Colombia: Explota escándalo de "criptomonedas, supuestamente respaldadas en oro"

03.10.21 - Las autoridades de Colombia han abierto una investigación acerca de las actividades de la empresa alemana Karatbars que prometía a sus "inversionistas" ingresos seguros por tener "criptomonedas, respaldadas en oro".

La empresa entró en Colombia en 2019. Durante la pandemia ha conseguido propagarse en el mercado local, atrayendo a clientes ricos y de clase media mediante sus propios recursos, así como gracias a artículos en los medios reconocidos de Colombia, tales como La República.

Como resultado, al menos 410 colombianos enviaron más de 1.500 millones de pesos (cerca de 400.000 dólares) a Karatbars, informa El Tiempo. Y ahora están enojados por no recibir ni dividendos, ni sumas invertidas.

El negocio era atractivo. Antes de que comenzara la pandemia, abogados, médicos, transportistas y profesionales independientes se les invitó a invertir en minilines de oro y tecnología de punta.

En reuniones virtuales o vía voz a voz, se les aseguró que se trataba de una inversión segura y rentable, con retornos inmediatos, promovida por un empresa de Stuttgart, suroeste de Alemania.

Lo más llamativo fue la venta de boletos con oro o minilings, que estaban respaldados con criptomonedas y prometían dar jugosos dividendos en el corto plazo.

Por tanto, al menos 410 personas no dudaron en invertir más de 1,500 millones de pesos. Pero ahora afirman que no han recibido ni un centavo.

"Nos dijeron que el oro estaba asegurado en bodegas en Brasil, y nada resultó. Ni siquiera pude entrar a la plataforma donde analizaba el proceso de mi inversión", se queja una de las víctimas a este periódico colombiano.

Muchos de aquellos que empatizan con las víctimas y los propios damnificados comparten sus experiencias en las redes sociales.

El diario EL TIEMPO logró comunicarse con Érika Lucía Piñeros, representante legal suplente de Karatbars Colombia SA S.

Teléfonos móviles Karatbars

Los teléfonos móviles que ofrecieron eran de última generación con un sistema de llamadas encriptadas.

Me dijeron que cuanta más gente vincule, me convertí en acreedor del supuesto teléfono satelital (Édgar León, inversionista)

Piñeros, contador de profesión, comenzó señalando que la empresa en Colombia no es una subsidiaria de la empresa alemana y que solo fue creado para brindar apoyo en el tema tecnológico.

Y, tras señalar que nadie puede mostrar un recibo o entrega de dinero a la firma en Colombia, afirmó que las quejas que les han llegado ya han sido enviadas a la empresa alemana: “La respuesta es que deben hacer el reclamo allí, directamente”.

Sin embargo, dijo que algunos ellos ya no respondían y que uno de los inversionistas le aseguró que, al parecer, ya habían cambiado el nombre de su empresa.

Ya hay autoridades rastreando el caso y solicitando información para establecer qué sucedió con el negocio. Lo que parecía una gran inversión.




Con información del Diario El Tiempo y Sputniknews



Esta nota ha sido leída aproximadamente 4807 veces.



Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Notas relacionadas