Los carros de Zuloaga

Para el Sr. Zuloaga, jamás se imaginaria que una noche de Mayo le visitaría los organismos de defensa de las personas en el acceso de los bienes y servicios; y los entes de seguridad y resguardo público, así como algunos medios de comunicación, testigos y otros curiosos. Mientras los funcionarios trataban de realizar su labor, la estrepitosa cámara de Globovisión apareció de manera “oportuna”, puesto que era una de las tantas casas de Zuloaga y dueño del medio referido no era extrañable tal afloro; sin duda alguna, el Pueblo observó de como éste “ejemplar” oligarca tenia en su propiedad una organización mafiosa en lo que respecta al acaparamiento de vehículos nuevos para luego venderlos a precios encumbradísimos; “un negocio redondo”, como dirían los capitalistas. Es decir que, si no fuese por ese hallazgo, esa perverso humano de apellido Zuloaga, estaría aún en el negocio de la compra y venta de carros sobre-evaluados, mientras que el Pueblo se atiborra en las listas interminables de alguna concesionaria para esperar su automóvil nuevo y con el precio de venta al publico; sin embargo, ésta práctica aún se percibe no sólo en el Distrito Capital y tampoco únicamente al Sr. Zuloaga, ya que extrañamente se observan en alguno vendedores de vehículos la comercialización de carros nuevos sin ser concesionarios exclusivos, muchos de ellos, sin ningún permiso para tal comercio, pues numerosos de estos proveedores insólitos dirían que, “hicieron su colita, les llegó los carritos y decidieron venderlos”. Otra cosa extraña es, cuando se observa en algunas concesionarias exhibición de carros nuevos y se pregunta por tales vehículos, pero te dicen que ya están vendidos, es decir, que estos automóviles aún no los buscan sus dueños, quizás no le ha salido el crédito, posiblemente lo dejo allí para que se vea mejor, probablemente no lo han llamado o acaso no son vehículos normales sino simplemente carcasas como la de los celulares; en fin, estas practicas mafiosas no sólo las aplican en la Ciudad Capital, sino también en el resto del País, ya que por allí abundan galpones, casas, estacionamientos y/o granjas para acaparar tales automóviles para luego seguir vendiéndoselos al Pueblo con sobre-precios, mediante los esbirros del capitalismo. Queridos lectores analíticos, sin duda, el gobierno empezó a profundizar el proceso revolucionario con el látigo de la justicia, ya que por allí hay muchos que se han enriquecido de manera impropia perjudicando al Pueblo; corresponde investigar cada uno de los concesionarios que hayan en nuestra Nación y cada unos de los vendedores de carros nuevos y usados para dar con estos hechos, ya que no sólo es cuestión de acaparamiento y sobre-precios de vehículos, sino también de muchos vendedores de carros que no pagan impuestos y muchos menos que no poseen registro comercial, se le debe hacer seguimiento e inspección a la adquisición de los vehículos desde su naturaleza de origen y procedencia, pasando por controles de facturación, reserva de dominio si la hubiere y titularidad del vehículo entre otros, es decir los entes que debieran interactuar de manera mancomunada son el SENIAT, Hacienda Municipal, INDEPABIS, IVSS, Ministerio del Trabajo, CICPC, GNB, Ministerio Público y Transito Terrestre para que haya un impacto positivo en nuestra sociedad y se impulse la Revolución desde las bases y seguir con la esperanza de un Pueblo que se empieza a organizar sabiamente para ser libre con el CORAZÓN DEL LEÓN.


(*)Estudiante de Estudios Jurídicos de la UBV

carlosg2021@yahoo.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 2317 veces.



Carlos Gutiérrez(*)


Visite el perfil de Carlos Gutiérrez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:


Notas relacionadas

Revise artículos similares en la sección:
Actualidad


Revise artículos similares en la sección:
Oposición


Revise artículos similares en la sección:
Anticorrupción y Contraloría Social



US mp N GA Y ab = '0' /actualidad/a78611.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO