Nunca pensé que yo haría esto

Recurrir a la caridad publica para solucionar un problema o ayudar a alguien. Yo decía que llegar a la mendicidad era un acto que negaba la condición humana del hombre o mujer que la realizaba.

Los cristianos la llaman Caridad y los socialistas Solidaridad, pero en esencia es la misma acción: se trata de ayudar a alguien que no puede por alguien que si puede.

Los que han conocido o tenido algún amigo o familiar que han sufrido la enfermedad degenerativa de PARKINSON, saben cuáles son sus síntomas, desarrollo y finalización. Esta enfermedad va convirtiendo a las personas en guiñapos humanos que le deterioran todas sus facultades como el mover los brazos, la lengua, las piernas y hasta imposibilitarles realizar las mínimas necesidades de ir al baño hasta llevarlos a la inamovilidad en una cama.

Hasta ahora y por lo que he investigado, solamente para el caso que conozco, sólo existe un fármaco que tiene el nombre de STALEVO, el cual para surtir algún efecto en la persona que sufre la enfermedad debe tomarse tres pastillas al día. El frasco trae 30 pastillas o sea que le dura 10 días.

Esta enfermedad denominada PARKINSON, no tiene cura y es progresiva, la medicina solo hace atenuar sus efectos y hacerla llevadera para que quien la sufre pueda ejercer sus facultades mínimas de movimiento que van en progresivo deterioro.

El caso para el cual solicito la caridad o solidaridad es para ayudar a una vecina que conozco, admiro y aprecio. Madre soltera con una hija que está haciendo lo posible para dejarla con una carrera universitaria y que fue atacada hace unos 5 años por una ACV que le dejó instalada la enfermedad del PARKINSON y ha luchado a brazo partido para enfrentarla, pero que ya no puede más debido a lo costoso e imposible de encontrar las pastillas de STALEVO que tiene que tomar para poder mantenerse de pie.

A mi vecina le quedan 10 pastillas del ultimo frasco que pudo adquirir cuando había en Farmatodo, en anteriores ocasiones pudo comprar por diligencias de amigos que le trajeron de Colombia. Ella para poderse levantar de la cama se está tomando una pastilla diaria, cuando lo indicado son tres.

Si Ud. Que me está leyendo sabe de alguien que tenga esas pastillas porque un familiar sufrió esa enfermedad y le quedaron sin usar algunas, por favor haga que nos lleguen. Si usted va a viajar y en el país al cual va puede encontrarla, por favor háganos un favor: cómprelo y desde aquí en Mérida-Venezuela haremos una recolecta para pagárselo. Por favor escríbame a mi correo si puede ayudarnos o llámenos al 0426-5772281. Se lo pido de caridad o por solidaridad.

Perdone usted que le haya quitado su valioso tiempo, pero es que la necesidad tiene cara de perro, como dicen por aquí lo lugareños.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 3221 veces.



Juan Veroes


Visite el perfil de Juan Veroes para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: