¿Entonces, el todo es que la burocracia corrupta sabotea a Maduro?

Mi amigo, mi admirado amigo, constituyente para más señas, creo que perdió las esperanzas. Pero como muchos de nosotros sabe bien de la necesidad de mantener vigente las luchas contra el imperialismo.

Como siempre he leído su trabajo de hoy, en el que, con duda se pregunta: ¿Falta de gobierno?

Dicha interrogante coincide con lo que he venido sosteniendo. Y esto pasa por admitir que hay una guerra económica. Se deriva del interés del poder de EEUU por ponerle mano a Venezuela. Ayer, escuchando al vicepresidente de Bolivia, García Lineras, escuche algo que hemos dicho también nosotros, pese nuestra humilde condición de simple maestro de escuela, lo que está expuesto en nuestro archivo; el modelo capitalista de hoy se caracteriza por una pugna entre varias potencias que buscan la hegemonía. Pasó el tiempo de cuando EEUU la tenía, disfrutaba y ejecutaba. Era como el astro sol rodeado de planetas y otras formas menores del sistema. Hoy China y La Federación Rusa aparecen en la disputa, en igualdad de condiciones, con aquel país, para decir lo menos. Pero mientras estas dos últimas potencias aparecen como en ascenso, la primera viene en decadencia. Basta decir que ahora mismo, en la llamada "Cumbre de las Américas", para referirnos al simple asunto de las influencias en lo que cree su "patio trasero", no pudo imponer su voluntad. Pero siempre se ha dicho que las fieras heridas más peligrosas son. Perder la hegemonía que había venido ejerciendo vuelve a las clases dominantes en EEUU, con sus aliados, capaces de cometer cualquier locura o exceso. Por esto, sabemos que ponerle la mano a Venezuela es un objetivo y primordial; por lo mismo estamos conscientes que nos tiene en la mira.

Pero hemos dicho y seguiremos diciendo, pese corramos el riesgo de volvernos repetitivos, que el hecho que EEUU nos haga la guerra económica, no justifica que quienes deben defendernos les ayuden mostrándose incompetentes y hasta indiferentes ante los rigores que padece hoy el venezolano.

Nuestro amigo pareciera poner todo su empeño en defender al presidente. Tanto que desliga a este de su entorno, corte de funcionarios, sus políticas y conductas. Pareciera le es suficiente creer en la buena fe de aquel. Tanto que dice "Hay que ganar la guerra de precios". Pero luego agrega "Reconozco el esfuerzo que hace el presidente Maduro…..Pero la burocracia corrupta y la quinta columna estropean todo". ¿Qué estropea? ¿Qué de verdad hace el gobierno o intenta a hacer como para decir que los funcionarios "de la quinta columna" lo sabotean? ¿Sólo un discurso, expresar un deseo?

¿Es cierto que llegan al país volúmenes de importación en la rama de alimentos y medicinas que "desaparecen en el correaje de la especulación"? Lo de la especulación es cierto. Como es verdad que de todo se halla. Si no en los anaqueles en cualquier rincón. Pídalo por las redes sociales y aparecerá; eso sí, a precios especulativos, como dice mi amigo. ¿Pero ante comportamientos tan públicos y abundantes, qué hace el gobierno? Pues nada. Veamos, denunció que le robaron un millón de cajas Clap y ya todo está olvidado y nadie responde por ellas. ¿Quién es entonces responsable de la pandemia de la especulación, indiferencia de los cuerpos del Estado que deben combatirla? Nadie. ¿O mejor estamos a expensas de una corte larga de funcionarios que no se sienten obligados a respetar nada ni nadie y sí tentados a hacer lo que les venga en gana? ¿Y de ese estado nadie es responsable?

Mi amigo señala una serie de fallas y omisiones. Entre ellas menciona las que padece el metro y le podría agregar hospitales sin siquiera alcohol, gasa y médicos especialistas, porque se han ido. Ahora mismo, dos cuadras donde habita mucha gente amiga de uno, aquí en esta urbanización donde vivo en Barcelona, están sin luz desde hace tres días y Eleoriente no acude a corregir la falla, según los responsables inmediatos, porque carecen de unidades para eso. Quien esto escribe y una buena cantidad de suscriptores de CANTV, llevamos varios meses sin el servicio y pese las denuncias a eso no hay quien a ellas haga caso. Y el país todo y todo anda así. Entonces, si aplicamos la lógica de nuestro amigo, el gobierno o todos sus funcionarios están engañando al presidente. O lo que es lo mismo, todos ellos, los subalternos, son los culpables. Y el presidente una inocente víctima. Sólo quiero culminar esta cantaleta de lamentaciones, recordando como el salario se ha vuelto una miseria.

Lamento discrepar de mi amigo, cuando dice, "La impresión que va surgiendo es que desde el propio gobierno se actúa para que en la población se implante la idea de que lo que existe es "falta de gobierno". Y discrepo de eso, porque no parece sensato que desde el gobierno alguien esté planificando para que se imponga esa idea. Si llegase a creer eso, entonces estaría diciendo no que el gobierno es incompetente, incapaz de diseñar políticas para responder las agresiones de la guerra económica a la que se suman chavistas por la "lógica del capital", obtener el margen máximo de ganancia, hasta el imposible y aprovechar la confusión para enriquecerse ilegalmente, sino algo peor. Estaría diciendo, lo que puedo decir yo, no mi amigo, porque se contradeciría, que el presidente y sus más cercanos, si es que hay en quienes él pueda creer, no están en actitud de gobernar. Porque no dudo que la guerra psicológica contra el gobierno opera, como hacer creer que todo lo mal que acontece se debe a la incompetencia suya, pero también es verdad que aquél a sus detractores ayuda en demasía, y es como muy simple y hasta generoso, exculpar de eso al presidente y sus íntimos. Como que la culpa la tienen los demás.

Curiosamente, también he creído, como mi amigo, que en la sociedad venezolana se ha impuesto el neoliberalismo y hasta que en buena medida parece por aquí pasó o parece estar por pasar el FMI, quien ya mandó por delante sus emisarios y parte del recetario. Pero culpar de ello sólo a algunos funcionarios subalternos sin rostro, nombre ni apellido, más parece un gesto de solidaridad mal entendida con quienes se tuvieron o tienen ligazones políticas. ¿Quiénes son esos personajes que sabotean, quinta columnas, que tienen tanto poder? ¿No están cerca del presidente? ¿O son acasos del montón, gente sin importancia pero con más audacia, capacidad y donde mando que quienes están por encima de ellos y cerca del presidente?

¿A quién culpar si en un área se desata la corrupción, como sucedió en la petrolera y pudiera volverse a producir, por concentrar tanto poder en una sola persona? ¿Todo lo que tiene que ver con Guayana hoy se parece a aquello que crearon los adecos cuando Sucre Figarela, el Zar? Al presidente actual de PDVSA, por decreto, le acaban de dar unos poderes nada discretos, que pudieran amparar la corrupción que allí ha habido. Advierto, no digo que eso esté ocurriendo, ni siquiera que va a ocurrir, sino que la concentración de tanto poder abona el terreno para que eso se produzca. ¿Y dado el caso de quién sería la culpa? ¿Del ciego o de quién dio el garrote?

Parece molestarlele a mi amigo que en el gobierno haya gente, pero entre esta no el presidente, según su generosa percepción, sólo interesada en ganar las elecciones. Y tiene razón de sentirse por eso dolido y más por lo que bien sabe. Como que en buena medida la tragedia que vivimos se debe por haber privilegiado mantenerse en el poder y no impulsar los cambios que demanda la Venezuela ésta. Porque si algún plan hay, el mismo que explica todo lo que se hace, no se hace y hasta ignora, es mantenerse en el poder hasta donde el cuerpo y la cabuya aguanten. No importa si en ese empeño se disgrega el movimiento popular, se desacredita el discurso, se deshace la fe, sueños y deshilachan las banderas.

A mi migo diré, no sé si para satisfacción suya, porque por su perspicacia creo bien lo sabe, veo muy difícil que Falcón le gane las elecciones a Maduro. No por este y pese la incompetencia de quienes le acompañan o las traiciones de estos contra él, como parece creer mi amigo, sino por la división en el bando opositor y las tendencias abstencionistas. Como también le diré que lamento mucho que pese su talento y proverbial rectitud, diga algo así como que Maduro tiene el trompo en la uña o las soluciones en la bolsa y sólo espera le reelijan para prodigarse en eficiencia y claridad. Luce eso como muy artificioso y hasta infantil. ¿No es eso justamente lo que el propio presidente dice? ¿Hay sólidas bases, argumentos contundentes para creerle? ¿Con quiénes se rodearía? ¿Buscaría entre la multitud de revolucionarios marginados, ignorados pero honestos, con ideas claras, negados a rendir pleitesía, en nada atados a negocios, socios, compañías y no dispuestos sólo a escuchar se les ordene? ¿Y por qué no ha comenzado antes?

Hay guerra económica, psicológica y también "falta de gobierno".



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1439 veces.



Eligio Damas


Visite el perfil de Eligio Damas para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Eligio Damas

Eligio Damas

Más artículos de este autor



US Y ab = '0' /contraloria/a262099.htmlCd0NV CAC = Y co = US