Que vivan los estudiantes, que viva la juventud revolucionaria

¡Que Vivan los Estudiantes! no es una predica, no es una exclamación hecha en vano, cuando el presente y el futuro se construyen, y se confrontan día a día frente a la realidad de esta mal viviente sociedad que debe morir para parir la nueva en los frutos que renacen con el alba de las nuevas generaciones, esa juventud gloriosa que le duele, siente y vive su patria al ritmo del fervor de su espíritu, que estudia, lucha y trabaja consciente que primero esta su patria y por ultimo las mañanas donde los niños van a la Escuela sonriendo teniendo garantizada la barriga llena.

No son estudiantes, mucho menos jóvenes esa bandolera de interesados en sí mismos, los conspiradores de la falsedad, seguidores del manual de guerra del Pentágono, quienes se pintan las manos de blanco en el pecho y manchan de horror la bandera, son engendros funestos desnaturalizados y descerebrados de la esclavitud, de la copia del pasado que no sueña con la patria bonita de Ali Primera, la que cantamos los muchachos, las mujeres y hombres sufrientes de nuestro tricolor del pabellón patrio que queremos levantar de la sangre y la ceniza regada por el pueblo que nos ha visto nacer, por Bolívar, la Venezuela fuerte, independiente, soberana, poderosamente planificada, sin exclusión, sin parásitos vende patria, sin imperialismo alguno que no llegue a meter sus garras sucias en nuestras decisiones y destinos que tejemos en tarrayas del poder popular, antimperialismo, solidaridad internacional y unidad de los pueblos hermanos de la Amerindia que han despertado dispuestos a recuperar nuestra identidad la que nos hace un solo pueblo.

Somos la juventud de esta generación, los herederos del ciclo expansivo del capitalismo internacional, reseñado en las recetas neoliberales impulsadas por el Consenso de Washington y los organismos multilaterales del capital financiero, el FMI, BM, BID quienes a través de las dictaduras y los pactos entre los partidos políticos de la derecha lacaya que entregaban en bandeja de plata a nuestra nación y a los pueblos de Latinoamérica, embargándonos por medio de la deuda externa, produciendo el inmenso desequilibrio estructural entre la enorme capacidad de hundimiento social causada por las fuerzas productivas en manos de la propiedad privada y su incapacidad de distribuir la renta; fueron el resultado de una nación puesta al servicio de la patronal burguesa y del imperialismo norteamericano, teníamos una nación sin medios de producción nacional, sin derechos políticos, expuestas a la desocupación, ahogada en los altos índices de pobreza, en un cinturón de miseria que se acordono en las periferias de la capital “los techos de cartón”, privatización de la educación, la represión a la protesta del movimiento estudiantil y el movimiento popular obrero, las masacres a cientos de jóvenes, hombres y mujeres que lucharon contra la injusticia implantada, las torturas y las desapariciones ocasionadas por los aparatos de seguridad del Estado ocultados por la Iglesia.

Estas atrocidades fueron el modelo de sociedad que reparaba la inmoral derecha política asociada a los intereses hegemónicos del imperialismo, los que hoy pretenden volver a entregar la patria a la ignominia de la dominación imperialista, este pueblo ha madurado en el ejercicio consciente de la revoluciona bolivariana, producto del liderazgo del Comandante Chávez y conoce muy bien que su único proyecto para con la patria es el neocolonialismo. Esta juventud al lado de su pueblo sabe defender lo que hasta ahora ha alcanzado como muy bien ya lo ha demostrado, reconociéndose en la inclusión social: las misiones sociales, Barrio Adentro, Misión Cultura, el deporte, las misiones educativas (Robinsón, Ribas, Sucre), la UBV, los proyectos educativos y de ayuda al estudiante, la transferencia tecnológica, en la democracia participativa y protagónica, en todo lo que resalta el “Proyecto Nacional Simón Bolívar”, en la propuesta de elevar la igualdad de condiciones, en fin, en la transformación de la sociedad.

En la histórica batalla de la Victoria, se citan las victorias de ayer cabalgadas en la valentía patriota de José Félix Ribas y las juventudes que enarbolaron el triunfo contra el colonialismo español como hoy en este próximo domingo 15 de febrero avistaremos el crucial salto trascendental que requiere la revolución bolivariana en la voluntad del SI cual expresara el pueblo en las urnas electorales, conscientes de alcanzar la ampliación del poder popular y acumular la fuerza necesaria de todo el pueblo para enterrar de una vez por todas al decadente Estado liberal burgués y sus súbditos del imperialismo, avanzando en la profundización del transito a la definitiva liberación nacional comprometidos con el socialismo los puños de la izquierda levantados en alto nuestro Comandante Hugo Chávez junto a las mayorías del pueblo heroico de Bolívar.

¡VIVA LA JUVENTUD REVOLUCIONARIA!

¡VIVA LA REVOLUCION BOLIVARIANA!

¡EL PUEBLO VENCERA!

sergiogil.gil680@gmail.com




Esta nota ha sido leída aproximadamente 1796 veces.



Sergio Gil.

Licenciado en Ciencia Política y Relaciones Internacionales.

 sergioconbolivar@gmail.com

Visite el perfil de Sergio Gil para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: