Respuesta al artículo "Los peligros del ajuste silente del paquetazo empresarial"

Este artículo tiene por objetivo dar respuesta a un ensayo escrito por el señor Aléxander Kórdan Acosta R. titulado “Los peligros del ajuste silente del paquetazo empresarial pone en peligro la suprema felicidad” (http://www.aporrea.org/actualidad/a208583.html). En dicho ensayo se me menciona y se refutan los planteamientos expresados por mí en un artículo titulado ¿Estamos ante la acumulación de problemas insolubles? (http://www.aporrea.org/ideologia/a208314.html).

En primer lugar, quiero dejar constancia que el señor Acosta me envió su ensayo antes de publicarlo en el portal Aporrea, lo que me parece encomiable, y como debe ser, le agradecí que lo haya hecho, asegurándole que lo leería con detenimiento. Es reconfortante que teniendo posiciones divergentes podamos tener un diálogo de altura haciendo hincapié en los argumentos sin caer en ofensas personales, algo que por desgracia abunda en el portal de Aporrea. En este sentido, daré respuestas a los señalamientos del señor Acosta desde mi óptica muy personal.

El señor Acosta argumenta en el primer párrafo de su ensayo y refutando lo que yo he expresado, lo siguiente:

que el fracaso del modelo chavista se explica más por la tesis del descontrol de los precios (dolarización) que por la tesis del control del Estado de HLTN, y que las distorsiones de la economía de la economía privada han creado un sacrificio a la población, una incertidumbre, y han sido, por parte de la presión de la nomenclatura capitalista de la empresa privada hacia “el levantamiento de los controles cambiarios” y que dicho sea de paso, podría generar una nueva espiral inflacionaria, una nueva presión, imagínese “los productos regulados al dólar libre”

No es para nadie noticia que el gobierno ha venido implementado controles de precios que hasta los momentos no han sido capaces de frenar la inflación, por lo tanto, este es un fracaso exclusivo del gobierno. El señor Acosta expresa que este descontrol se debe a la presión de la nomenclatura capitalista que desea el levantamiento del control cambiario. Los empresarios privados siempre querrán obtener una tasa de ganancia que sea lo más alta posible, entonces la respuesta del empresariado no debe de ninguna manera extrañarnos, esto es así. Hasta ahora el gobierno no ha podido desmontar el funcionamiento de un sistema de mercado, por lo tanto, el fracaso es del gobierno y la revolución.

El señor Acosta señala que una liberación del control cambiario produciría una espiral inflacionaria, pareciera ser que el señor Acosta no se da cuenta que ya estamos en hiperinflación, algo que el control de precios y el control cambiario deberían haber evitado y no lo han hecho. Es decir, que el meterle una camisa de fuerza a la economía de mercado no ha dado ningún resultado positivo, pero el señor Acosta insiste en seguir por este camino fracasado. En mi artículo y en otros que he escrito si he reconocido que una liberación del cambio producirá un golpe inflacionario y de una sola vez, pero hemos llegado a un punto en que esto parece absolutamente imposible de evitar. Por otra parte, el señor Acosta no menciona que el gobierno ha venido devaluando la moneda en forma constante alimentando la inflación y que lo ha hecho para poder aliviar el déficit fiscal en que ha venido incurriendo.

Por otra parte, el señor Acosta admite que:

Eso significa que el control cambiario debe sostenerse, de lo contrario se dispararía la inflación, poniendo más en riesgo “la felicidad suprema” del modelo chavista, además tenemos una realidad, “ya estamos sin reservas con control cambiario”, ¿Qué podemos liberar?

Tal como lo señala el señor Acosta, ya estamos sin reservas a pesar del control cambiario, esto quiere decir que el gobierno ha sido incapaz de detener la fuga de capitales y la inflación desbordada. Es decir, que el gobierno ha sido inepto para lograr la estabilidad macroeconómica del país. Aquí el señor Acosta no señala que parte de esta fuga de capitales se debe a la corrupción en la cual funcionarios del gobierno tienen que haber participado activamente permitiendo que empresas de maletín se llevaran los dólares, tampoco dice que la disparidad entre el dólar paralelo y el bolívar oficial sobrevaluado ha permitido que se dé un negociado perfecto al obtener dólares a la tasa oficial y venderlos al precio del paralelo.

En todos los países es una responsabilidad del gobierno mantener la estabilidad de la moneda, aunque se culpe a la empresa privada de la fuga de capitales, esto no exime al gobierno de responsabilidad. Venezuela no es el único país en el mundo que ha sufrido ataques a la estabilidad de su moneda, sin embargo, los gobiernos han respondido de una manera enérgica en la mayoría de los casos, pero no aquí, por la connivencia de funcionarios que se han plegado a una estafa a la nación.

Es cierto que muchos empresarios han colocado sus precios a la par del dólar paralelo, algunos lo han hecho indebidamente porque han hecho sus importaciones a dólar oficial, pero otros no han podido acceder a los dólares a la tasa oficial y han tenido que importar al dólar paralelo. Tengo un conocido que me ha dicho que todas las semanas religiosamente él solicita mil dólares a SIMADI, hasta ahora no ha recibido ni un dólar.

En otro párrafo el señor Acosta sostiene que:

…lo cierto es la expoliación social, la debilidad del gobierno, el paquetazo silente, el ajuste inflacionario, lo viene ejecutando las empresas privadas, devaluando el bolívar, dolarizando los precios en el mercado, expoliando a la población, empobreciendo a la sociedad, a la par, de nuevo al gobierno chavista le tocado enfrentar una nueva crisis económica, social y política de cara a las elecciones legislativa.

Aquí se señala que las empresas privadas han venido devaluando el bolívar, eso no es cierto, es que acaso no hemos visto que las devaluaciones se dan por decreto presidencial, no es Fedecámaras que sale anunciando cada cierto tiempo la nueva tasa de cambio. Como puede explicarse que sea la empresa privada la que manipula el valor del dólar si hay control cambiario y además que el 95% de los ingresos en dólares del país provienen de la renta petrolera que maneja el Estado. El señor Acosta no dice que las reservas internacionales manejadas por el Ejecutivo fueron reducidas dramáticamente para crear fondos manejados directamente por el Ejecutivo, fondos que sin ninguna transparencia han usado esas reservas internacionales en fomentar el consumo más que las inversiones reproductivas. El señor Acosta no dice que no hubo una política de defensa de las reservas internacionales a través de un fondo de ahorro para la época de las vacas flacas como la actual. El señor Acosta señala que al gobierno le ha tocado enfrentar una nueva crisis económica, pero no dice que si se hubiera ahorrado en los tiempos del precio del barril de petróleo a US100 no tendríamos ninguna crisis. Un uso racional de las reservas podría habernos encontrado en esta coyuntura con unos US$ 200 mill millones y no con solo US$ 17 mil millones escasos.

Mi estimado señor Acosta señala en otro párrafo:

Esa crisis petrolera que hizo posible la explotación de los esquistos ha llaveado a Venezuela toda a vivir un nuevo un colapso petrolero, asimismo a mirar de frente lo que somos, un país rentista petrolero, a expiar lo que dice Hernán Luis Torrea Núñez, “el gran error es no haber administrado la abundancia con criterio de escasez”, y es que no se trata de administrar la escasez en sí misma, vale decir administrar la distribución de la renta, sino de invertir la renta, sembrar la renta, administrar inversiones para el desarrollo industrial, crear un aparato productivo que nos permita romper con las andaderas del petróleo, caminar con pasos propios en el desarrollo.

Aquí el señor Acosta señala refutándome que no se trata de administrar la escasez, lamentablemente mi estimado señor, si la humanidad no se enfrentara al problema de la escasez no estaríamos hablando de economía, no estaríamos debatiendo si socialismo o capitalismo, ambos sistemas son una respuesta a cómo lidiar con la escasez. En lo que se refiere a la siembra de la renta petrolera podemos decir que esto es precisamente lo que el gobierno no ha hecho. ¿Dónde están las exitosas empresas estatales productivas y eficientes, en Guayana? ¿Dónde está la revolución agrícola?

Otro párrafo muy interesante del señor Acosta dice:

Naturalmente; el colapso de la renta petrolera ha puesto en evidencia el neorentismo socialista (la redistribución de la renta petrolera en las misiones socialista), durante más de diez años el pueblo vivió no solo la experiencia de la recuperación moral y física, la cancelación de la grande deuda social en salud, educación, vivienda, empleo, abastecimiento de bienes de primera necesidad, sino también la bonanza petrolera que hizo posible la revolución chavista sino que temor a equivocarnos, se sembraba la idea de que el socialismo bolivariano, del siglo XXI, ya era un hecho que hacía realidad el deseo del Libertador, “la mayor suma de felicidad posible”, volvimos a despertarnos de lo efímero del petróleo, sin embargo no podemos negar que la soberanía del petróleo con la revolución bolivariana hizo a muchos muy felices y otros en camino de serlo.

El señor Acosta habla de la cancelación de la deuda social en materia de salud. Pareciera ser que el señor Acosta no ha ido últimamente a un hospital público, ni ha visto las manifestaciones de las madres frente al Hospital J.M. de los Ríos solicitando diálisis y quimio terapia para los niños. Habla de la cancelación de la deuda en vivienda, cuando sabemos que la construcción de viviendas por parte de la Gran Misión Vivienda no llega a cubrir el crecimiento vegetativo de la población y que nunca se han alcanzado las metas propuestas. Habla de la cancelación de la deuda en educación cuando conozco una escuela pública que funciona unas pocas horas porque no hay baños, aparte de que no es ninguna exageración decir que la educación dista mucho de los estándares de calidad que debería tener, además, los maestros siguen siendo muy mal pagados. En lo que se refiere al abastecimiento de bienes de primera necesidad creo que el señor Acosta ha querido decir un chiste, hace más de un mes que no consigo papel higiénico, azúcar, café. El fin de semana pasada salí a hacer un periplo por varios automercados y volví con las manos vacías. Yo le comentaba a mi esposa que me sentía como, debían haberse sentido los cazadores de la época prehistórica que salían a cazar, sin saber si tendrían suerte o no en su cacería. Aunque el señor Acosta le eche la culpa de la escasez al sector privado, es un hecho que el gobierno ha sido incapaz de solventar la situación. Por cierto, aparte de las semanas iniciales con bombos y platillos acerca de la guerra al contrabando, este parece seguir campeando en la frontera. ¿No hay autoridades en las fronteras que puedan parar el contrabando, o hay complicidad? Con respecto al empleo, todos sabemos que las estadísticas esconden el subempleo, y todos sabemos que la economía informal sigue siendo una realidad apabullante. Debido a la disminución abrupta de la renta petrolera señor Acosta, a una gran cantidad de venezolanos se les acabó la felicidad, la renta petrolera socialista dedicada a incentivar el consumo y no el desarrollo de las fuerzas productivas, fue pan y circo para el ayer y hambre para el ahora.

Mi detractor también señala lo siguiente:

Por eso HLTN coincidencialmente se suma a la crítica de la derecha, “No podemos llamarnos a engaño en el sentido que el modelo económico que se ha seguido no ha dado los resultados esperados, básicamente un modelo de control estatal de la economía…..” (6), si no ha dado los resultado económicos esperados es porque es un gran reto de la clase trabajadora asumir la producción social, romper las cadenas del ordeno y mando del capitalismo, es superar la alienación del trabajo, el infantilismo servil de la clase dominada, la falta de pericia en la administración de las empresas sociales, el control y seguimiento de los procesos gerenciales, el arte y la ciencia de gerenciar con nuevos criterios que el capitalismo adolece para cometer las tareas del socialismo.

El señor Acosta nos señala todo lo que hay que hacer para rescatar el socialismo en el largo plazo lo que me parece muy bien, aunque es el discurso ya bastante manido del marxismo, pero que hasta los momentos no ha tenido una expresión concreta en la realidad, pero no nos señala con claridad que hay que hacer y cómo hacerlo ahora en el corto plazo. Como diría Keynes, a largo plazo todos estaremos muertos. Por favor señor Acosta díganos que haría usted en el aquí y en el ahora para superar la crisis y construir el verdadero socialismo, qué medidas adoptaría.

El señor Acosta nos dice que:

Según HLTN, “El esquema de control de la economía por parte del Estado en el área productiva es una idea que proviene del pensamiento socialista tradicional de inspiración marxista. Un esquema que fracasó históricamente. Sin embargo, la dirección de la revolución no quiere asimilar esta realidad porque sería como una traición a los ideales socialistas y al legado de Hugo Chávez” (7). Es lógico, que si la revolución renuncia al control público, expone a la economía y la sociedad al mercado, a las leyes del mercado, a la oferta y demanda, mejor dicho a la incertidumbre social, muy congruente con la dinámica del capitalismo y así estaríamos traicionando los ideales socialistas de socializar lo público, pero es más, el control de la economía, en especial en el área productiva, por la sociedad, en especial por la clase trabajador en corresponsabilidad con el Estado que no solo pública, ojo, es una idea tradicional marxista, la apropiación de la sociedad trabajadora de los medios de vida.

Si el control total de la economía por el Estado y la clase obrera es la solución por qué no se ha hecho en todos estos años de revolución. De acuerdo con lo señalado por el señor Acosta, lo que está ocurriendo en Cuba con la liberalización de la economía, el cuentapropismo sería un retroceso en el socialismo, ni que hablar de la China Comunista y su sistema capitalista moderno. Aparentemente, el fracaso del socialismo estatista no ha llevado a una fase superior de control de la economía por la clase obrera sino al regreso del capitalismo. Cuba se está abriendo al capital trasnacional sin mayor disimulo. ¿Podría usted explicar este fenómeno señor Acosta?

Mi querido amigo Acosta nos dice:

Por eso; no podemos compartir la tesis de HTLN que propone “Una economía puede funcionar con empresas privadas, cooperativas, y empresas de cogestión en un mercado donde el precio se establezca por la dinámica del mercado. Por supuesto, debe existir una legislación que penalice el monopolio. En caso de que una empresa obtenga unas ganancias muy elevadas por la vía de la especulación, el Estado puede arrebatarle las ganancias excesivas por la vía de un sistema impositivo progresivo y severo”. Podemos admitir que la empresa fije los precios, siempre que sea respetando la regulación de la tasa de ganancia, además al decir, que cuando se presenten “ganancias excesiva”, el Estado penalice de manera impositiva, eso sería admitir el delito económico, hacer cómplice al gobierno de la expoliación de la empresa privada al consumidor solo obteniendo una pena fiscal, se trata de prevenir el delito económico, la inflación y esto se logra con el control público para evitar precisamente la especulación y la corrupción privada como viene sucediendo:

En primer lugar, señor Acosta, colocar una tasa de ganancia determinada a los productos para toda actividad productiva no tiene sentido, porque cada actividad tiene sus requerimientos de capital distintos, tecnologías distintas, requerimientos de mano de obra distontos. Cuando surgió la famosa ley de precios justos que después fue modificada escribí un artículo planteando que dicha ley jamás funcionaría, y en la práctica así fue. El señor Acosta creo que no entendió bien mi planteamiento de controlar los precios y la especulación por la vía de los impuestos a la renta. Yo como empresario no voy a tener ningún incentivo en especular con los precios si las ganancias obtenidas me van a ser confiscadas por la vía impositiva. Al empresario no le interesa poner precios con ganancias del 100% sobre el costo del producto si eso me será arrebatado por los impuestos, porque al empresario lo que le interesa es la ganancia después de impuestos y la tasa de retorno del capital.

El señor Acosta arremete contra el portal Dólar Today, como si en verdad fuera este portal el que fija el valor del dólar realmente. En un país con librecambio pueden aparecer 100 portales anunciando precios distintos de la divisa, pero la gente solo pagará la tasa que le cobrarán en la casa de cambios oficial. La verdad tozuda es que el valor del dólar vendrá dictado por lo que la gente está dispuesta a pagar y en una situación de control de cambios se produce una distorsión tal que la gente buscará la divisa al precio que le cobren. Es decir, el poder que tiene Dólar Today proviene del hecho que la mayor parte de la población no tiene acceso a los dólares debido al control de cambios. Ya hemos escuchado al Presidente afirmar que se pulverizaría al dólar paralelo con SIMADI y SICAD, no solo no se pulverizó sino que se potenció, cuando dichos mecanismos no ofrecieron los dólares necesarios. Les aseguro que si se termina el control cambiario, o existen suficientes dólares regulados para satisfacer la demanda, Dólar Today desaparece para siempre.

Por último, el señor Acosta ataca mi posición de que los países nórdicos que han seguido la vía socialdemócrata han logrado niveles de vida muy superiores a cualquier país socialista del siglo XX. El señor Acosta de una manera muy bien documentada señala los problemas que afectan hoy a los países del Norte de Europa por la crisis económica que ahí se vive. Aunque esto pueda ser cierto, no invalida para nada mi aseveración de la calidad de vida de estos países ubicados en todas las estadísticas mundiales en los primeros lugares de bienestar social.

Por último, me gustaría que el señor Acosta me dijera 10 medidas a tomar hoy para terminar con la escasez, la inflación, la especulación, la corrupción y el dólar paralelo. Por los momentos, el planteamiento del señor Acosta me parece que se circunscribe a más control estatal para meter en cintura a la burguesía. Creo que fue Einstein quien dijo, si quieres obtener resultados distintos haz algo diferente.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1557 veces.



Hernán Luis Torres Núñez


Visite el perfil de Hernán Luis Torres Núñez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:


Notas relacionadas


US mp N GA Y ab = '0' /contraloria/a208620.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO