PSUV: I Congreso Extraordinario

Toma de decisiones

Considerando la enorme cantidad de tiempo y energía que invertimos en congresos o reuniones, así como el gran numero de decisiones de mayor o menor importancia en que participamos como miembros o delegados de grupos, sean congresos, gabinetes, cogollos, concilios, cónclaves, consejos, comités, juntas, patrullas o equipos de cualquier otro tipo, sorprende el grado de incomprensión que nos lleva a errar en grupo.

 Toda decisión es una simbiosis entre contenido y proceso, palabras y sentimientos, ideas y relaciones humanas. Fuera de su agenda normal, los temas que se han planificado tratar, los congresos o reuniones disponen de AGENDAS OCULTAS, que con gran frecuencia resultan ser las más importantes. Es en esas agendas que se procesan relaciones de poder e influencias, metas y necesidades, confianzas y desconfianzas, amistades y rivalidades. El no ver estas agendas ocultas, cuando están en juego decisiones, es un riesgo oculto de gran importancia. Suele ser causa de decisiones infelices y desaciertos fatales.

 Las claves del rendimiento de un grupo de delegados, puede ser la identificación con el grupo, la sensación de pertenecer, el compromiso sentido de una meta común. Una pertenencia a ciegas lleva unos riesgos que hay que tener en cuenta. Una solidaridad mal concebida anestesia el pensamiento crítico, el grupo de delegados puede sufrir algunos delirios, como la ilusión de ser invulnerable o el espejismo de la unanimidad. El afán de centrarse en algún enemigo común estereotipa a ese adversario. Se divide así el Universo entre “ellos, los malos” y “nosotros, los buenos”, esta miopía puede hacer al grupo de delegados sentirse dueños de la moralidad; violentarse ante las críticas; al disidente sentirlo traidor; así como resistir y racionalizar cualquier información que vaya contra una presunta unanimidad.

Todos quienes tenemos en nuestra manos transitoriamente la voceria y el destino de nuestras instituciones, desde las más pequeñas, hasta el país nacional, nos toca tomar conciencia del peligro de los falsos consensos, fruto frecuente de una hipertrofiada cohesión.

 Admitiendo que la opinión individual de un experto o vocero puede ser muy errónea o muy acertada, es lógico que se trate de lograr una mayor seguridad reuniendo las opiniones de un conjunto de expertos o voceros. Esto implica suponer, desde luego, que puede hacerse alguna promediación representativa de las opiniones de los expertos o voceros y que esta será más exacta que la opinión del experto o vocero medio, es decir, que de alguna manera estará exenta de los errores de información individual.

 Resumiendo esto puede tener una hipótesis básica

1. Los hechos futuros están sujetos a la influencia combinada de muchas fuerzas.

Con una Hipótesis Complementaria.

1. Muchos de los factores que intervienen en la  proyección de los hechos futuros son difíciles                                                     de cuantificar.

2. En las ciencias no exactas, la formación de una opinión mediante la consulta con expertos o voceros debe, forzosamente, reemplazar a las leyes exactas de causalidad de las ciencias físicas.

3. La predicción, con alguna probabilidad de acertar, de resultados o acontecimientos futuros, es una ciencia inexacta, como en el caso de la estrategia de una organización.

4. Cada experto o vocero, considerado individualmente, adolece de alguna inclinación, tendencia o prejuicio, y tiene tanta probabilidad de equivocarse como de acertar en la predicción de hechos futuros.

Esto trae como Colorario

1. Es razonable recurrir al conocimiento y al juicio de los expertos o voceros para la previsión de hechos futuros.

2. Todo grupo de expertos o voceros posee, en conjunto, un volumen de información sobre el tema considerado, igual o mayor al de cualquiera de sus miembros.

3. Todo grupo de expertos o voceros tiene un error conjunto de información igual o menor que el error de cualquiera de sus miembros.

4. Todo grupo de expertos o voceros posee, en conjunto, por lo menos tantos modelos analíticos (procesos sistemáticos para analizar la información), para la búsqueda de una respuesta, como miembros lo componen.

5.  Los grupos de delegados que se reúnen personalmente, en congresos, conferencias o consultas, para formar una opinión conjunta, están sujetos a diversas presiones psicológicas que perjudican su juicio (por ejemplo, la propensión a dejarse conducir por las figuras dominantes, o la resistencia a modificar una opinión ya expresada).

6.  Los grupos de delegados cuyos miembros son anónimos permiten lograr acuerdos que corrigen el error individual, y están exentos de presiones psicológicas.

Esto nos indica que hay tres rasgos característicos: el anonimato de los expertos o voceros (para eliminar factores psicológicos extraños). La revisión de resultados (para lograr acuerdos) y la evaluación de la opinión del grupo de delegados por una persona independiente (para computar y combinar los pronósticos)


¿Cómo se diseñan políticas socialistas si no se conoce el socialismo?

La caridad es humillante porque se ejerce verticalmente y desde arriba; la solidaridad es horizontal e implica respeto mutuo.

Eduardo Galeano

MÉRIDA SOCIALISTA ó MUERTE


jorgezoltan@gmail.com



Esta nota ha sido leída aproximadamente 2456 veces.



Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter




Notas relacionadas