevara a Domingo. El diseño y la fotografía de la portada del libro fue obra de Alonso Zurita. Son dos muñecas de trapo, una de ellas vestidas de Wayuú. La presentación del libro la hizo el Dr. Orlando Villalobos y la tituló: "La feliz utopía de Domingo". En ella Orlando finaliza diciendo:

"Es éste un relato sereno, que se nutre de la fuerza que emana de la circunstancia vivida, de la certeza asumida, de la consecuencia puesta a prueba sin condiciones, ni conveniencias. Su valor literario es ése. La intención de mostrarse, para saldar cuentas con la necesidad de difundir el recuerdo íntimo que se quedó en el corazón, la pasión abrasadora que puso de manifiesto la sensibilidad y las ganas de luchar, "para que cada quien trabaje y coma su pan con alegría". Sí es ése, porque por encima de todo, la literatura es vida y es esperanza del hombre (…)

Un país que padece una ominosa inversión de valores, en donde el espejismo de una vida fácil hace borrar las virtudes del trabajo creador, donde a veces se prefieren ahogar las utopías, para ganar los favores del minuto histórico, hay que sacudir las palabras y permitir que las nuevas generaciones, accedan a la Venezuela que ha luchado desde siempre, contra la opresión y el silencio. Hay que mostrar esa otra forma de asumir la vida, que muchos como Domingo León, han forjado desde distintos rincones, quehaceres y pareceres, persiguiendo la libertad y la justicia para todos. "(6)

Y así fue como Domingo y Zobeida se conocieron y se enamoraron. Pues los dos se parecían mucho. En muchos aspectos. Por eso, les fue fácil conectarse.

Yo había enviado un borrador del texto del libro de Domingo a Zobeida y ella, diligente y sin conocerlo ni siquiera, con mucho amor, después de disfrutar la lectura del libro e identificarse con él, hizo unas hermosas ilustraciones del libro y luego de muchos tropiezos logramos que saliera editado por la Editorial de LUZ (EDILUZ) y "bautizado" con la presencia del propio Domingo León en una de sus venidas a Venezuela.

Lamentablemente no pudimos contar, en esa oportunidad, con la participación de Zobeida. Asistió eso sí, recuerdo ahora, otra radiante mujer que practica con devoción el Mahikari y es ejemplo de compromiso y dedicación a sus ideales, Esther Añez Macías.

Fue un acto íntimo, en Maracaibo, en una casa antigua de "El Saladillo", de la Dirección de Cultura de LUZ. Que contó con la presencia del Vicerrector Académico de LUZ, Dr. Antonio Castejón (†) y el Director de Cultura de LUZ, el colega profesor Nemesio Montiel. Esa noche Domingo León estaba feliz. Durmió en casa de Cheo González.

Gracias a Zobeida. Cumplimos con la "Difícil Tarea". Sus ilustraciones son poemas dedicados con amor a Domingo León. Como suele ocurrir con seres generosos, desapegados de bienes materiales y desprendidos desde su hermoso corazón, no recibieron – ni Domingo ni Zobeida – ni una puya por sus invalorables servicios.

¡Así somos! Quienes hacemos las cosas sólo por amor.

REFERENCIAS

  1. Ver el libro "Universidad, Gobierno y Felicidad". Hugo Moyer Agostini. Talleres Gráficos de la Universidad de los Andes. I Edición. Marzo 1999.

  2. "Universidad, Gobierno y Felicidad". Hugo Moyer Agostini. Talleres Gráficos de la Universidad de los Andes. Primera Edición. Marzo 1999. Los paréntesis son nuestros.

  3. Ver el libro "Universidad, Gobierno y Felicidad". Hugo Moyer Agostini. Talleres Gráficos de la Universidad de los Andes. I Edición. Marzo 1999. Los corchetes que aparecen en el texto son nuestros.

  4. Introducción del libro: "La difícil Tarea" de Domingo León. Editorial de la Universidad del Zulia. Mayo 1995.

  5. Ver articulo de Gaspar Velásquez: "Hugo Chávez y Domingo León cumplieron con la difícil tarea" www.aporrea.org/actualidad/a131684.html Ver otros artículos de Gaspar Velásquez en Aporrea en: www.aporrea.org/autores/gaspar.velasquez/

  6. Presentación por parte del Dr. Orlando Villalobos del libro: "La difícil Tarea" de Domingo León. Editorial de la Universidad del Zulia. Mayo 1995.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 903 veces.



Hugo Moyer Agostini

Ing. Químico (1975). Postgraduado en Macroeconomía, Planificación y Creatividad Aplicada Total. Profesor Titular jubilado de LUZ (1997). Presidente Honorario de la Escuela Latinoamericana y Caribeña de Ciencias y Técnicas de Gobierno (ESCOLAG). Ha sido el primer Director del Instituto Zuliano de Estudios Políticos, Económicos y Sociales (IZEPES) y del Centro Latinoamericano de Altos Estudios de Gobierno (CELAEG) Ha sido asesor de Rectores de varias universidades, Alcaldes y Gobernadores, así como de la Presidencia de PDVSA y PEQUIVEN. Vive para la POLÏTICA y se resiste a vivir de la política.

 escolagzulia@gmail.com

Visite el perfil de Hugo Moyer Agostini para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: