Mitos revolucionarios con el PSUV

Esta es la esencia de la cuestión. Hay una posición ventajosa desde la cual se puede trabajar para consolidar la revolución. 

Hay una oportunidad legal para enfrentar el capitalismo representado por la oligarquía y la cultura, los medios de producción y comunicación, desde una óptica revolucionaria no marxista-leninista, es una revolución chavista cuyo socialismo será bolivariano, por lo tanto el partido socialista unido de Venezuela debe profundizar esa ideología, que se construirá de acuerdo a la experiencia de lo logrado, indudablemente servirá, para escribir la teoría. La conexión, entre el partido y el pueblo, para construir la sociedad deja mucho que desear. Poco a poco...bueno, lo que pasa es que esta revolución o es en bloque o no será. 

A fin de superar ese obstáculo ideológico, el PSUV tendría que reunir en torno suyo ese porcentaje de la clase trabajadora, reacio de integrarse por sus prebendas doradas, para que realmente sea un elemento progresivo de la revolución. Después, tendrá que superar que partido y clase no sean sinónimos y ser un partido solo para las elecciones. No lo podrá hacer, mientras en el directorio continúen los ministros, gobernadores y alcaldes, así quieran trabajar en las cuestiones ideológicas y sociales afines al partido, no lo pueden realizar. Pues estas y otras enseñanzas políticas, administrativas y económicas requieren tiempo. Los funcionarios no disponen del tiempo requerido para dos actividades que exigen tiempo completo para superar el estatismo en la que se encuentran, además el partido no puede formar parte de manera exclusiva del centralismo democrático, debería ser parte del poder político del pueblo, de lo contrario se estaría engañando así mismo y a los demás. 

Ahora, la voluntad del pueblo con el poder de decisión en sus manos, una vez que pasa las elecciones, esta voluntad paulatinamente se descarta, porque no viene al caso ¿por qué? Porque no es cuestión de número si este porcentaje no contribuye a una expresión correcta de las ideas con la política social del pueblo. En cuanto a la mayoría revolucionaria hay que considerarla no como un medio para alcanzar el poder, sino como algo que creara el partido después de tomar el poder, para atraer a su lado a la mayoría de la población. ¿Cómo? La revolución tiene ante todo que derribar el poder de la oligarquía, y en segundo lugar hacer pedazos el aparato del estado viejo, socavando así, como se lo esta ejecutando, de un golpe, la influencia capitalista. 

Las continuas elecciones o referéndum, significa conceder derecho administrativo al Sr. Presidente y a sus colaboradores. El partido puede ganar con una diferencia arrolladora, pero después tendría que considerar a esa minoría funcionaria, aunque pequeña, algunos han conseguido votos suficientes para dejar impresa su mentalidad pública. Y, esta es la cuestión, el partido no puede convivir estrechamente con esa minoría dirigente porque no la podría criticar revolucionariamente para superar el burocratismo y sus derivados, por eso, el partido debe estar con el liderazgo de Chávez en la presidencia del partido, si así lo requieren, aunque eso tampoco es importante, me refiero a la presidencia del partido, si es importante que el partido este en manos del pueblo con el liderazgo del presidente. 

El partido socialista no debería tener de si mismo otro concepto que el de un partido de vanguardia, hacia allí, hay que encaminarlo, debe ser el elemento mas avanzado de la revolución. Tiene un deber que cumplir que no puede seguir eludiendo, delegando, ni permitiendo que se lo quiten de las manos. A saber, el de impulsar incesantemente al pueblo en la dirección única que ha señalado la historia hacia un dominio definitivo del socialismo. La lógica cultural criolla revolucionaria debe penetrar la ideología social. El proporcionarse a si mismo, mediante sus directivos en los cargos de vicepresidentes es una figura que debe terminar, convocando a nuevas elecciones internas del partido, con candidatos no decididos de antemano, para que no se conviertan en usurpadores de la ideología revolucionaria. Grupo directriz que en nombre del pueblo desplace al pueblo, eso debe terminar. 

No queremos más buscadores de poder, sino creadores socialistas, de un cielo nuevo, de una tierra nueva, para una persona nueva. El poder representa al pueblo, en consecuencia por lo que a ellos respecta, hay que soportar el peso del proceso, reconociendo que la única libertad con dignidad, se encuentra en su dedicación productiva a las tareas señaladas por el partido.  

Este tipo de razonamiento tiene aplicaciones casi infinitas, por ejemplo. Ser progresivo, por la sola razón de ser pro socialista. Una vez que ha sido designado así, lo apoyan por ser progresivo. Persigue una votación casi unánime a favor de los candidatos de la base y después ese resultado, sea saludado como una prueba de que, según el veredicto del pueblo, el partido nombro a los mejores candidatos.

 



Esta nota ha sido leída aproximadamente 2997 veces.



Raúl Crespo


Visite el perfil de Raul Crespo para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:


Notas relacionadas