¡Vaya cinismo! Duele como duele

Aplausos, muchos aplausos, sentados y de pie o de pies que lo mismo da, mientras el mundo gira y gira, ¿y Venezuela qué?

¿Pero, en realidad eso pasó acá en nuestro país, y cuándo? ¿Somos o no somos?

Y el personaje en cuestión que se suele llamar Bonny Cepeda, reveló con voz cortante de emoción en una entrevista televisiva, en la que reveló como merenguero dominicano y además viceministro de cultura de su país, haber cobrado por haberle cantado el cumpleaños feliz al presidente Maduro que, complacido de una rozagante presencia que lo subió y lo bajo lentamente en grados desconocidos al pedestal de sus sueños imprecisos de atención a sus vivientes años, saltando uno tras del otro en sucesión creciente y, armoniosa de paz con altísimos méritos políticos de infinita aquiescencia, pudo (que no puede lamentar y menos ahora) picharle silenciosamente 60 mil (se-sen-ta mil) dólares al susodicho beneficiado que considera que no cometió ningún pecado al tener la libertad de cantarle al que él le dé su gana. ¿O es que acaso el merengue como el cumpleaños feliz no son libres? Pues, por uno se baila y por el otro se cobra sin bailar.

Y quizás como margariteño, sienta una emoción tan grande por tan noble gesto, que se me nuble la mente que, posible es, emocionado por tan bondadosa celebración que a lo mejor, que posible también es, haya dejado rendimientos todavía en evolución, porque algo es algo.

Gracias por su donativo, apreciado presidente que con 60 mil dólares es mucha la gente de la que se está muriendo de hambre dentro de la etapa del coronavirus, pudieran llevarse un plato de comida, aunque sea una vez al día, mientras usted siga viviendo feliz con las riendas del poder más puesto y con más experiencia, más preciso, pero con nuestro país -la pobre Venezuela- a la deriva, y más ahora en una órbita de pobreza que da lástima, si es que la lástima pesa cuando, hay una comisión extranjera en el país que deberá actuar para la mediación de oposición y gobierno en busca de una solución política para todo el país y, solamente cuatro puntos como condiciones del gobierno hacen posible o factible que se vean las caras si son aceptadas por Guaidó y su oposición extremista que, despiertan cautela, antes un Guaidó que se salió con la suya y todavía hace bulla, no ya como "presidente", sino como convocante a otro disparate que no deja de ser ambicioso a poner las "cosas políticas" del país en su plena dimensión, si es que los gringos aceptan como los ventrílocuos que son de la misma oposición venezolana. Gracias a la vida que me ha dado tanto, pudiera decir, Guaidó con voz filosa como el filósofo que es.

Mientras, el merenguero dominicano, Bonny Cepeda, nos ha disfrutado con su cumpleaños feliz a todo vapor con muchos billetes verdes volando de un lado a otro y nosotros persiguiendo un dólar a ver si logramos comer, aunque sea un poco de aire salitroso, para no morir a mengua boquiabierta y en soledad.

¡Muchos años de vida señor presidente! No solamente, Bonny Cepeda, le desea.

Y Rafael Ramírez debe estar contraelsuelo, aunque el muy bien sabe que el petróleo en Venezuela da para todo, ¿lo sabrá? Posible es.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 912 veces.



Esteban Rojas


Visite el perfil de Esteban Rojas para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: