Eleazar Díaz Rangel merece un trato más considerado y razonable

Pocos periodistas en Venezuela han logrado más prestigio y tantos éxitos en el desempeño de este oficio. En el caso de Eleazar Díaz Rangel, actual director de Últimas Noticias, se trata de un activista de izquierda que con gran ecuanimidad y derroche de inteligencia ha ejercido el periodismo sin mengua de sus preferencias ideológicas. Además ha contribuido para que los revolucionarios más lúcidos, las plumas con mayor piquete, se incorporen a los medios privados, cuyo tiraje y circulación nunca han igualado los panfletos partidistas de tendencia socialista.

Para ello Díaz Rangel no ha requerido ser un “ñángara” de closet o izquierdista críptico, listo para embaucar a los editores (suponiendo que éstos se chuparan el dedo). Muy por el contrario, su posición es conocida desde la propia UCV, donde ejerció la docencia en la Escuela de Periodismo. Lo que sucede es que es un analista sereno, capaz de conservar la sangre fría cuando a su alrededor cunden la histeria o el sectarismo que con frecuencia se manifiestan ante desbordes mediáticos y/o partidistas.

Es decir, EDR, aparte de reportero o columnista, es un gerente periodístico que sabe timonear un gran diario, lo cual no es algo que logra hacer cualquiera.

Por desgracia en la izquierda existe un sector que ni lava ni presta la batea y quisiera hacer fracasar a todos los demás para quedarse con la vocería mediática.

He notado con asombro que, desde hace tiempo, le tienen la vista puesta a Eleazar Díaz Rangel, a quien critican por cualquier fruslería y a veces sin razón alguna. Parece molestarles que sea director de Últimas Noticias y haya logrado que este diario trate al gobierno con imparcialidad, lo cual los talibanes de ambos extremos ven como una afrenta intolerable.

Si de algo carece este proceso es de una eficiente política comunicacional, lo que le ha valido confrontaciones innecesarias y el desgaste acelerado de su imagen. Por momentos luce demasiado inflexible y, después, cuando le toca actuar, se pasa de blandengue.

Por mi parte estimo que Díaz Rangel merece un trato más considerado y razonable, no de los talibanes, sino de la cúpula del PSUV y de su líder máximo.

augusther@cantv.net


Esta nota ha sido leída aproximadamente 3050 veces.



Augusto Hernández


Visite el perfil de Augusto Hernández para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Augusto Hernández

Augusto Hernández

Más artículos de este autor