Los CLAP en Valencia decepcionan

Lamentablemente, la Valencia chavista pareciera no importarle a sus autoridades locales o hay gato encerrado.

Ayer viernes las personas en numerosa presencia provenientes de todos los municipios, de manera desorganizada y muy angustiadas , en obediencia a la invitación del presidente de la República, perdieron su tiempo, su transporte y  ganaron en nuevas angustias ante una absoluta ausencia de ninguna persona que les diera una explicación, más allá de limitarse a que alguien informó que las máquinas no habían llegado, que tal vez mañana, que no le dieran dinero a nadie que les ofrezca las bolsas, cosas así. Repartieron unos numeritos arbitrarios que parecieran responder a alguna matraca improvisada ante la ausencia o complacencia de dichas autoridades, locales, regionales y hasta nacionales, por desinformación o por negligencias burocráticas.

Hemos venido denunciando, cual Bolívar ante el mar, que las autoridades locales, supuestamente chavistas, no se les ve ni en pintura, no salen por TV nacional, nadie informa sobre el avance de dichos CLAP.

Pareciera, pues, que las autoridades   también apuestan al fracaso de dichos CLAP.  Es que uno de los problemas más relevantes ahorita es el económico; mal puede haber iniciativas, deportivas, ni musicales, ni programitas para distraer a los pendejos.

Toda, absolutamente toda la información ministerial, por favor, del BCV, debe girar en torno a los CLAP, sobre la entrega lo más pronto posible de las bolsas a o cajas e comida, de la congelación de los precios a los niveles del año pasado-no hay justificación aluna para las subas del presente años sin que nadie se pronuncie al respecto.

 El BCV tiene qué hacer algo, más que decir, hacer algo correctivo. Todavía no da sus primeras noticias sobre la materia de la presente instabilidad de los precios y el deterioro del poder adquisitivo. Los comerciantes no autorizados deben ser controlados de alguna manera. Estamos ante una verdadera fiebre de especulación; se acabó la compra al mayoreo para reventa con cierto margen competitivo de ganancia: se compra al detal para encarecer sin freno alguno. Con 4Kg de azúcar a precios elevados, el bachaquero, el comerciante de ventanita, hace su día y ya. Y este es el procedimiento ya adoptado por toda esas miríadas de vendedores improvisados, nacionales y extranjeros.

 



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1580 veces.



Manuel C. Martínez


Visite el perfil de Manuel C. Martínez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:


Notas relacionadas

Revise artículos similares en la sección:
Anticorrupción y Contraloría Social


Revise artículos similares en la sección:
Economía