La cacareada descentralización

Existe un mito criollo consistente en señalar de manera automática
que la descentralización administrativa nos encaminó hacia la creación
de un gobierno eficiente.

Esta es una engañifa de marca mayor, como se ha podido comprobar
desde que Carlos Andrés Pérez, en su segundo saqueo a la cosa pública,
impuso la elección de alcaldes y gobernadores.

Para ese momento Acción Democrática y el Copei de Eduardo Fernández
sabían que se acercaba una debacle electoral que los sacaría de
Miraflores y de los órganos de la administración central bajo la
férula de la militancia bipartidista.

Ante la segura pérdida del Poder Ejecutivo Nacional procedieron a
crear bastiones regionales, donde se replegarían y harían fuertes
mientras pasaba la marea roja que llegaba encabezada por Hugo Chávez
Frías. Pdvsa y las universidades autónomas quedaron como cotos
“meritocráticos”, impenetrables para los ajenos a las roscas.

Sin embargo, ante el deleite de los conchupantes, no hubo depuración
alguna en la administración central, que siguió plagada de burócratas
adecopeyanos, con libertad para boicotear todo intento de gobernar con
mediana eficacia.

No obstante, buena parte de las funciones nacionales habían sido
adscritas a gobernadores y alcaldes, quienes, sin pensarlos dos veces,
las privatizaron según las enseñanzas de CAP y su paquete neoliberal.
Siguiendo su ejemplo cobraron las correspondientes “bajadas de mula”,
redondeando el negocio.

Como los vicios se contagian, tales mañas fueron imitadas por
numerosos alcaldes y gobernadores “revolucionarios”, secundados por la
burocracia inamovible incrustada en entidades nacionales, estadales y
municipales, amen de judiciales.

Los mismos conchupantes aprendieron a portar franelas y boinas rojas
y corear consignas chavistas en los actos del PSUV, donde se
inscribieron en cambote.

Ahora algunos fingen escandalizarse ante la centralización de
puertos, aeropuertos y carreteras que recibieron para cederlas a
consorcios privados. Así ocurrió en Nueva Esparta, donde Morel
Rodríguez entregó los terminales aéreo y marítimo a empresas con
prontuarios, algo bastante distinto a tener conocimientos portuarios.

augusther@cantv.net


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1917 veces.



Augusto Hernández


Visite el perfil de Augusto Hernández para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Augusto Hernández

Augusto Hernández

Más artículos de este autor