Los funcionarios públicos y la gente del PSUV no leen a Aporrea.org

LA PROFESIÓN MÉDICA, EL NEGOCIO MÁS RENTABLE DEL SIGLO XXI. LA SALUD PÚBLICA ESTÁ DE CAPA CAÍDA: NADIE LEYÓ ESTE ESCRITO, PUES NADA QUE YO SEPA, HA SUCEDIDO.

Yo no sé si en otros países del mundo está sucediendo, pero en Venezuela estar involucrado o ser parte del sistema de salud público o privado está resultando ser el negocio del siglo. Veamos por qué yo me atrevo a hacer tal afirmación.

Lo primero que observamos es que El Capitalismo, como sistema económico se mantiene y fortalece cada día más y la salud de la población es considerada una mercancía insertada entre la oferta y la demanda que entra a un mercado de consumidores que cada día crece más.

Segundo tanto el sector público como el sector privado están de acuerdo de invertir más del 50 % de sus ingresos y ganancias en este sector de la economía, el cual ofrece grandes ganancias a quienes se atreven a participar, pues los subsectores de las industrias farmacéuticas, la atención médica hospitalaria y la de pompas fúnebres están firmemente entrelazadas para crecer armónica e indefinidamente a sus integrantes. En ningún otro sector de la economía global se observa a futuro una percepción más prometedora, veamos porqué:

1,-La Industria química farmacéutica está creando un millón de virus y todo tipo de microbios y fármacos para enfermar a la mayor cantidad de personas posibles y con esto reducir la población mundial a la mitad en este siglo. Con el Covid19 lograron matar casi 7 millones en 3 años y la meta son 4.000 millones de los 8.000 que actualmente habitan el planeta tierra. Una simple operación de regla de tres nos lleva a calcular que necesitaran liquidar a 40 millones de personas por año, manteniendo en cero la variable crecimiento poblacional.

2.-Las potencias mundiales están desarrollando la industria armamentista y suministrando armas de todo tipo a todos los países, para que sus pueblos estén en conflictos permanentes y se destruyan entre ellos. El robo de sus riquezas naturales, las hambrunas, la explotación esclavista de la mano de obra, las drogas y la contaminación del ambiente, no han sido suficientemente eficaces para reducir la población en los países más pobres.

3.-Las religiones que viven y se han mantenido durante milenios, creando entre la población el miedo a la muerte y a la condenación al infierno eterno, están cediendo terreno a las nuevas corrientes de pensamiento existencialistas que predican el derecho a la felicidad, el bienestar y el disfrute del placer durante el tiempo que el ser humano permanece vivo en el planeta. Esto pasa por tener una vida saludable y vivir el aquí y el ahora.

Estos tres factores concatenados son los que me llevan a pensar que será el área del sector productivo de la salud la que promete mejores perspectivas económicas. Y voy a explicar las razones que me hacen creer esto, partiendo de mis experiencias personales vividas durante los últimos 5 años que me las he pasado en consultas médicas, farmacias, clínicas, laboratorios, y hospitales por las 4 operaciones quirúrgicas que los médicos cirujanos han realizado en mi cuerpo, debido a un carcinoma maligno (cáncer) que se alojó en mi garganta y a una obstrucción en la cervical que tenía en situación de parálisis total mis extremidades superiores.

Hace 4 años me operaron en una clínica privada la columna vertebral, parte cervical donde se había cerrado el canal que baja por la médula espinal e impedía a la corriente nerviosa llegar a las extremidades superiores e inferiores de mi cuerpo, produciendo una parálisis que me llevó a la situación de andar en silla de ruedas. Dicha operación, que duró 6 horas y un tiempo de hospitalización de tres días, tuvo un costo no mayor de $400 dólares. Hace 3 años me operaron el cáncer en la garganta (Laringectomía total), práctica quirúrgica que amerito un equipo completo de dos cirujanos, anestesiólogo y demás especialistas, en la mejor clínica del Estado Bolivariano de Mérida, la operación quirúrgica duró casi 8 horas, más tres días de hospitalización y su costo no fue mayor a los $ 600 dólares. En la actualidad estoy en Caracas haciendo terapias con el fin de recuperar parte de la voz.

Ayer, 29 de marzo del 2023, acaban de operar a un familiar cercano, trabajador en una empresa del Estado. La operación fue del tipo ambulatoria, duró el cirujano dos horas haciendo su trabajo de sacar una vena de la pierna derecha que estaba obstruyendo la circulación sanguínea y el costo de la operación fue de $4.800 dólares que pagará esta empresa del Estado venezolano a la clínica. Esta cifra me sorprendió, pues me cuesta creer que El Estado, administrador de nuestros recursos, se vaya a prestar para cancelar esa cantidad de dinero por ese trabajo. Algo hay turbio aquí que no cuadra, si tomamos en cuenta lo que pagaron instituciones del Estado por las dos operaciones que me hicieron.

Tomando en cuenta la disposición gubernamental de estar en campaña contra la corrupción, sea donde sea y venga de donde provenga y que caiga quien caiga, me atrevo a solicitar que se investigue el establecimiento de tarifas para hacer las intervenciones quirúrgicas que son realizadas en las clínicas privadas a funcionarios y empleados de la administración pública.

En verdad no siento mucha esperanza de la utilidad que pueda tener este escrito, pero como dijo Kotepa Delgado: ¨Escribe que algo queda¨. Me animo a hacerlo. Veremos si alguien lo lee y hace algo. Uno no lo sabe.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 2403 veces.



Juan Veroes


Visite el perfil de Juan Veroes para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: