Que se vayan las transnacionales pero que antes paguen lo que deben a los trabajadores

José Bodas: "las acciones de la asociaciones estratégicas deben estar 100% en manos del Estado y bajo control de los trabajadores"

José Bodas, secretario general de Fedepetrol-Anzoátegui

José Bodas, secretario general de Fedepetrol-Anzoátegui

Credito: MAH

Ayer, en el marco del Día Internacional del Trabajador, se produjo un acontecimiento de gran importancia para las trabajadoras y trabajadores petroleros, así como para todo el pueblo venezolano. En un acto encabezado por el presidente Chávez, que contó con la participación masiva de los petroleros, se concretó el control de las “asociaciones estratégicas” que operan en la Faja Petrolífera del Orinoco por parte del Estado, a través de la adquisición de la mayoría accionaria de dichas empresas.

En ese mismo marco, los sindicatos clasistas de las empresas mejoradoras ubicadas en el Complejo Criogénico de Jose, junto Fedepetrol-Anzoátegui y Opción Clasista de los Trabajadores, organizaron entre el lunes 30 y el 1 de mayo, una “vigilia de trabajadores petroleros”, que se convirtió en un acto de gran contenido antiimperialista y de reafirmación de la soberanía nacional, que precedió al acto con el presidente Chávez.

En ese contexto, conversamos con José Bodas, secretario general de Fedepetrol-Anzoátegui, sobre la significación de este evento, así como sobre distintas cuestiones que tienen hoy planteadas los trabajadores y trabajadoras de nuestra principal industria.

¿Qué significado tiene para ti que ahora PDVSA tenga el control operativo y gerencial de las asociaciones estratégicas?

Sin duda esto es una conquista de los trabajadores petroleros que han luchado heroicamente contra el imperialismo y la oligarquía venezolana, particularmente en el paro patronal y sabotaje a PDVSA, durante diciembre 2002 y febrero 2003. Es una conquista de los sindicatos clasistas y combativos de Sincor, Petrozuata, Ameriven, Cerro Negro, que han luchado tenazmente contra las constantes violaciones de sus derechos por parte de las transnacionales. Sin embargo, siendo un golpe a los intereses de las transnacionales, debemos profundizarlo, y esto sólo lo lograremos con la salida inmediata de estas multinacionales conspiradoras. En tal sentido planteamos que las acciones de las asociaciones estratégicas deben estar 100% en manos del Estado, y estas empresas deben estar bajo la gestión de sus trabajadores. No hay otra forma de avanzar al socialismo.

Entendemos que las transnacionales que operan en las asociaciones estratégicas tienen una serie de deudas con sus trabajadores, ¿qué planteas al respecto?

Nosotros hemos dicho que las transnacionales deben irse de nuestro país, que la nacionalización debe ser total, pero que antes deben pagar todo lo que les deben a los trabajadores, o en todo caso, estos pasivos laborales deben ser descontados del pago que el Estado les dará por la compra de sus acciones. En resumidas cuentas consideramos que el paso al control de PDVSA sobre las asociaciones estratégicas, en ningún caso debe perjudicar a los trabajadores. De tal modo que los trabajadores que fueron despedidos injustificadamente por las transnacionales, violando la inamovilidad laboral decretada por el Presidente de la República, deben ser reincorporados inmediatamente por PDVSA; igualmente rechazamos cualquier desmejora del salario de los trabajadores.

También está pendiente la discusión de la contratación colectiva…

Efectivamente, el contrato colectivo petrolero está vencido, y muchos trabajadores asistieron al acto en Jose con el presidente Chávez esperanzados de que este hiciera algún anuncio en ese sentido, o que dijera algo sobre el aumento de salario, los créditos para vivienda, o alguna otra medida socioeconómica. Algunos trabajadores comentaban al finalizar el acto, “no dijo nada el hombre sobre el contrato”. Lo cierto es que los trabajadores petroleros que lo han dado todo por este proceso, que hicieron grandes sacrificios durante el sabotaje a PDVSA, hoy se encuentran en una gran incertidumbre, los tienen en un gran suplicio con el asunto de la convención colectiva que sigue sin discutirse. Nosotros hemos venido planteado que es urgente el inicio de la discusión de la convención colectiva, no se justifica que a los sindicatos de base legitimados y a los trabajadores, a través de delegados elegidos democráticamente, se les niegue el derecho a participar en la discusión del contrato.

¿Qué reivindicaciones socioeconómicas debería incluir el nuevo contrato colectivo?

Bueno, debería haber una mejora sustancial del salario, nosotros estamos planteando un aumento Bs. 25.000 diarios. No puede ser chico, que después que los trabajadores petroleros se han partido el lomo enfrentando el paro-sabotaje y recuperando contra viento y marea nuestra industria petrolera, hoy un trabajador nómina diaria sólo gana Bs. 140.000, hechos los descuentos. Esto uno lo dice y nadie se lo cree, tratándose de la columna vertebral de la economía del país. Por otra parte estamos planteando que la Tarjeta Electrónica de Alimentación debe aumentarse a Bs. 1.500, sin discriminar a los trabajadores de nómina mayor y a los jubilados. También estamos exigiendo préstamos de vivienda hasta de 150 millones de bolívares, igual para todos, sin discriminación; homologación de pensiones de los jubilados al salario normal de su respectiva clasificación; absorción sin discriminación de los contratados de la Faja Petrolífera del Orinoco y de PDVSA que efectúen actividades fijas o permanentes, entre otras reivindicaciones. Fíjate que en varias ocasiones he planteado que estos beneficios sean otorgados sin discriminación, ya que lamentablemente en la actual PDVSA, siguen existiendo los odiosos privilegios y discriminaciones heredadas de la IV República.

Y con respecto a la unificación sindical ¿qué nos puedes decir?

Esta ha sido una de nuestras banderas de lucha desde hace mucho tiempo. Lo fue durante la campaña electoral de nuestro sindicato el pasado año. Sin embargo, desde hace más de 3 meses hemos venido luchando contra un parapeto que se le pretende imponer a los trabajadores. Desde el Ministerio del Trabajo se está intentando montar una federación con dirigentes y organizaciones sindicales burocráticas e ilegítimas, compuestas por connotados golpistas, así como por nuevos burócratas “bolivarianos”, que no tienen ninguna representatividad entre los trabajadores. Ante esto hemos dado una batalla recorriendo todo el país, haciendo reuniones con los trabajadores en las áreas, exigiendo que la nueva federación sindical petrolera surja desde las bases, mediante elecciones democráticas, sin acuerdos entre aparatos burocráticos y con absoluta autonomía e independencia para decidir nuestro destino.

¿Y cómo se compagina esta federación burocrática que se pretende montar desde el Ministerio del Trabajo con la discusión contractual?

Este acuerdo del Ministerio del Trabajo, mediante el cual se estaba oxigenando a esta burocracia sindical deslegitimada y desprestigiada, hoy está tambaleando, ya que el propio ministro Rafael Ramírez planteó recientemente que PDVSA no estaba dispuesta a negociar con las federaciones existentes sino con una federación unificada y legitimada. Esto no hace más que poner en evidencia lo correcto de la posición que hemos venido sosteniendo. En todo caso, nosotros les decimos a los trabajadores que cualquier acuerdo que se negocie con esta burocracia no reconocida por la mayoría de los trabajadores, es responsabilidad de ellos. Nuestra corriente no avalará ni les dará un salvavidas a estos personajes, pero sí participaremos en las elecciones de la federación exigiendo que estas sean transparentes, desde las bases y democráticas.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 8059 veces.



Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter