¿Quién lo nombró candidato?

La hojilla de Carabobo

Después de la derrota electoral que sufrimos en Carabobo, es bueno que recordemos que por unas horas hubo un “empate técnico” (¡aag!) entre nuestro candidato Mario Silva y el famoso pollo. Ese empate se dio entre un personaje que no era de Carabobo pero fue elegido por los militantes del PSUV como su candidato a gobernador, y un representante de la más rancia oligarquía carabobeña, con experiencia de gobierno, una maquinaria bien aceitada con muchísimo dinero y que tiene bandas armadas bien montadas en motos y carros lujosos que aterrorizaron a mucha gente para que no saliera a votar. Y muy probablemente sus estrategias electorales vinieron del norte, en inglés y forradas en dólares.

Mario Silva ganó en todos los municipios menos en los que vive una mayoría de clase media y media alta: San Diego y Naguanagua. En el municipio Valencia, el candidato Edgardo Parra, junto con La Hojilla, ganó en todas las parroquias populares, y perdieron en las que están compuestas por una mayoría de clase media, oligarcas y los que se creen oligarcas, que viven en el Norte de la ciudad.

La abstención, alimentada por la decepción de mucha gente del pueblo que votó por Acosta Carles y se siente traicionada, fue la que decidió el resultado electoral. Aunque el saliente gobernador no merece un párrafo completo, estimo que cualquier insulto que se le dé es insuficiente. Por otro lado, el mandato del pollo servirá para que mucha gente con mala memoria recuerde que ese personaje, un rico, no traiciona a su clase y gobernará para ellos, como lo ha hecho antes. Una muestra de lo que nos espera es lo que está ocurriendo con las misiones en Miranda.

Los revolucionarios y las revolucionarias de Carabobo debemos hacer un balance de lo que pasó y esa acción no debe limitarse sólo a un grupo selecto del PSUV, porque quien puso a Mario Silva como candidato por medio del voto directo (y no “a carajazos”) no fue el Presidente Chávez ni la dirigencia regional del PSUV sino nosotros, los militantes de base y cualquier acción en contra de nuestro candidato es en fin de cuentas una acción contra nosotros. Lo hicimos porque queremos una profundización del proceso revolucionario, y nos gustó la conducta de Mario Silva en el programa La Hojilla. En cuanto a nuestra dirigencia regional, ha sido reforzada con un guerrero de primera fila como es nuestro candidato. ¡Malo no es!

A quienes tratan de descalificarlo porque no es doctor de Harvard, no es rico de cuna y habla de manera sencilla y directa, hay que recordarles que el pueblo de Venezuela, nosotros, tampoco somos hijos de oligarcas, ni somos doctores de Harvard; y francamente La Hojilla habla como nosotros. Y ojalá vuelva pronto, porque es un espacio revolucionario de lucha directa frente a las empresas de comunicación en manos de las clases dominantes (aún), que buscan por todos los medios que no nos enteremos de la verdad.


andrea.coa@gmail.com





Esta nota ha sido leída aproximadamente 2534 veces.



Andrea Coa


Visite el perfil de Andrea Coa para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:


Notas relacionadas