Bolívar y el panamericanismo

En 1999, con el voto unánime de la Asamblea Nacional Constituyente, según creo, la República de Venezuela incorporó a su nombre la denominación de "Bolivariana".

Con ello la ANC consagró el ideario de Simón Bolívar como fundamento esencial de nuestra filosofía republicana.

Entre las doctrinas visionarias proclamadas por El Libertador una de las más trascendentes consistió en considerar que el continente americano, con la excepción de los Estados Unidos, debería actuar como una entidad con intereses comunes. Dicha doctrina fue conocida como el "Panamericanismo".

Mucho antes de formular el mencionado basamento doctrinario, en la práctica Bolívar y los demás próceres de la Independencia dieron el mayor ejemplo de desprendimiento y solidaridad continental al regar con sangre venezolana los campos de batalla en casi toda la América del Sur.

En el recuerdo de cada compatriota debe estar presente la terrible circunstancia de que entre la tercera parte y la mitad de nuestra población perdió la vida durante la Guerra de Independencia, quedando buena parte de los soldados criollos inmolados en campos de batalla más allá de nuestras fronteras.

La cuestión viene al caso pues en la actualidad muchos voceros antigubernamentales se desgarran las vestiduras al mencionar los aportes que la República Bolivariana de Venezuela le hace a distintas poblaciones que requieren la ayuda de naciones más privilegiadas.

Ciertamente en nuestro propio país existen necesidades insatisfechas y eso nadie lo niega.

Pero también es cierto que las reservas petroleras comprobadas nos dan una posición en extremo ventajosa y no podemos actuar frente a nuestros vecinos como si el petróleo venezolano se manejara con criterios de capitalismo salvaje.

Tenemos deudas, como la contraída con Haití, que aún no hemos saldado. Existen otros pueblos en el Caribe, en Centro y Sur América, que requieren nuestra solidaridad para superar la actual crisis financiera internacional.

Resulta absolutamente falso que nuestro gobierno arroje luz para la calle y oscuridad para la casa. Somos bolivarianos y debemos honrar la memoria y los ideales del Padre de la Patria.


Esta nota ha sido leída aproximadamente 13135 veces.



Augusto Hernández


Visite el perfil de Augusto Hernández para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Augusto Hernández

Augusto Hernández

Más artículos de este autor