(Una aproximación desde el diálogo interdisciplinario)

Religión y sincretismo en América Latina y el Caribe

La verdad que nos sorprendió la emisión reciente del programa Dossier (Walter Martínez, VTV, martes 27 de agosto de 2019) al modo de un derecho a réplica frente a una intervención anterior de un doctor en teología de apellido Rincón que, al oírlo argumentar, nos confirmó que como señalara también recientemente alguien en esta misma página web, la irracionalidad no puede entrar en las deliberaciones de la academia; de donde se tiene que cierta corriente de tipo pentecostal o de reavivamiento atenta contra el sentimiento religioso de entornos culturales diversos, que es lo que la Constitución venezolana actual (CRBV, 2000) establece como parte de una comunidad multiétnica y pluricultural; asunto que no estamos acostumbrados a tratar en la cotidianidad.

Comprender el sincretismo de Latinoamérica y el Caribe mediante un diálogo interdisciplinario fue tema de una ponencia que desarrollamos en el marco del programa doctoral de Cultura Latinoamericana y Caribeña del UPEL Barquisimeto en 2015, al respecto se consideraron cinco referencias histórico-concretas de Venezuela, México y Cuba de “mariofonías”, y se incluyó una manifestación como Los Diablos Danzantes de Corpus Christi, Patrimonio Cultural Intangible de la Humanidad (UNESCO, 2012) y María Lionza, que como se recordará

“…En las montañas de Sorte por Yaracuy en Venezuela/ Vive una diosa…/ una noble reina de gran belleza/ y de gran bondad/ amada por la naturaleza e iluminada de caridad/ Y sus paredes son hechas de vientos/ Y su techo hecho de estrellas/ La luna, el sol, el cielo y las estrellas sus compañeros/ los ríos, quebradas y flores sus mensajeros…/ (Wiily Colón/ Rubén Blades, dixit).

Tales epifenómenos fueron descritos y analizados someramente desde perspectivas interdisciplianrias en lo que cabe en una disertación breve por vía del aparato crítico que ofrece al investigador las herramientas de la sociología (Teoría de la acción, de Parson, 1962), tanto para la codificación del conocimiento concreto existente como para el control de la observación, interpretación e igualmente la descripción de motivaciones y causas.

La ciencia de la historia permite describir las condiciones fácticas que permiten comprender el acaecimiento de ciertas manifestaciones del espíritu y con Marc Bloch que con sus “Reyes Taumaturgos”, sobre todo introdujo su noción de las mentalidades configuradas en el tiempo de la larga duración, (Braudel, 1978), para ello trabajó en cooperación con la filosofía de la religión “en cuanto a la ordenación esencial del hombre a lo sagrado, a Dios”, (Miller y Halder, 1976) y la psicología social e inclusive en su famoso libro “Apología de la historia o el oficio del historiador” acota que los hechos históricos son en última instancia fenómenos psicológicos.

Se concluye que la religión tanto las llamadas históricas y monoteístas como las “naturalistas” de sistemas teórico conceptuales y organizativos incipientes suelen conciliar posturas pragmáticas hasta como recursos de pervivencia y se subsume un sistema religioso en otro en sincretismos de diverso tenor, pero que tributan a la identidad sociocultural de naciones y pueblos, por lo que lo señalado en la referida emisión de Dossier tiene su importancia a los efectos de la identidad cultural venezolana y la reafirmación de la soberanía nacional pero es un asunto que debe ser sacado de los sistemas religiosos cerrados y ser planteados de manera abierta tal cual lo plantearon los ilustrados como ilustres invitados de ocasión del Prof. Walter Martínez, en cambio el pastor Rincón dejó mucho que desear en su intervención a nuestro parecer.




Esta nota ha sido leída aproximadamente 486 veces.



Luis B. Saavedra M.

Docente, Trabajador popular.

 luissaavedra2004@yahoo.es

Visite el perfil de Luis B. Saavedra M. para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:



US mp N GA Y ab = '0' /cultura/a281867.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO