Faro Geopolítico # 19

La motosierra de Milei ha ido siempre contra los pobres no contra la casta

Argentina vive un régimen político que se define entre dos ángulos superpuestos por una geometría neoliberal y neofascista, biselada por una exteriorización fetichista lograda a través de la propaganda alienante interpuesta entre una interrelación irracional de la falsa conciencia aprovechada ante el agotamiento y el hartazgo del pueblo contra la decadente administración de Alberto Fernández. Sobre la superficie de esa realidad llega a imponerse la "locura objetivada" del actual presidente Javier Milei que ha generado un 57 % de pobreza en los primeros dos meses de gobierno en marcha. Argentina se encontraba con un 40 % de pobreza, es decir, se incrementó el 17 %. Lo que equivale al mayor índice de pobreza en los últimos 22 años según los registros oficiales. Ese es el gran triunfo de la "libertad" que ha prometido consagrar Milei para la sociedad argentina.

Milei, quien se dice, -anarco capitalista liberal- pero que en realidad lo que ha puesto en práctica es una reducción del Estado y en consecuencia dentro de su incapacidad intelectual e ingobernabilidad administrativa de la institucionalidad sin mencionar la vergonzante y rastrera política exterior de carácter sionista puesta al servicio del entreguismo absoluto de la soberanía nacional de la patria Argentina. En la que sin perder tiempo está desarrollándose el despliegue abierto de los británicos en el espacio de Las Malvinas (eje estratégico) de dominio sobre la plataforma de Tierra de Fuego y la Antártica.

Milei lo que ha hecho es destruir, lo que se denomina, como (capitalismo de Estado), acabando con cualquier posibilidad de transferencia de valor en dicho modelo económico que posee en su interior históricas matices particulares de la Argentina, implantado por la tradición política cultural del -peronismo- ligado a la doctrina social de la iglesia de donde proviene el "justicialismo" que fue consumado desde los años 40 y 50 del siglo pasado, donde se emprendió el gran impulso del desarrollo industrial y técnico, científico entre los diferentes campos del trabajo, tales como la metal-mecánica, la siderúrgica, ferroviaria, ensambladoras de automóviles, la industria manufacturera, la imprenta, del cuero, las cadenas frigoríficas de los mataderos de ganado, el desarrollo de la industria farmacéutica y por supuesto la industria del campo productora de los cereales, entre otros, junto con ello, llevo un prominente crecimiento de la línea de producción a través de la organización de los sindicatos y las cooperativas en el seno de los sectores obreros y de los trabajadores en relación a la propiedad según su función social.

De tal manera, que el modelo de capitalismo de Estado de raíces nacionales argentinas, el Estado no es el propietario de todo sino que es una especie entre negociador entre los divergentes intereses sociales del pueblo argentino. Es decir, crea las condiciones para la conformación de una estructura conciliadora de las clases sociales y de la función social de dicho modelo. Por tanto, que cuando Milei ha pretendido igualar al peronismo con el socialismo, es pura charlatanería e ignorancia de la más rancia, Del mismo modo, como ha tratado de instalar la farsa de que Argentina fue una potencia mundial del siglo XX y que la "izquierda" la destruyo, nada más falaz que decir, que el dulce de leche no se hace con leche.

El anarco capitalismo tanto como doctrina y como modelo político, económico y social que predica Milei con el que envolvió de forma fetichista, vendiendo leones domados por The Rolling Stones, es de absurda superchería ridícula e idealista mucho más lamentable que todos los populismos que se puedan reconocer, pues no existe, es de una configuración inconsistente e impracticable para todo Estado, sociedad o comunidad donde se ha pretendido llevar a cabo ni siquiera a menor escala ha funcionado después de la propia configuración e instalación del Estado como orden social de la sociedad desde el siglo V antes de Cristo y ha terminado en estrepitosos fracasos sociales.

Al tanto, que la manipulación junto al posicionamiento del poder mediático concentrado por las máximas plataformas de la comunicación que se encuentran en las manos del poder de la burguesía bonaerense y porteña pro estadounidense relacionadas a Macri y al lobby sionista israelí de New York, catapultaron al experimento entusiasta de Milei, implementado por una psicología de masas y la impresionante estafa electoral basada en el engaño y en el incumplimiento sin ambages infundada ante una tecnología del schock nunca antes visto en Suramérica que llevaron a convertirse a un vende humo en presidente, del que ya las enciclopedias lo estampan como el más nefasto de toda la historia argentina.

A todo esto, el escenario político real de la motosierra de Milei, es la profundización de la doctrina del neoliberalismo y del neofascismo cuya función operativa para la detonación alienante de sus activos políticos es la construcción de un enemigo interno que en la época de la dictadura se llamó, Doctrina de Seguridad Nacional, es decir, su formulación es apuntar a encontrar un culpable de la catástrofe para que la población en su conjunto justifique que sea eliminado ese culpable (los revolucionarios, los militantes sociales, académicos críticos, defensores de los derechos humanos, etc)

En este contexto histórico la trágica situación que padece la región en el sur de la región de nuestro continente, es la farsa de un Milei que no es realmente el presidente de Argentina, es tan solo una extensión de la lógica capitalista anglosajona ejerciendo el poder del Estado para ejercer la entrega de los recursos y de la soberanía de la nación al imperialismo estadounidense.

Un gobierno repugnante que avista al minarquismo, a la reducción de la estructura institucional, eludiendo la responsabilidad de sostener la política social de cara al derecho constitucional consagrado por el respeto a la vida de la ciudadanía. Aplastando los intereses nacionales de los trabajadores, de los más pobres y al destripamiento de la infraestructura productiva de la nación. Que tras el rostro neoliberal en los bolsillos de su vestimenta contienen la carga de las más bestiales prácticas autoritarias de carácter fascista aplicadas a los terrenos de cada contexto político cultural concernientes al espectro de dominación y sumisión regional y geopolítica anclada a las cadenas de Israel y Washington.

Además de liderar el papel servil de torpedear, obstaculizar, sabotear e irrumpir contra todo proceso de soberanía nacional, de impulso de edificación del mundo multipolar y pluricéntrico. Tal como recientemente lo ha hecho de forma miserable contra Venezuela, robándole la aeronave de carga EMTRASUR. Un acto deplorable por el hecho significativo de fustigar todo lo que exprese y represente soberanía nacional, integración y solidaridad regional y una perspectiva de orden mundial multipolar enarbolada por los BRICS.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 623 veces.



Sergio Gil

Licenciado en Ciencia Política y Relaciones Internacionales.

 sergioconbolivar@gmail.com

Visite el perfil de Sergio Gil para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: